Cheika puso un freno de mano a los elogios y anunció quiénes viajan a Nueva Zelanda, con varias bajas

·6  min de lectura
Para Michael Cheika, pese a lo conseguido en San Juan, "todavía falta mucho" para encontrar el nivel que pretende
Para Michael Cheika, pese a lo conseguido en San Juan, "todavía falta mucho" para encontrar el nivel que pretende - Créditos: @PABLO GASPARINI

SAN JUAN.- “No, no, nooooo”. Michael Cheika estira sus largos huesos, se despliega sobre el respaldo de la silla y abre bien sus ojos cuando se le pregunta cuán cerca del ideal estuvieron los Pumas en su gran victoria sobre los Wallabies por 48 a 17. “Se jugó bien, se mejoró en varios aspectos sobre la semana pasada, pero todavía falta mucho. No hay que exagerar” , acota en una mezcla de español, italiano e inglés. A su lado, el capitán Julián Montoya asiente: “No existe el partido perfecto. Estamos muy contentos por cómo ganamos, pero el line no funcionó como en Mendoza, tuvimos un pequeño bache que no lo tenemos que tener y aún faltan cosas en la defensa”.

El australiano levantó el freno de mano sobre las expectativas que se generaron alrededor de la actuación en San Juan. Tiene en claro que el objetivo final es la Copa del Mundo del año próximo y que todavía se transita la etapa de establecer el sistema de juego, de forjar la cabeza, de ajustar detalles y de evaluar jugadores. Prueba de esto último es que para la gira a Nueva Zelanda –ayer, australianos y argentinos viajaron en un chárter directo a Sidney- se les dio descanso a figuras como Juan Imhoff, Nahuel Tetaz Chaparro, Agustín Creevy y Francisco Gómez Kodela .

El abrazo entre Emiliano Boffelli y Juan Imhoff, mientras Juan Cruz Mallía llega para sumarse al festejo
El abrazo entre Emiliano Boffelli y Juan Imhoff, mientras Juan Cruz Mallía llega para sumarse al festejo - Créditos: @JUAN MABROMATA

Las expectativas de las que disfruta Cheika, pero a las que les pone límites, tienen que ver con lo que fue un sábado histórico en números y brillante en juego. Los Pumas amanecieron el domingo como líderes del Rugby Championship tras lograr la victoria más abultada ante uno de los grandes y al marcarles por primera vez siete tries. Volvió a anotar Imhoff tras siete años, Creevy alcanzó la marca de más tests con la celeste y blanca y Thomas Gallo, con solo dos partidos, ya es el Puma que más tries le anotó a los Wallabies.

Y vamos al juego, que es lo más importante. En esta serie de cinco tests en la Argentina –los tres de julio con Escocia y los dos con los australianos- el equipo evolucionó con respecto a los últimos años, se amigó con la victoria -3 a 2 hasta ahora en el ciclo Chieka- y se llevó las dos series. Los Pumas atacan y van para adelante. Se rearmaron como plantel, aumentaron las opciones en cada puesto, se les dio minutos de juego a los juveniles y en el balance general ofrecieron largos momentos de alto nivel. Se ve a los jugadores con más energía y con más compenetración dentro de la cancha. Falta confirmarlo en cada partido. Pero todas las señales marcan que se va por buen camino.

Cuando Cheika pone el freno es porque sabe también –es un reconocido estratego de lo mental- que nunca es bueno subirse al triunfalismo extremo, que es un deporte favorito nuestro. Thomas Gallo fue uno de los que brilló el sábado y forma parte del futuro que viene de esos Pumitas que en 2019 jugaron el Mundial M20 en Rosario y Santa Fe. La misma camada de Santiago Chocobares, Lucio Cinti, Mateo Carreras, Marcos Moneta, Rodrigo Isgró e Ignacio Mendy, todos formando parte de los Pumas y Pumas 7. Pero a Gallo ya lo empezaron a comparar con Rodrigo Roncero, también pilar izquierdo y de gran movilidad, pero con una rica experiencia que el tucumano recién comienza a caminar. Roncero jugó tres Mundiales, fue parte del Bronce de 2007 y salió campeón en Francia. Es pronto para subirlo a ese lugar.

