Castro, insatisfecho "por cómo transcurrió" la junta de accionistas

·2  min de lectura

Sevilla, 28 oct (EFE).- José Castro, presidente del Sevilla, ha admitido este jueves que no le "dejó satisfecho la junta" general de accionistas de la entidad del martes "por cómo transcurrió", a pesar de que logró eludir la remoción de su consejo de administración que auspiciaba su antecesor en el cargo, José María del Nido Benavente.

Castro ha atendido a los medios tras un acto institucional en el 65º aniversario de la muerte de Ramón Sánchez-Pizjuán y ha admitido que "no fue la asamblea ideal" porque no se siguió "el guión de cada año", ya que "no se habló ni de números ni de fútbol", sino que transcurrió en "términos jurídicos".

"No soy hombre de guerras, por eso firmé el pacto por la gobernabilidad del club. Lo que haga Del Nido me da igual, vamos a seguir cumpliendo ese pacto. Precisamente ante la tumba de don Ramón Sánchez-Pizjuán, tengo que recordar sus palabras: 'El Sevilla no somos ni yo ni tú ni nadie, somos todos'", añadió con rotundidad.

Para Castro, carece de importancia a la judicialización de esa junta porque "el Sevilla va a seguir siendo independiente mucho tiempo" gracias "al respaldo de los accionistas que se ha palpado", para lo que pidió a todos ellos "que no vendan, que no se dejen engañar: no sólo no van a perder valor sus títulos, sino que van a poder garantizar esa independencia", dijo.

El mandatario sevillista insistió en que Del Nido "no votó" en la reunión del martes "porque no quiso" y calificó como "una milonga" la excusa de que su dispositivo no tenía pilas, ya que "decidió abstenerse cuando vio el número de acciones que apoyaban al consejo y no le interesaba votar".

José Castro recordó que "Del Nido ya dijo en 2017", cuando salió de prisión, "que se iba a hacer con la presidencia del club y lo ha repetido cada año, pero la realidad es que los accionistas no quieren cambios de forma mayoritaria", sólo que el actual consejo "siga trabajando para seguir creciendo".

El dirigente sevillista, por último, se mostró "enfadado por esa última jugada" del partido de ayer en Mallorca en la que se anuló un gol a Ocampos por mano previa en lo que considera "un error palpable, porque tanto el árbitro del VAR como el de campo tardaron mucho en ver la acción".

"Los árbitros fallan como todos, son humanos. Tenemos que seguir. Nuestro campamento base es la Champions y la ambición hay que mostrarla con hechos. La Liga está más bonita que antes. Por la igualdad que hay, parece la liga inglesa", concluyó Castro.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.