Chicho Arango cruza de rodillas la cancha tras salir campeón con LAFC: Es una promesa que le hice a Diosito

Chicho Arango de rodillas para cumplir una promesa.
Chicho Arango de rodillas para cumplir una promesa. (JAD EL REDA / LA TIMES EN ESPANOL)

La fiesta aún estaba prendida en el Banc of California Stadium, lugar en donde el LAFC acababan de vencer al Union de Filadelfia en la gran final de la Copa MLS por la vía de los penales 3-0, después de que el marcador quedara 3-3 en tiempo reglamentario y tiempos extras.

Sin embargo, mientras que la rumba, la celebración y mucho confeti aún volaba por el estadio, muy atrás de toda esa imagen, Cristian Arango se acercó a un lado de una de las porterías y atravesó la cancha de rodillas, hasta llegar al otro extremo.

Arango cayó en frente de un letrero digital con el mensaje de “Campeones” junto al logo del LAFC, donde ocupa comúnmente la barra 3252 durante los partidos.

Chicho cumplía una promesa en el mismo terreno en el que se ganó el respeto y el cariño de toda la afición angelina con sus gambetas y goles cruciales para ayudar a LAFC a llegar a su primer título en cinco años de existencia en la MLS.

Aún agotado por el arduo partido que había enfrentado, con la medalla en su pecho y bañado de gloria, Arango tenía las rodillas marcadas por su pugna. Al finalizar su recorrido, Arango se postró con su frente tocando el césped.

“Es una promesa que tenía con Diosito”, dijo Arango tras ponerse de pie y tratando de evitar las lágrimas. “(Suspiro)… un año muy difícil, un año muy difícil. Tuve a mi mamá enferma hace un poco”.

Arango no especificó la situación de su madre, pero dijo que mejora.

“Gracias a Dios la operación salió bien y era una promesa que tenía con Diosito, que me regalara esta alegría y estoy muy feliz, muy feliz”, dijo el atacante colombiano.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.