Charles Leclerc concede a Ferrari lo que su escudería se empeñó en complicarle

Charles Leclerc ha celebrado en Abu Dabi su subcampeonato. Imagen: Rudy Carezzevoli/Getty Images.
Charles Leclerc ha celebrado en Abu Dabi su subcampeonato. Imagen: Rudy Carezzevoli/Getty Images.

Pocas cosas había en juego en el último Gran Premio de la temporada de F1 2022. No obstante, una de ellas era el desenlace en el duelo por el subcampeonato entre Charles Leclerc y Sergio ‘Checo’ Pérez. Ambos llegaban empatados a puntos y quien quedara por delante se llevaba el gato al agua. A pesar de que el de Red Bull partía por delante, la estrategia de Ferrari ha sido más acertada y el monegasco acaba el año segundo. Un premio justo si hacemos un repaso a la temporada.

Porque si nos fijamos en los números ya hay diferencia. En victorias la cosa está más apretada con tres triunfos para el monegasco por dos del mexicano. Pero, en cambio, en poles no hay color. ‘Il Predestinato’ ha sumado nueve a lo largo del año mientras que Pérez se ha tenido que conformar con una. Por lo que respecta a los podios, once para Leclerc, uno más que el ex de Racing Point. Ambos se han retirado en tres ocasiones. Es decir, en nada Pérez ha sido superior a Charles.

Pero si nos vamos más allá de la pura estadística, los fallos mecánicos o las estrategias en contra de Leclerc han sido en momentos más decisivos. Por ejemplo, los fallos de motor de España o Azerbaiyán llegaron cuando estaba liderando o las estrategias nefastas desde el muro italiano en Silverstone, Mónaco o Hungría también llegaron con él en cabeza. Es cierto que el mexicano también ha tenido que ceder ante Max Verstappen en ciertos momentos, como es el caso de Barcelona, o el Red Bull lo ha dejado tirado cuando iba segundo en Baréin. De todos modos, la suerte le ha sonreído más que a su rival.

También es cierto que los de Milton Keynes se han complicado la vida en las últimas semanas. Después de ver el rendimiento de Ferrari en México parecía todo de cara para Checo pero tanto en Brasil como en Yas Marina la estrategias han sido erróneas. Leclerc se fue contra el muro en Interlagos y aún así remontó hasta superar a Pérez. Después está la discusión interna con Verstappen pero solo hubiesen sido dos puntos que no habrían ayudado en nada. Ir a dos paradas en Abu Dabi tampoco ha resultado. Saliendo delante tenían las de ganar y los nervios se han apoderado tanto del piloto como el equipo. Ferrari les ha comido la tostada por saber ver que, al igual que en 2021, la goma dura aguantaba y le han arrebatado el segundo cajón a Checo. Eso sí, dos vueltas más y la historia podría haber cambiado.

En definitiva, el subcampeonato no es algo por lo que los pilotos pierdan el sueño, pero sí que se le da el valor que supone acabar segundo. Además, para Red Bull era algo especial porque significaba el año impoluto. Pero, tras un inicio tan prometedor para Leclerc y Ferrari, era de justicia que al final les cayera un poco de suerte a su favor. Un buen final para acabar una temporada realmente agria.

Otras historias que te pueden interesar:

VÍDEO: Automóviles Ferrari se convierten en obras de arte en exhibición en México