Caster Semenya, la atleta “intersexual” que elige no medicarse para bajar su testosterona y renuncia a sus tiempos de gloria

·7  min de lectura
Semenya fue recibida con aplausos en el Mundial de Eugene, Oregon
Semenya fue recibida con aplausos en el Mundial de Eugene, Oregon

El Mundial de atletismo de Eugene está llegando a su fin. Con historias conmovedoras y resultados que confirman las tendencias de los últimos años o bien sorprenden. Como sucede con los representantes de Jamaica, por ejemplo. Mientras las mujeres ratifican su supremacía de la mano de Shelly-Anne Fraser-Pryce, Elaine Tompson-Herah y Skericka Jackson, los varones añoran los tiempos del “Rayo” Usain Bolt. Al igual que en los Juegos Olímpicos de Tokio, ningún atleta masculino de la isla caribeña se instaló en el podio.

Del mismo modo, con menos reflectores y expectativa que otros tiempos, la sudafricana Caster Semenya volvió a ser parte de la competencia grande. Lejos de las polémicas que desataba su participación en las pruebas de los 800 metros, donde dominaba a placer pero sin poder evitar los comentarios maliciosos por ser considerada “fuera de los estandares”. Es que Semenya siempre estuvo bajo la lupa por motivos muy particulares, como ser generadora de niveles de testosterona superiores a lo normal. Básicamente, siempre se la consideró como “intersexual”. Una mujer con cromosomas XY, con altísimos niveles de testosterona.

Semenya, con 31 años, sigue en su pelea contra las medidas del atletismo mundial
Semenya, con 31 años, sigue en su pelea contra las medidas del atletismo mundial

“No, no interviews, sorry”, respondió Semenya en Eugene ante cada requisitoria de los medios. Es que se trataba de una participación especial. Cuando no fue prohibida en las competencias femeninas, se vio envuelta en controversias desgastantes, juicios. Su caso llegó hasta el Tribunal de Derecho Deportivo de Estrasburgo, Francia. Semenya, que ya tiene 31 años, no quiso perder más tiempo y fue al Mundial de Eugene, con una presencia casi testimonial.

¿Por qué? La Federación Internacional de Atletismo (IAAF), en una medida excepcional ante las particularidades del caso, le vetó la participación de las pruebas de 400 metros, 800 metros y 1500 metros. Nada menos que de las distancias en las que se consagró dos veces campeona olímpica y en tres oportunidades campeona mundial. ¿Podía correr? Sí, pero para ello tenía que medicarse para reducir los niveles de testosterona.

Caster Semenya, relegada en la eliminatoria de los 5000 m del Mundial 2022
Caster Semenya, relegada en la eliminatoria de los 5000 m del Mundial 2022

Rechazada la segunda opción por test experimentales que no le sentaron bien a la hora de competir, apuntó a una alternativa: los 5000 metros, una competencia que no tiene relación con su especialidad y en la que se intuía que iba a naufragar. Tal como ocurrió. De hecho, le había sucedido previamente a Tokio 2020.

Nadie supo muy bien porqué intervino en una carrera en la que no va a figurar. Su última gran competición fue en Londres 2017. ¿Qué pasó en Eugene? El público la recibió con aplausos cuando fue presentada entre las 16 de su serie. Pero ocurrió lo lógico: al promediar la carrera, Caster quedó muy relegada, incapaz de seguir el ritmo marcado por las que encabezaron el lote. No fue una final, sino una serie eliminatoria. Quedó lejos: en el 13° lugar, con un tiempo de 15 minutos y 46 segundos, casi un minuto por detrás de la ganadora, la etíope Gudaf Tsegay.

Semenya en 2009: ya era cuestionada por sus niveles de testosterona
Semenya en 2009: ya era cuestionada por sus niveles de testosterona

Aún así, Semenya no perdió el sentido del humor tras su baja performance. “Estoy cocinando”, le dijo a los periodistas, con referencia a los 32 grados ambientales. “Hacía mucho calor y no podía mantener el ritmo. Creo que es estupendo poder correr aquí. El mero hecho de poder terminar los 5 km para mí es una bendición. Estoy aprendiendo y estoy dispuesta a aprender aún más”, sostuvo.

La presencia de Semenya en estos Campeonatos del Mundo coincidieron con el fuerte mensaje del presidente de la World Athletics. la leyenda británica Sebastian Coe, que hizo hincapié en una mayor protección del deporte femenino.

“Siempre nos hemos guiado por la ciencia, y la ciencia es bastante clara: sabemos que la testosterona es el factor determinante del rendimiento. Estoy harto de tener más discusiones con sociólogos de segunda categoría que se sientan a tratar de decirme a mí o a la comunidad científica que puede haber algún problema. No lo hay. La testosterona es el factor determinante en el rendimiento”, señaló Coe.

