'Chucky' Lozano rescata al Tri en Pasadena y Martino aclara su ausencia en entrenamiento del viernes

Mexico forward Hirving Lozano, left, scores on Peru goalkeeper Pedro Gallese, second from right, as defender Marcos Lopez, second from left, and forward Carlos Antuna watch during the second half of a soccer match Saturday, Sept. 24, 2022, in Pasadena, Calif. (AP Photo/Mark J. Terrill)
El delantero mexicano Hirving Lozano, a la izquierda, anota un gol al portero peruano Pedro Gallese, segundo por la derecha, mientras el defensa Marcos López, segundo por la izquierda, y el delantero Carlos Antuna observan durante el segundo tiempo. (Mark J. Terrill / Associated Press)

El delantero mexicano Hirving Lozano anotó un solitario tanto en los minutos finales del encuentro ante Perú y la selección mexicana se llevó la victoria por la mínima diferencia el sábado por la noche en el Rose Bowl, en el primero de dos partidos que disputará en California a menos de dos meses del Mundial de Qatar 2022. A pesar del dudoso funcionamiento del equipo, el triunfo por la mínima diferencia dejó contenta a la mayoría de los 62,729 aficionados que llegaron a Pasadena, apoyando al Tri, aunque también asistieron alrededor de 15,000 aficionados peruanos.

Gerardo Martino, entrenador del seleccionado mexicano, vivió momentos de frustración al ver que su equipo que enfrentará a Polonia el 22 de noviembre tuvo problemas para generar llegadas. Horas antes del partido, Martino se llevó una fuerte crítica de los aficionados en las redes sociales y la prensa al no presentarse a la práctica del viernes en el Rose Bowl por una supuesta protesta porque el entrenamiento fue programado a puerta abierta.

Martino aclaró después del partido del sábado que la práctica del viernes por la noche en Pasadena ya había sido acordada de que fuese a puerta abierta, por lo que no tenía sentido que él estuviera en el entrenamiento y prefirió ver el partido amistoso entre Argentina y Honduras, que se jugaba a la misma hora y que ganó el equipo albiceleste por 3-0. Argentina es rival en la fase de grupos de México en Qatar 2022.

Referente al encuentro ante los peruanos, Martino dijo que estaba contento de los primeros 30 minutos de sus dirigidos pero destacó que el equipo careció de jugadas en el ataque, a diferencia del encuentro ante Paraguay. El entrenador argentino declaró que el equipo tenía que mejorar en diferentes líneas de cara al Mundial que inicia en noviembre.

“No hay un lugar específico para mejorar. Lo que entendemos es que hemos una primera media hora, que nos ilusiona mucho, no lo pudimos sostener más tiempo”, expresó Martino. “Teníamos a un rival que tranquilamente pudiera haber sido un rival mundialista”.

Por otra parte, Martino se mostró contento de lograr una victoria, después de perder (0-1) ante Paraguay en el partido amistoso más reciente. México enfrentará a Colombia el martes, 27 de septiembre (7 p.m.), en el segundo partido de preparación en California.

Mexico forward Hirving Lozano
El delantero mexicano Hirving Lozano celebra su gol durante el segundo tiempo de un partido contra Perú el sábado 24 de septiembre de 2022, en Pasadena, California (AP Photo/Mark J. Terrill) (Mark J. Terrill / Associated Press)

“Teníamos muchas imprecisiones en el pase final. Por eso no vimos situaciones de gol, por eso no fue un partido estrictamente que tuvo que ver con la finalización y lo que nos pudiera haber aportado otro número nueve, sino con el poder asistir mejor en el último pase”, expresó el timonel del seleccionado mexicano, quien tenía una sonrisa tras haber ganado el partido amistoso a 50 días del primer cotejo del Tri en el Mundial.

Como se sabía durante la semana, el entrenador argentino no pudo utilizar a sus delanteros Raúl Jiménez y Rogelio Funes Mori por lesiones y decidió iniciar con Henry Martin como titular. En el segundo tiempo ingresó Santiago Giménez, lo que podría confirmar la sospecha de que "Santi" es el cuarto delantero que se estaría quedando fuera de la lista definitiva de la Copa del Mundo.

