Columna: Verstappen destapa quiebre con Pérez

VERSTAPPEN-PÉREZ (AP)

Max Verstappen empleó cuatro palabras para referirse a Sergio Pérez luego que su compañero de Red Bull dio una clase magistral de defensa ante Lewis Hamilton en la última carrera del campeonato de la Fórmula Uno el año pasado.

“Checo es un leyenda", dijo Verstappen por la radio del equipo en diciembre pasado.

La frase se empleó para vender mercadería de Red Bull, y algunos empezaron a llamar a Pérez como el “Ministro de la Defensa de México” por colaborar lealmente para que su compañero conquistase dos campeonatos de la F1.

Parece que la camaradería se ha roto desde que Verstappen superó a Hamilton en Abu Dabi para conseguir su primer título de la Fórmula Uno. Verstappen se rehusó a ayudar a Pérez en la última vuelta del Gran Premio de Brasil el domingo, después de que Red Bull le pidió al neerlandés le cediera a Pérez el sexto lugar.

“Checo” Pérez necesitaba la posición debido a que pugna con Charles Leclerc, de Ferrari, por el segundo lugar en la clasificación final de la F1, que se decidirá en la última carrera de la temporada el próximo domingo en Abu Dabi. El desacato de Verstappen dejó a Pérez y Leclerc empatados en la clasificación. De haber cedido el lugar, el mexicano tendría dos puntos más.

El intercambio en el radio entre Red Bull y Verstappen generó controversia, al igual que la imagen del director de equipo Christian Horner en la suite del equipo con sus pilotos intentando aplacar la situación después de que se desobedecieron las órdenes, algo que podría empañar una increíble temporada de Red Bull.

“Max, ¿qué ha pasado?”, preguntó el ingeniero de carrera de Verstappen, Gianpiero Lambiase, quien explícitamente le indicó a Verstappen que cediera el sexto lugar a Pérez.

La respuesta de Verstappen fue cortante: “Ya se los dije. No me pidan eso otra vez. ¿Estamos claros sobre eso? Les di mis razones y sigo firme”, señaló.

En el canal de Pérez, Horner pidió disculpas de inmediato al mexicano. Pérez replicó: “Se nota quién es realmente”.

Fue una mala imagen para Verstappen, de 25 años, quien tiene una reputación de hacer lo quiere con Red Bull. Al parecer ahora se puso por encima del equipo y el único motivo podría ser rencor.

Especialmente debido a que Verstappen confirmó su segundo campeonato a falta de cuatro carreras. Junto a Pérez ayudó a Red Bull a ganar el campeonato de constructores cuando faltaban tres carreras y Verstappen estableció el récord de victorias en una temporada — con 14 — y podría seguir añadiendo al total.

Hace dos semanas en la Ciudad de México, cuando Pérez buscaba desesperadamente convertirse en el primer mexicano en ganar en casa, Verstappen dijo antes de la carrera que no se quitaría del camino para ayudar a su compañero a alcanzar su meta. Verstappen ganó su 14ma carrera, para establecer un nuevo récord, y Pérez terminó en un decepcionante tercer lugar.

¿Por qué pelear por un sexto lugar en Brasil?

Pérez se vio sorprendido y se quejó tras la carrera de que ayudó a Verstappen a ganar títulos consecutivos y ha sido el perfecto número dos. Hubo al menos ocho instancias en las que Pérez intervino a favor de Verstappen el año pasado en la pelea por el campeonato con Hamilton.

Y siguió este año, cuando Pérez acató las órdenes de Red Bull en el Gran Premio de España en mayo de permitirle a Verstappen superarlo para ganar. Pérez incluso apoyó a Verstappen fuera de la pista, cuando el holandés decidió boicotear a la cadena Sky Sports F1 en el Gran Premio de México. Pérez tampoco habló con la cadena.

Tras la carrera en Brasil se conjeturó que la latente frustración comenzó durante Mónaco en mayo. Verstappen cree que el mexicano le impactó de manera intencional al final de la clasificación. Pérez ganó la carrera y Verstappen terminó tercero. Al parecer el holandés no se ha olvidado, después de cinco meses y ganar 10 carreras.

Red Bull busca quedarse con el primer y segundo puesto de la clasificación de pilotos por primera vez en su historia, pero el desacato de Verstappen complicó la situación de Pérez para este fin de semana en Abu Dabi.

Horner aseguró que los pilotos se dieron a mano el domingo tras la reunión del equipo, pero Verstappen ya dejó claro que las órdenes del equipo son opcionales.

“Si llegamos Abu Dhabi y necesita los puntos por que están empatados. No será el fin del mundo, se trata de quién termina más arriba. Si necesita la ayuda, estaré ahí”, aseguró Verstappen. “Pero está bien que hablamos ahora y básicamente aclaramos todo”.

Horner insistió que Verstappen está “comprometido” en dar su aporte para que Red Bull acabe 1-2 en la clasificación de pilotos. Pero resta por ver lo que ocurrirá en Abu Dabi.

“Es un mano a mano entre Checo y Charles, y si Max puede ayudar de alguna manera lo hará", dijo Horner.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Susto de muerte: terror dentro de un autobús al ver acercarse un tren en Nuevo León, México