De todos modos, Gallo asoma como una variante en ese puesto con Tetaz Chaparro. Es atrevido, encarador, tacklea, tiene mucha movilidad, buenas destrezas y el sábado rindió una importante prueba en el scrum. Con 23 años –los cumplió el 30 de abril- y oriundo de Universitario, Gallo juega en el Benetton de Italia y en su debut en los Pumas ya le había marcado dos tries a los Wallabies, en Gold Coast. En 2019, en el Mundial M20, le anotó a Francia un try de esos que se repiten cada tanto en las redes. Más aún: se convirtió en el pilar argentino en marcar más tries en un Mundial de la categoría. Tiene buena estrella.

“Las sensaciones que estoy viviendo después del partido y las que viví adentro de la cancha son increíbles. Es mi primera victoria en el Rugby Championship y también mi primer partido de titular, así que no puedo estar más contento”, le dijo a LA NACION mientras se preparaba junto al resto de sus compañeros para viajar a los dos duelos con los All Blacks. Y agregó: “Lo lindo de todo fue cómo ganamos, por habernos llevado la serie, pero también por haberlo hecho acá en la Argentina, ante toda la gente, la familia y los amigos. Esto es una locura, y también para mi club”.

Los Pumas celebran en San Juan la enorme victoria ante los Wallabies
Los Pumas celebran en San Juan la enorme victoria ante los Wallabies - Créditos: @JUAN MABROMATA

Gallo empezó a jugar al rugby en Universitario de Tucumán a los 5 años. Hasta la M15 lo hizo de medio scrum. Un año después lo pasaron de octavo y ya a los 16 se trasladó a la primera línea. También jugó como hooker. Uno de sus ídolos en Agustín Creevy, con el que recién este año pudo compartir no sólo el plantel, sino la primera línea.

“Tenemos muy buenas expectativas en este viaje a Oceanía. Estamos con mucha confianza, pero tenemos que seguir trabajando y seguir creyendo en nuestro proceso. Creo que con el equipo que tenemos podemos lograr grandísimas cosas”, enfatiza.

Gallo fue uno de tantos los puntos altos del equipo. Donde Cheika no puso el freno de mano es en Santiago Carreras como apertura. “Ya es un 10, además de 15 o wing. Tiene la suerte de tener al lado a Felipe (por Contepomi), que le enseña todos los secretos del puesto. Así que ahora contamos con Nico (Sánchez), Benja (Urdapilleta) y Tomás (Albornoz)”.

Ese mix que se está formando, que empezó a crecer en la gestión de Mario Ledesma, empieza a tomar forma de gran equipo. Sin exagerar, pero para ilusionar.

Ahora, a Nueva Zelanda

Con los regresos de Guido Petti, Benjamín Urdapilleta, Mayco Vivas, Eduardo Bello y Santiago Socino, y con las ausencias de Francisco Gómez Kodela, Jerónimo de la Fuente, Mahuel Tetaz Chaparro, Juan Imhoff, Agustín Creevy y Lucas Paulos, Michael Cheika designó la lista de 32 jugadores que viajaron a Nueva Zelanda –vía Sidney, donde se quedarán hasta el martes- para enfrentar a los All Blacks el 27 de agosto en Christchurch y el 3 de septiembre en Hamilton, por el Rugby Championship.

De la Fuente se lesionó cuando encaraba al try en el test del sábado. Sintió un pinchazo unos metros antes –incluso se detuvo- pero siguió hasta terminar adentro del ingoal. “Nunca vi a un jugador que haga eso”, dijo Cheika, resaltando la actitud del rosarino. Al resto de los que no viajaron se les dio descanso para que además vuelvan a sus clubes.

Estos son los 32 elegidos para la serie contra los All Blacks:

Tomás Albornoz, Matías Alemanno, Lautaro Bazán Vélez, Eduardo Bello, Gonzalo Bertranou, Emiliano Boffelli, Rodrigo Bruni, Santiago Carreras, Lucio Cinti, Santiago Cordero, Tomás Cubelli, Bautista Delguy, Thomas Gallo, Juan Martín González, Santiago Grondona, Facundo Isa, Marcos Kremer, Tomás Lavanini, Juan Cruz Mallía, Pablo Matera, Santiago Medrano, Lucas Mensa, Julián Montoya (capitán), Matías Moroni, Matías Orlando, Joaquín Oviedo, Guido Petti, Ignacio Ruiz, Joel Sclavi, Santiago Socino, Benjamín Urdapilleta y Mayco Vivas.