Champions League: el gol que no se le dio al capitán Lautaro lo hizo el “abuelo” Dzeko para Inter, que acaricia la final tras el 2-0 a Milan

·5  min de lectura
Dzeko y Lautaro chocan las cabezas en el festejo del gol del bosnio
Dzeko y Lautaro chocan las cabezas en el festejo del gol del bosnio - Créditos: @Antonio Calanni

El clásico de Milán llevado a las semifinales de la Champions League tuvo un amanecer furioso y un desarrollo más reposado. Todo para negocio de Inter, que en la ida le ganó 2-0 a Milan. Es una serie en la que el factor cancha está difuminado, porque el San Siro de este miércoles se transformará en el Giuseppe Meazza para el desquite del próximo martes.

Seguramente, esta llave, en la comparación con la que sostienen Real Madrid y Manchester City, despierta un menor atractivo, no hay figuras tan convocantes, duelo de estilos ni entrenadores que hacen escuela. Pero tiene una historia que lo respalda: los siete títulos de Milan (el último, en 2007) y los tres de Inter (2010). Es una reivindicación para el calcio, que en los últimos años fue quedando relegado en el gran concierto europeo.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio
Lautaro Martínez cubre la pelota ante la marca de Tomori
Lautaro Martínez cubre la pelota ante la marca de Tomori - Créditos: @Luca Bruno

No le había podido ganar en los cuatro partidos que los enfrentó en el historial por la Champions, pero ahora a Inter le bastaron once minutos y un intervalo de tres para hacer dos goles y cimentar una victoria que quedó inmodificable en los 80 restantes. Había más de un motivo para presagiar un partido cerrado desde el comienzo: son dos equipos que se conocen mucho y están forjados en una cultura futbolística de la precaución, del cálculo. Y las prevenciones podían ir en aumento porque está en juego algo tan importante como la clasificación a la final de la competencia de clubes más importante de Europa.

Pero las especulaciones saltaron rápidamente por los aires. Inter arrolló de entrada a un Milan frágil, quebradizo, que jugaba con el miedo metido en el cuerpo. Extraña postura del último campeón del calcio. Edin Dzeko abrió la cuenta a los 8 minutos empleando todo el oficio acumulado en su larga trayectoria. Por algo es una especie de “abuelo”, el jugador de más edad (37 años y 54 días), junto con Luka Modric, en convertir en esta Champions. El bosnio, con Davide Calabria casi colgado de su corpachón, se las ingenió para hacer el movimiento que le permitió conectar de aire el córner desde la izquierda. Solo hay un jugador de más edad que Dzeko que haya marcado por las semifinales: Ryan Giggs lo hizo con 37 y 148 días para Manchester United, en abril de 2011.

Dzeko mete el zurdazo sobre la marca de Calabria para marcar el primer gol de Inter
Dzeko mete el zurdazo sobre la marca de Calabria para marcar el primer gol de Inter - Créditos: @MARCO BERTORELLO

Dzeko no está dentro del puñado de los goleadores con más marketing, pero es un señor del área, una pértiga de 1,93m que concilia muy bien su estatura de basquetbolista con el manejo de la pelota. El técnico Simone Inzaghi lo elige por delante de Romelu Lukaku para acompañar a Lautaro. Con bajo perfil se metió en la lista de nombres ilustres, que después de cumplir los 30 años marcaron 20 o más goles por la Champions: Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Robert Lewandowski, Karim Benzema, Zlatan Ibrahimovic y Didier Drogba.

Dzeko también se metió en la nómina de 11 jugadores que convirtieron para dos equipos diferentes por las semifinales. La ocasión anterior fue con Roma, ante Liverpool, en 2018.

En pleno desbande defensivo de Milan, Henrikh Mkhitaryan encontró un callejón por el medio para definir frente al arco. Lautaro hizo casi una asistencia, porque dejó pasar la pelota para que le llegara limpia al armenio.

Lo más destacado de Milan 0 - Inter 2

Situación casi ideal para Inter: 2-0 en menos de 15 minutos. Milan solo había recibido un gol en los seis cotejos anteriores por la Champions. Era una estadística un tanto engañosa si se observan otros datos añadidos, porque en esos seis partidos le remataron 86 veces (27 al arco), con una métrica de gol probable recibido de 6,8, según Opta. O sea, entre la ineficacia de sus rivales y salvadas providenciales, Milan aparentaba una firmeza que no era tal. Inter la desnudó más pronto que tarde.

Un escenario propicio para que Martínez aumentara su cuenta de dos tantos en esta Champions, uno de ellos en los cuartos de final frente a Benfica. El Toro tuvo despliegue y sacrificio para generar espacios y desmarques. De un lateral se “inventó” un penal, como lo descubrió el VAR. Con un muy buen giro dejó atrás a Kjaer, eliminó con un enganche a Tomori -el zaguero que lo siguió más de cerca durante todo el cotejo- y se dejó caer cuando el danés volvió a marcarlo y lo tocó levemente con su brazo izquierdo. El árbitro Jesús Gil Manzano cobró penal, pero tras revisar la acción en el monitor del VAR rectificó la sanción.

La euforia del armenio Henrikh Mkhitaryan, autor del segundo gol de Inter
La euforia del armenio Henrikh Mkhitaryan, autor del segundo gol de Inter - Créditos: @Antonio Calanni

Pocos minutos después, Lautaro intentó con un remate de media distancia desde fuera del área que salió por arriba del travesaño. En lo colectivo, la contribución del bahiense fue valiosa. Pivoteó, fue descarga, atacó los espacios. Vació su depósito de energías hasta que fue reemplazado por Joaquín Correa a los 32 minutos de la segunda etapa. El capitán retribuyó con un saludo los aplausos de los tifosi y recibió el abrazo de Inzaghi. En un equipo que contabilizó 16 remates, de los pies del ex-Racing solo salió uno. Poco para incrementar su promedio de goles de su carrera en la Champions: 9 en 33 cotejos. Eso sí, varios de ellos fueron contra pesos pesados, todos excampeones: Borussia Dortmund, Barcelona, Benfica, Real Madrid y Liverpool.

Y Milan también figura entre las víctimas prestigiosas de Lautaro. Le marcó siete goles en 13 partidos. De hecho, desde su primer cotejo en el derbi, en marzo de 2019, ningún otro jugador convirtió más goles ante Milan que el Toro en todas las competiciones.

Lautaro dejó sus impresiones tras el 2-0: “Es un resultado importante, jugamos bien. nos da confianza para trabajar y seguir recuperando posiciones en la Serie A, donde estamos cuartos. Pasar por esto es un sueño, estamos a un paso (de la final). Es importante vivir este tipo de partidos, ya los hinchas en los días previos te lo hacen sentir en la calle. Yo vengo de la Argentina, donde es muy parecido”. El capitán, aun sin el gol, también marca el camino.