Champions League: Manchester City lo dio vuelta con Julián Álvarez y un gol a lo “karate” de Erling Haaland

·4  min de lectura
Julián Álvarez se suma al festejo en el abrazo entre Stones y Haaland
Julián Álvarez se suma al festejo en el abrazo entre Stones y Haaland - Créditos: @Michael Regan

El gol de Borussia Dortmund aceleró los cambios que Pep Guardiola ya estaba planificando. Su equipo necesitaba un fuerte revulsivo para el muy flojo partido que hacía Manchester City por la segunda fecha de la Champions League. Entre las tres variantes en el minuto 12 del segundo tiempo estuvo la de Julián Álvarez por Riyad Mahrez. Manchester City tuvo que verse en desventaja para reaccionar.

Lo que no había hecho en una hora de partido, Manchester City lo desplegó en unos pocos minutos, con dos goles, entre los 35 y 39, para revertir una historia que venía complicada. Fue un apretado 2-1, que le permite a Manchester City encabezar el Grupo G, con seis puntos en dos fechas, seguido por Borussia Dortmund (3 unidades), Copenhague (1) y Sevilla (1).

Rodri salta ante Reus para llegar a la pelota
Rodri salta ante Reus para llegar a la pelota - Créditos: @Dave Thompson

El cordobés se ubicó cerca de Erling Haaland, apenas recostado sobre la derecha, formando casi una doble punta, con la intención de desestabilizar a la firme defensa de Borussia. Su ingreso coincidió con los pasajes de más agitación de un equipo hasta entonces adormecido. El noruego había estado cerca del empate, mientras el argentino lo buscó en una jugada siguiente con un centro cruzado.

Sin fluidez para el juego asociado que es su sello de identidad, el City encontró el empate por una vía más rotunda. John Stones, en una de sus escasas proyecciones, estampó un bombazo al ángulo. Ya estaba desatada la tormenta ofensiva de los locales. Llegó un exquisito centro de Cancelo con el empeine derecho que Haaland conectó en lo alto, con una acrobacia que se asemejó a una patada de karate. Una definición a lo Zlatan Ibrahimovic. No lo celebró efusivamente, en consideración a su exclub, donde estuvo tres temporadas y tomó dimensión de gran goleador. En su trayectoria en Champions League, Haaland suma 26 goles en 22 cotejos.

Lo más destacado del partido

En una ráfaga, el City mantenía un invicto de local por Champions League que se extendió a 20 encuentros. Álvarez tuvo su gol con un “sombrero” dentro del área y una definición que le tapó el arquero Meyer. La Araña sumó algo más de media hora de juego, tras los 20 minutos frente a Sevilla en su debut en la Champions League.

Cuando el City no aparecía

El luto en el Etihad Stadium, con el sentido minuto de silencio por la muerte de la reina Isabel II antes del comienzo, fue como si hubiese entristecido el fútbol de Manchester City en el primer tiempo. Un juego apagado, intrascendente y moroso de un equipo que venía de marcar 15 goles en los últimos cuatro partidos.

Sin ningún remate de Haaland al arco. Reflejo de un Manchester City que no encontró los espacios en el sólido entramado defensivo de Borussia Dortmund. Es mas, la única atajada fue de Ederson, a un tiro de Özcan.

Posesión (64 por ciento) inocua del conjunto de Pep Guardiola en los primeros 45 minutos. Ningún disparo entre los tres palos de los cuatro intentos. De Bruyne y Gündogan no encontraban líneas de pase, y quedaban aprisionados en el ordenado repliegue alemán. Mahrez y Grealish, sobre las bandas con perfil cambiado, no desnivelaban en cada enganche hacia adentro.

El 1-0 de Borussia Dortmund

En el banco, Guardiola daba sorbos a una botella de agua y conversaba con gesto preocupado con uno de sus ayudantes de campo, Rodolfo Borrell. El lateral Cancelo era el futbolista con más entradas (14) en el último tercio del campo, según los datos de Opta, pero ni con las habituales proyecciones de sus laterales podía sorprender Manchester City. En el otro lateral estuvo más limitado en función ofensiva por la presencia de John Stones, zaguero central de formación.

El empate de Stones

De arranque en el segundo período, De Bruyne consiguió un desmarque a espaldas del lateral y zagueros izquierdos, pero el centro que buscaba la entrada de Haaland fue cortado por la oportuna salida del arquero Meyer. Borrusia respondió inmediatamente, con un contraataque en el que Marco Reus entró al área, enganchó para eliminar a un defensor y sacó un remate cruzado que salió apenas desviado.

Haaland puso el 2-1

La amenaza del Borussia se materializó minutos después. Un Manchester muy pasivo en la defensa de un córner pagó con el anticipo de cabeza del juvenil inglés Jude Bellingham. El City se metía más en problemas. Pero después llegaron los cambios, la reacción, el gol puntual de Haaland y todo se encarriló.