Tras la clasificación de Boca por la Copa Argentina: la indeseable relación que encontró Nicolás Orsini entre su presente y un elefante

·3  min de lectura
Nicolás Orsini le cederá la pelota a Norberto Briasco pudiendo definir él y desaprovechara una chance de gol frente a Patronato por la Copa Argentina, en un Boca que, a pesar de las intenciones, anota muy poco.
Twitter @BocaJrsOficial

No es que lleve muchos partidos Nicolás Orsini en Boca, pero lo contrataron para que hiciera algo que él no está haciendo. Lo mismo que sí había realizado con la camiseta de Lanús contra... el propio Boca: goles. Vestido de granate marcó dos en La Bombonera, suficientes para una victoria por la Copa de la Liga Profesional (2-0) y para que la dirigencia xeneize pusiera la mira en él.

Por ahora, el cordobés de Morteros no está cumpliendo la expectativa. ¿La obligación, más bien? Tras la clasificación para una semifinal por la Copa Argentina, el delantero lo reconoció con una figura: “Estoy m... por un elefante”, metaforizó. En sus siete presencias en Boca, Orsini aún no se anotó en la red. Y este miércoles, frente a Patronato en Santiago del Estero, dejó pasar una buena ocasión: cedió la pelota a Norberto Briasco cuando el gol era factible en caso de que rematara él. La no cristalización de la otra chance que tuvo, un centro bajo de Frank Fabra que él no llegó a conectar, no se dilapidó por culpa suya.

Resumen de Boca 0 (4) vs. Patronato 0 (2)

“No me da lo mismo no convertir”, se defendió, de todos modos, el atacante. Está enojado por no aportar lo que corresponde en un equipo que aunque ahora, de la mano de Sebastián Battaglia, sí tiene vocación ofensiva, sigue peleado con el arco. Con el arco contrario, claro. Y Orsini sigue peleado con los buenos rendimientos, porque en sus cuatro actuaciones en el Torneo 2021, dos por Copa Libertadores y ésta no se ha ganado la titularidad ni mucho menos. Tampoco compite contra Martín Palermo ni Darío Benedetto: llegó en lugar de Franco Soldano y tiene a la par a Briasco. Y al promisorio Luis Vázquez, que lo reemplazó a los 31 minutos de la mitad final ante Patronato.

La micción del paquidermo que menciona el cordobés de 27 años y 1,87 metros incluye su salud: Orsini se perdió seis encuentros en el intenso semestre de Boca a raíz de una lesión de rodilla. Y otros dos por aquella cuarentena grupal causada por las bravuconadas colectivas que pincharon la burbuja sanitaria tras la eliminación a manos de Mineiro por la Copa Libertadores. Eso sí: hasta ahora Nicolás está invicto en esas siete presentaciones (cinco empates, dos éxitos), aunque con aquella despedida de Boca en Brasil.

Sebastián Battaglia le da chances a Orsini, que por ahora no las toma.
Fotobaires


Sebastián Battaglia le da chances a Orsini, que por ahora no las toma. (Fotobaires /)

El delantero atribuye a la suerte algo que depende de sus cualidades, como ocurría en Lanús. Pero tendrá nuevas oportunidades, seguramente: no desperdició tantas. Boca tiene mucha competencia por afrontar y tampoco es que sus compañeros lo eclipsen (y viceversa). Por cierto, hasta ahora Orsini le costó al club azul y oro dos goles para Lanús y alrededor de 1.700.000 dólares. Hora de que el elefante se haga a un lado o encuentre otro elemento contra el que pueda descargar los 18 litros que puede albergar su vejiga.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.