Cesc Fabregas: uno de los primeros amigos de Lionel Messi en el fútbol deja la gran vidriera y llega al ascenso de Italia como jugador y accionista

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Cesc Fabregas, con la camiseta 4 de Como, el número que utilizó casi siempre en su carrera
Cesc Fabregas, con la camiseta 4 de Como, el número que utilizó casi siempre en su carrera - Créditos: @Emilio Andreoli

Se llevan solo 51 días diferencia y se conocen desde que compartieron las divisiones inferiores de Barcelona. En aquella época, en la categoría cadetes, Cesc Fabregas llegó a pensar que Lionel Messi era mudo, de tan retraído que se mostraba ese compañero que había llegado poco antes desde la Argentina, se cambiaba en silencio en un rincón del vestuario y apenas si interactuaba con el resto. Luego, en la cancha era lo opuesto, una bomba futbolística, desde la que empezó a integrarse y relacionarse con un universo distinto al que había dejado en Rosario.

Antes de debutar en la primera de Barcelona, Cesc aceptó la aventura de irse a Arsenal, donde durante siete temporadas se terminó de formar y se transformó en un mediocampista integral, box to box. De regreso a Barcelona, se reencontró con Messi, en el último año de Pep Guardiola. Juntos obtuvieron durante tres temporadas seis títulos, incluidos el Mundial de Clubes de 2012 con una goleada 4-0 al Santos de Neymar. En esta segunda etapa, Messi y Cesc terminaron de forjar una relación de amistad que incluyó a sus familias, que se frecuentan en épocas de vacaciones y encuentros sociales, también con Luis Suárez, su esposa e hijos.

Messi y Cesc Fabregas, en una de las tantas alegrías que vivieron en Barcelona
Messi y Cesc Fabregas, en una de las tantas alegrías que vivieron en Barcelona - Créditos: @Denis Doyle

La carrera de Fabregas continuó en Chelsea y Monaco, además de integrar la edad de oro del seleccionado español, con la conquista del Mundial 2010 y las Eurocopas 2008 y 2012. Su última temporada en Monaco estuvo marcada por la inactividad a causa de las lesiones. Apenas disputó 73 minutos distribuidos en tres partidos. Y un puñado más de minutos en el segundo equipo del Principado.

A los 35 años, Cesc se transformó en una de las noticias del mercado por un destino alejado de la gran vidriera internacional que ocupó en las últimas dos décadas. Con el pase en su poder, se incorporó a Como, de la segunda división de Italia. Y ya de veterano planifica una diversificación de su vínculo con el fútbol: con un porcentaje que todavía no fue especificado, en un futuro será accionista del club en el que recaló Claudio Borghi a préstamo cuando Silvio Berlusconi lo había comprado para Milan, casi como un capricho de Il Cavaliere.

El recibimiento de los hinchas de Como

La incorporación de Cesc provocó un revuelo entre los hinchas de Como, que hace dos temporadas estaba en la Serie C. Tras el ascenso, en el curso pasado se estabilizó en segunda división con un 13er puesto. La Serie A le quedó lejos en el tiempo: no la pisa desde 2002/03. “Estoy aquí ayudar a Como a subir a la Serie A. Este club me ofreció un proyecto a largo plazo, donde también puedo crecer fuera del campo”, declaró en su presentación el español, que firmará un contrato por dos años como jugador.

“Me convertiré en copropietario con el objetivo de llegar lo más alto posible”, agregó Cesc. La figura de futbolista-accionista también la cumplió Darío Benedetto en Elche. Dueños solventes no le faltan a Como: está controlado por los hermanos indonesios Robert Budi y Michael Hartono, los más ricos de todo el fútbol italiano, con un fortuna estimada por Forbes en 18.000 millones de dólares. Con Cesc dieron el golpe mediático que hace poco habían intentado infructuosamente con Mario Balotelli. También estuvieron a punto de conseguir al inglés ex-Arsenal Jack Wilshere.