Caster Semenya en Eugene, hace tres años
Caster Semenya en Eugene, hace tres años

Y continuó: “Mi misión y responsabilidad es proteger la integridad del deporte femenino. El género no puede triunfar sobre la biología. La integridad y el futuro del deporte femenino, si no lo hacemos bien, es muy frágil. Tenemos dos categorías en nuestro deporte: una es la edad y otra el género. La edad, porque pensamos que es mejor que los campeones olímpicos no corran contra niños de 14 años en los deportes comunitarios. Y el género porque si no hay separación de géneros, ninguna mujer ganaría otra prueba deportiva”.

Dos atletas con DSD (desarrollo sexual diferente), la sudafricana Caster Semenya y la burundesa Francine Niyonsaba, ganaron el oro y la plata en los 800 metros de los Juegos Olímpicos de Río. Cuando se aplicó esa regla, como se negaron a someterse un tratamiento, no pudieron seguir compitiendo en pruebas de entre 400 metros y la milla, en las que World Athletics considera que se extrae más ventaja de la testosterona. Semenya no pudo clasificarse para Tokio en los 5000, mientras Niyonsaba terminó 5ª en los 10.000 metros y después ganó la liga de Diamante en los 5000.

En Tokio tampoco pudieron competir, en los 400 metros, las namibias Christine Mboma y Beatrice Masilingi. Mboma corrió los 200 metros, donde fue subcampeona olímpica y batió varias veces el récord mundial sub-20, hasta dejarlo en 21,78s.

Uno de los argumentos de la lucha personal de Semenya es que son muchas las atletas con el mismo tema. Y se ampara en que según un estudio de la asociación activista interACT: Advocates for Intersex Youth, como mínimo un 1,7% de la población mundial tiene características intersexuales.

Recientemente, la Federación Internacional de Rugby y la Federación Internacional de Natación decidieron impedir la participación de las mujeres transexuales. Una medida que la Federación Internacional de Atletismo está analizando para instrumentarla y que abarcaría precisamente a las intersexuales. ¿Qué determinaría esta regla? Que Semenya podría llegar a ser excluida de todas las pruebas.

La entrevista reveladora

Madre de dos hijas, Caster Semenya brindó una entrevista exclusiva en mayo de este año a la cadena HBO. En ella, contó, entre otras cosas, que cuando tenía 18 años ofreció “enseñarles su vagina a los jueces de la Federación Internacional” para disipar las dudas sobre su sexo y que la medicación para la testosterona le provocaba taquicardias. “Pensaron que tenía un pene, probablemente”, sostuvo Semenya en esa entrevista. “Les dije: ‘Está bien. Soy mujer, no me importa. Si quieren ver que soy una mujer, les mostraré mi vagina. ¿De acuerdo?’”, relató la deportista nacida en Ga-Masehlong, Sudáfrica.

Semenya padece una enfermedad conocida como hiperandrogenismo, que se caracteriza por niveles más altos de lo habitual de testosterona, una hormona que aumenta la masa y la fuerza muscular y la capacidad del cuerpo para utilizar el oxígeno. Semenya tomó medicación después de que en 2011 la Asociación Mundial de Atletismo -entonces Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo- dictaminara por primera vez que todas las atletas con ese trastorno debían reducir médicamente sus niveles de testosterona.

Cuando ganó el oro en Río 2016

“Me enfermó, me hizo subir de peso, tenía ataques de pánico, no sabía si iba a tener un ataque al corazón”, relató Semenya. Y añadió, angustiada: “Es como apuñalarse con un cuchillo todos los días. Sin embargo, no tenía otra opción. Pensé: ‘Tengo 18 años, quiero correr, quiero llegar a los Juegos Olímpicos, es la única opción para mí’”.

Del mismo modo, a través de las redes sociales, Semenya no duda en criticar a las autoridades del atletismo. en redes sociales no duda en reprobar abiertamente y a menudo a los altos estamentos del atletismo. “Entonces, según World Athletics y sus miembros, ¡soy un hombre cuando toca correr 400m, 800m, 1500m y 1600m! Pero una mujer para los 100m, el 200m, y las competiciones de larga distancia”, escribió en Twitter.

Su paso por Eugene 2022 en los 5000m

En 2020, Semenya perdió un recurso ante el Tribunal Federal Suizo para anular una sentencia del Tribunal de Arbitraje de 2019 que establecía que las atletas con altos niveles naturales de testosterona debían tomar medicamentos para reducirlos. Acudió al tribunal después de que el TAS dictaminara que las regulaciones eran necesarias para los atletas con DSD en carreras que van desde los 400 metros a la milla para garantizar una competencia justa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.