El clásico en el que el Tiburón Sánchez le ganó la guerra a Luis García

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

El 25 de agosto de 1996 es una fecha que no pueden olvidar las Chivas del Guadalajara dirigidas por Ricardo Ferretti y mucho menos las Águilas del América del entrenador argentino Ricardo Antonio La Volpe que aquel domingo fueron goleadas 5-0 en el estadio Jalisco.

Las Chivas dieron rápidamente un golpe de autoridad con el 1-0 que Ramón Ramírez anotó apenas al minuto 4 de juego, y 10 minutos después Luis García, delantero azulcrema, marcó el destino de las Águilas por una falta sobre Joel Sánchez, defensa rojiblanco. Después vinieron los goles de Sergio Pacheco al minuto 23, Paulo César Chávez al 65 y Gabriel García (2) a los 71 y 74.

 

El Tiburón Sánchez recuerda que el clásico entre Guadalajara y América “antes era una guerra psicológica, en donde el más blando de carácter se dejaba manipular por el verso y terminaba perdiendo el partido o la concentración", y eso fue precisamente lo que le pasó a Luis García antes del primer cuarto de hora de acción.

Patada y expulsión de Luis García

El delantero americanista no soportó las provocaciones verbales y agredió al defensor tapatío quien considera que la patada que le dio Luis García "fue de impotencia, porque nosotros éramos ampliamente superiores. No sé si el partido iba a terminar con ese margen de diferencia de goles y futbolística, pero íbamos a terminar ganando. Antes de la expulsión ya íbamos ganando y les estábamos dando un baile total en igualdad numérica".

Joel Sánchez recordó en entrevista para Récord que la agresión de Luis García fue muy fuerte y que al verlo expulsado se burló de él: “la patada que me dio sí me dolió, pero seguramente le dolió más a él la tarjeta roja y dejar a su equipo en inferioridad numérica. Me levanté feliz y lo despedí en modo sarcástico".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.