Ciclismo en ruta se convierte en una oportunidad única para los aficionados, en unos Juegos sin espectadores

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Por Shiho Tanaka

OYAMA, Japón, 24 jul (Reuters) - Los Juegos Olímpicos de Tokio pasarán a la historia como un evento casi desprovisto de espectadores, pero los aficionados al ciclismo tuvieron el sábado la rara oportunidad de ver a los atletas en persona en el primer día de competencia plena.

Con la capital japonesa en su cuarto estado de emergencia por el aumento de casos de COVID-19, los organizadores prohibieron este mes la entrada de espectadores a todos los estadios, excepto a un puñado de ellos, y pidieron al público que se mantenga alejado del ciclismo, el maratón y otras pruebas al aire libre.

Sin embargo, al día siguiente de la ceremonia de apertura, miles de personas se reunieron para ver la carrera de ciclismo masculino en ruta, en un día húmedo con temperaturas máximas cercanas a los 35 grados centígrados, en el que un ataque al final de la prueba le dio al ecuatoriano Richard Carapaz una de las primeras medallas de oro de los Juegos.

"Esta es una oportunidad única en la vida", dijo Kayoko Fujita, de 38 años, que observaba con sus dos hijos pequeños la llegada al circuito internacional de Fuji, en la prefectura de Shizuoka. "Creo que está bien si se toman las medidas adecuadas de control".

A lo largo de los 234 kilómetros de la carrera -que se extendió desde el oeste de Tokio a través de otras tres prefecturas hasta la base del monte Fuji- la televisión japonesa mostró a multitudes agolpadas animando a los pedalistas al borde de la carretera.

Un funcionario de la carrera sostenía en vano un cartel en el que se leía: "Por favor, absténganse de ser espectadores en los bordes de la carretera durante el evento". En contrapartida, en la meta, aficionados con mascarillas permanecieron ordenadamente en sus asientos en las zonas designadas.

La emoción fue en aumento, y los aficionados y voluntarios empezaron a aplaudir cuando los primeros clasificados se acercaron y entraron en la recta final del circuito.

Cuando los ciclistas cruzaron la meta, algunos espectadores vitorearon, a pesar de que los organizadores les pidieron que se abstuvieran, en un esfuerzo por limitar la propagación del coronavirus.

Los asientos no estaban reservados, pero había espacio para dejar huecos vacíos entre la gente, dijo Kazuma Okabe, de 31 años. "El viento sopla, así que creo que podemos estar bastante seguros", señaló.

Haruhiro Aoyagi, de 16 años, dijo que solicitó entradas para varios eventos, pero sólo tuvo la oportunidad de ver el ciclismo, evento al que acudió junto a su madre.

"Es una oportunidad única, así que quiero disfrutarla".

(Reporte de Shiho Tanaka, escrito por William Mallard, editado en español por Daniela Desantis)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.