El clásico entre Emelec y Barcelona se suspendió por hechos de violencia

·1  min de lectura

Lamentables imágenes se vieron en uno de los partidos más esperados del semestre en Ecuador. La intolerancia ganó y el Clásico del Astillero entre Emelec y Barcelona SC por hechos de violencia que sucedieron en las tribunas del estadio George Capwell.

No duró ni un minuto el compromiso. Lo que debería ser una fiesta, terminó con un bochornoso suceso. A los 15 segundos, empezaron a caer todo tipo de objetos al terreno de juego mientras se revisaba en el VAR la anotación para el Ídolo de Erick Castillo

En medio de esto, Michael Carcelén y Carlos Rodríguez fueron impactados en el rostro y el árbitro Franklin Congo decidió suspender el compromiso. Como el protocolo dicta, ambos planteles tuvieron que esperar media hora en los camerinos si se reanudaba.

Pero al termino de este tiempo, el juez del encuentro determinó que las garantías de seguridad no estaban dadas para que el juego continuara. "No hay garantías, es increíble lo que está pasando acá. ¿Estás son condiciones normales para un partido de fútbol?", señaló en zona mista Carlos Alfaro Moreno, presidente de Barcelona.

Luego, en un comunicado el Ídolo publicó: "El compromiso que se estaba disputando por la LigaPro en el estadio Capwell se ha suspendido por los hechos sucedidos (lanzamiento de objetos con impacto a jugadores) durante el mismo".

De esta manera, las autoridades confirmaron que el Clásico del Astillero se estará reanudando este lunes 19 de septiembre, a puerta cerrada. Además, en Emelec quedaron a la espera de conocer otras sanciones por lo ocurrido.

Foto: Getty Images