Cuando la afición mexicana se alistaba para regresar a casa decepcionada, un cabezazo de César Montes que le ganó a la defensa peruana provocó un remate en el área chica de Lozano para el 1-0 al minuto 85. El estadio explotó, aunque fue un regaló muy limitado del Tri a su afición de cara a un Mundial en el que enfrentará a Polonia, Argentina y Arabia Saudita en la primera fase.

Mexico fans cheer prior to a socc
Más de 62,000 aficionados se presentaron en el Rose Bowl de Pasadena. (Mark J. Terrill / Associated Press)

Después de ver a Argentina el viernes ante Honduras, Martino señaló que notó que ha cambiado mucho la dinámica de sus jugadores a comparación del 4-0 que le propinó la albiceleste al Tri en San Antonio en 2019.

“El de ahora tiene una dinámica muy positiva. El de ahora sabe que los partidos en algún momento lo ganan. Los partidos lo juegan 30 metros más adelante que aquel partido en San Antonio, estoy hablando de un partido que Argentina ganó 4-0, y evidentemente está todo el grupo con la sensación de imbatibilidad”, expresó Martino.

Por su parte, el director técnico de la selección peruana rescató la personalidad y el buen futbol que mostraron los jugadores en Pasadena. También, el seleccionador se quejó de las condiciones de la cancha.

“Ambos equipos estuvimos a la altura”, declaró Juan Reynoso, seleccionador de Perú, quién recalcó que su equipo tardó en acoplarse a la cancha. Reynoso añadió que el partido fue de un tiempo para cada selección, pero que ambos representativos fallaron en el último pase.

“La cancha estaba en malas condiciones, pero no son excusas. A lo mejor si hubiera un mejor escenario, creo que nuestro futbol se hubiese visto mejor”, indicó el arquero peruano Pedro Gallese. “El equipo se sintió bien, tiene la personalidad de jugar. En el segundo tiempo subestimamos a México y nos anotaron a balón parado”.

El siguiente partido de Perú será ante El Salvador el martes, 27 de septiembre (5 p.m.).

Los que llegaron tienen esperanzas en el Tri

Previo al encuentro entre Perú y México, como era de esperarse, miles de mexicanos llegaron para apoyar al Tri, aunque a comparación de los 82,345 aficionados que acudieron a la despedida en el Rose Bowl ante Gales hace cuatro años, la asistencia fue baja. Aficionados vestidos de guerreros aztecas, luchadores y hasta uno del presidente Andrés Manuel López Obrador hicieron presencia desde muy temprano.

México tiene probablemente una de las selecciones más débiles en muchos ciclos mundialistas y basado en que fue segundo en la eliminatoria y perdió las finales de la Copa Oro y la Liga de Naciones ante Estados Unidos, la gente prefirió quedarse en casa. Los presentes apoyaron al Tri en las buenas y en las malas.

"Lo que espero en el Mundial es que avancen en el grupo", declaró Jesús Chávez, de Downey, quien llegó con su familia para apoyar a los dirigidos por Martino. "Vamos a ganarle a Polonia y contra Argentina vamos a quedar empatados 2-2. (Lionel) Messi no va a hacer nada".

"Esperamos que llegue por lo menos al quinto partido y que le echen muchas ganas, porque aquí toda la afición los estamos apoyando", declaró Roberto Laguna, de Reseda. "Argentina es un partido difícil pero sabemos que se le puede ganar, se le ha podido ganar a Brasil y Alemania".

Un grupo de enmascarados, los Rudos del Valle de San Fernando, llegó unas tres horas antes para recorrer las inmensas áreas de carne asadas alrededor del Rose Bowl, ondeando una bandera gigantesca de México.

"Esperamos que le vaya bien a México en el Mundial. Al único que no podemos vencer es Argentina, los otros son fáciles", expresó un aficionado con la máscara del Psycho Clown.

La afición de Perú no dejó sola a su selección y acudieron entre 15,000 a 20,000 aficionados para abarrotar varias secciones del inmenso inmueble. Desde la Blanquirroja hasta Los Covis, los grupos de seguidores peruanos arribaron al Rose Bowl para tratar de olvidar el amargo trago de la eliminación en el repechaje ante Australia y para alentar el nuevo ciclo mundialista de Reynoso.

"Desde la mañana estamos aquí, lo hacemos todos por la selección. Estamos en las buenas o en las malas", declaró Martín Feliciano, presidente de Los Covis, un grupo de peruanos que llegaron desde Athos, California, cerca de San Francisco.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.