 Cesc Fabregas firmó autógrafos y se sacó fotos con los tifosi de Como
Cesc Fabregas firmó autógrafos y se sacó fotos con los tifosi de Como - Créditos: @Twitter @Como_1907

En Como ya consideran a Cesc como la contratación más rutilante de la historia. Recuerdan el paso del brasileño Dirceu y de tres campeones mundiales con Italia: Pietro Vierchowod, Marco Tardelli y Gianluca Zambrotta.

Cesc será uno de los nombres más rutilantes del torneo, junto con los del argentino Franco “Mudo” Vázquez (Parma), Gianluigi Buffon (Parma), el francés Jeremy Menez (Reggina) y el uruguayo Nahitan Nández, aunque podría irse de Cagliari. Sobre el arquero de 44 años, Cesc lo desafió: “Ya le hice dos goles en Buffon en mi carrera, vamos a intentar marcarle el tercero. La calidad de la Serie B es alta, los equipos descendidos (Cagliari, Genoa y Venezia) son fuertes. No veo la hora de empezar, hacerlo bien, jugar y ganar mucho”.

Cesc aseguró haber descartado propuestas de la MLS de los Estados Unidos. “Quería quedarme en Europa y encontrar el proyecto adecuado. Por primera vez en mi carrera me quedé con el pase en mi poder. Recibí dos mil llamadas de personas que solo intentaban hacer negocio. Estaba un poco decepcionado con eso, un poco triste de descubrir este lado del fútbol. Yo no buscaba dinero, solo un proyecto que me interesara, como el que me ofreció Como a largo plazo”, expresó.

Messi, Cesc y Luis Suárez, con sus parejas, tienen una relación de amistad más allá del fútbol
Messi, Cesc y Luis Suárez, con sus parejas, tienen una relación de amistad más allá del fútbol

Para dar su consentimiento fueron importantes las gestiones del director deportivo, el inglés Dennis Wise, ex volante de Chelsea. “Cesc no solo tendrá contrato como jugador para los próximos dos años, estará más tiempo en el club. Cuando hablé con él se mostró muy entusiasmado con esta posibilidad. Creo que será una gran compra. Se convertirá en accionista de la empresa, vino aquí también por eso. Estará con nosotros más tiempo del esperado, quería unirse a la empresa por nuestras ambiciones: arreglar un estadio, abrir un negocio, un nuevo polideportivo y llegar a la Serie A”, manifestó Wise.

Las ganas de ser futbolista no las perdió Cesc: “Llego aquí con la misma ambición de siempre. Quiero jugar, hacerlo bien y ganar partidos. Cuando ya no tenga estas motivaciones colgaré las botines, pero no es el momento, seguro, ya que todavía me queda mucho por hacer en el fútbol. Soy muy ambicioso y me gustaría traer de vuelta a Como donde se merece estar, en la Serie A”.

Cesc, en el estadio Giuseppe Sinigaglia de Como
Cesc, en el estadio Giuseppe Sinigaglia de Como - Créditos: @Emilio Andreoli

La gran incógnita es su estado físico, tras varias lesiones musculares y en un tobillo. “Llevo un par de meses entrenando solo. Firmé por dos años, no por una semana o 15 días. Si estoy listo en seis días para el partido de la Copa Italia, bien; de lo contrario, será para el próximo. Físicamente estoy bien y eso es importante. Luego tendré que conocer a mis compañeros y trabajar para llegar a una condición física óptima”, agregó.

Ahora estará a las órdenes de Giacomo Gattuso -ningún parentesco con Gennaro-, un director técnico que lleva tres años en Como y no posee el relumbre de otros que tuvo en su trayectoria. “Me dirigieron los mejores entrenadores del mundo: Conte, Mourinho, Guardiola y muchos otros. Gané mucho y cada trofeo cuenta para mí, no puedo hacer una escala. Todas las victorias son fruto del duro trabajo en los entrenamientos. El partido más importante es siempre el siguiente”, agregó.

Seguramente, en estas horas le habrá llegado algún mensaje de un viejo amigo. Aquel Messi al que hace dos décadas no se le conocía la voz, ahora le sobrarán palabras para apoyar y estimular a Cesc.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.