"Checo" Pérez, la máxima inspiración para los "Checolaquiles"

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 28 (EL UNIVERSAL).- El "Never Give Up" es la frase que ha acompañado a Sergio Pérez a lo largo de su carrera en la Fórmula 1, con la que demostró que siempre hay que luchar por los sueños y esto inspiró a Valeria Martínez a continuar con su proyecto y crear el restaurante Velocity Racing Pits, un lugar que se hizo viral en redes sociales gracias a sus platillos inspirados en los pilotos del ‘Gran Circo’, pero en especial por los "Checolaquiles".

Además de ser su ídolo, Checo Pérez también inspiró a Valeria a nunca rendirse, ya que contó a El Universal Deportes que, "Mi familia me decía que estaba loca con tener un lugar así, entonces la verdad no me importó, no me rendí y seguí adelante con el proyecto y espero seguir muchos años y no solo con esta sucursal si no tener varias en otros lados".

Su fanatismo hacia el automovilismo nació gracias a que en el trabajo donde estaba la llevaron a carreras y exhibiciones. En el 2015, cuando la Fórmula 1 regresó a nuestro país luego de 23 años de ausencia, fue que se enamoró por completo del deporte motor. La idea de tener un restaurante inspirado en la Fórmula 1 y Checo Pérez fue que no había un lugar similar en el Estado de México donde se disfrutara del automovilismo, así que en el 2021 decidió formarlo y solamente le costaron 15 días para concretar su sueño.

Su restaurante dio mucho de qué hablar gracias a la peculiaridad del menú, en específico por los "Checolaquiles", un platillo mexicano que gusta en todo el mundo, así como nuestro piloto de Red Bull, "Al final los chilaquiles a todos los mexicanos nos encanta y son sabrosos como el apodo de Checo, "El viejo sabroso", entonces prácticamente por eso decidí poner los "Checolaquiles", que se preparan en forma de un tipo monoplaza, que al final es el plus que los hacen diferentes a los chilaquiles normales", cuenta sobre su preparación, en la que se le puede poner huevo, carne asada, pollo o hasta ir en torta.

La clientela tiene como favorito dicho platillo, pero el segundo más pedido es el ‘BurriStroll’, inspirado en el piloto Lance Stroll de Aston Martin, en el que el burrito puede ser de alambre, pastor o bistec y, "Se le ponen como unas llantitas hechas de tortilla de harina rellenas de queso. Se trata de hacer un poco la diferencia".

Gracias al nombre de cada uno de los guisos fue como el restaurante Velocity Racing Pits comenzó a atraer a los clientes, "Más que nada quise causar un impacto para que fuera de Fórmula 1, para llamar la atención y fue que decidí por consejo de mi familia y mis hermanas que me empezaron a decir de poner los platillos en honor a los pilotos".

El menú y el concepto de su restaurante se hicieron virales en redes sociales, una situación que nunca se imaginó, "No lo podía creer al principio. Sentí una gran emoción que se estaba haciendo viral, que haya sido compartido, que hemos salido en varias notas y que estamos catalogados como el cuarto lugar que ve y está caracterizado de Fórmula 1".

Aquí es un punto de reunión para los fanáticos de la Fórmula 1 de disfrutar cada Gran Premio, pues la gente los visita desde varias partes de la capital mexicana solo para ver las carreras y degustar un suculento platillo, "Tenemos clientes que vienen desde Santa Fe a ver el Gran Premio, les ha gustado el costo, sabor y nombres de los platillos. Es muy padre ver como los clientes vienen con su outfit de Red Bull o Ferrari y empiezan a emocionarse y se siente increíble ver cómo disfrutan el estar viendo aquí un Gran Premio".

El Gran Premio de México se correrá este fin de semana y en Velocity Racing Pits tienen preparado algo muy especial para todos sus clientes, "Se vive diferente porque hay rifas y si gana ‘Checo’ en casa se les hace descuento en su cuenta".

Siempre ha seguido la trayectoria de Pérez la cual la refleja en el mostrador principal del restaurante, en el que un collage forma un monoplaza con las escuderías en las que ha estado el piloto mexicano, desde Sauber hasta Red Bull. El amor de Valeria hacia la Fórmula 1 se ve reflejado en cada detalle de su restaurante. Los muros tienen el logo de las escuderías, además de todos los circuitos de la máxima categoría del automovilismo. Las mesas tienen por manteles las banderas a cuadros y hasta a los baños se les llama ‘boxes’. Este lugar, ubicado en el municipio de Tultitlán, en el Estado de México, hace que el cliente, como en su eslogan lo dice, "Coma y beba Fórmula 1".

La historia de Valeria Martínez es el reflejo de nunca rendirse para concretar los sueños, pero ahora ese sueño es que algún día su piloto favorito pueda visitar su restaurante, "Me gustaría que algún día Checo Pérez viniera aquí a probar los "Checolaquiles", que vea como él me ha inspirado a seguir con este proyecto".