Carreño: "La medalla olímpica me hace subir la autoestima"

·9  min de lectura

Madrid, 27 abr (EFE).- Pablo Carreño regresó a la primera línea de un torneo del circuito en Barcelona, donde alcanzó la final que perdió ante Carlos Alcaraz.

Carreño recuperó sensaciones. Para alcanzar la final superó a rivales de enjundia como el noruego Casper Ruud, el italiano Lorenzo Sonego o el argentino Diego Schwartzman. A punto de partir hacia Madrid para disputar el Masters 1000 de la Caja Mágica, que nunca se le ha dado bien, atiende a la Agencia EFE.

Destaca Carreño que ha recuperado sensaciones en la pista y considera que los momentos más bajos del curso quedaron atrás. Por si acaso, siempre tiene a mano la medalla de bronce que logró en Tokio. El mejor momento de su carrera.

.

Pregunta: ¿Le ha dado tiempo a recuperarse un poco de todo lo vivido en el torneo de Barcelona?

Respuesta: "He empezado a entrenar. He descansado un par de días y la verdad es que los necesitaba"

P: Lleva esta final en Barcelona, antes octavos de final en Montecarlo.. ¿Ha encontrado el tono adecuado de la temporada?

R: "La temporada había empezado muy bien con la gira en Australia, la Copa ATP y es verdad que luego se torció no solo a nivel de resultados sino también a nivel de juego. Perdí un poco la dinámica, el camino y la confianza y eso era lo más peligroso. En Montecarlo, por suerte, conseguí ganar un par de partidos, a pesar de no sentirme del todo cómodo me ayudó a sentirme mejor, con más confianza, y el partido contra Alexander Zverev a pesar de perder creo que fue muy positivo parar mí, para recuperar sensaciones y la confianza.

Es verdad que en Barcelona he terminado por volver a la senda de la victoria, por volver a ese nivel de juego que es lo más importante para mí. Recuperar ese nivel de juego y verme compitiendo otra vez con jugadores como Lorenzo Sonego, Casper Ruud, como Diego Schwartzman... partidos muy difíciles, muy duros y eso hace que tenga más mérito haber llegado a la final".

P: ¿Necesitaba ganar a jugadores top y acumular tiempo sobre la pista para recuperar sensaciones?

R: "Sí. Al final necesitaba sentir que tenía el nivel de competir contra los mejores que es lo que había perdido un poquito. Pero esta semana me ha ido muy bien. He jugado partidos muy buenos, muy duros, he remontado, he ido por delante en el marcador y he cerrado los partidos que era algo que eché en falta en Indian Wells y en Miami que desperdicié puntos de partido. Pero la verdad es que las sensaciones son buenas y estoy contento del trabajo que he hecho para recuperar estas sensaciones y ahora queda seguir trabajando y no relajarme. No pensar que está todo hecho e intentar en Madrid mantener ese nivel que es lo importante".

P: Madrid no se le ha dado bien. ¿Tiene ganas de quitarse esa espina?

R: "Se me ha dado mal, la verdad. Lo máximo que he hecho es segunda ronda y en un Masters 1000 mi objetivo tiene que ser llegar más lejos. Pero no sé si es por la altura o por jugar en Madrid, en España que me cuesta más. Pero en Barcelona me he visto muy cómodo y espero que ahora en Madrid vuelva a sentir lo de Barcelona, con el público a favor y que en los momentos importantes estén ahí. Es muy bonito cuando sale bien y en Madrid no me ha salido bien. Pero no me voy a rendir. Es una oportunidad que tengo. Vengo de final en Barcelona y tengo que aprovechar la dinámica para desquitarme un poco y por primera vez salir contento de la gira de España".

P: En Barcelona tras la final, se le vio muy buen rollo con Carlos Alcaraz. ¿Es habitual entre los jugadores españoles o con Carlos es especial?

R: "Yo desde que entré en el circuito siempre me he llevado muy bien con todos, sobre todo con los españoles. Tanto con Rafa Nadal, como David Ferrer, todos con los que he convivido me han ayudado mucho, he podido entrenar con ellos, y ahora que soy de los veteranos cuando entra gente nueva intento también que se sientan cómodos como yo me sentí. Tenemos muy buen rollo entre todos.

Con Alcaraz un poco más. Le conocí con 14 años, entrenamos en la misma academia, he pasado muchos momentos con él. Durante la pandemia vivimos mucho juntos en la academia, fuera de la pista y dentro. Y eso hace que me alegre que le vaya tan bien y que haya evolucionado tanto y ojalá podamos competir juntos muchos años y que juguemos finales como las de Barcelona y a ver si alguna la puedo ganar yo".

P: ¿Tiene Alcaraz ese futuro tan esplendoroso que se le aventura?

R: "Carlos es un jugador muy bueno que va a marcar una época y va a hacer resultados buenísimos pero también a la prensa y la gente le encanta buscar 'sucesores de', 'el nuevo tal' y eso pues siempre hace que al final que las cosas se tuerzan un poco el margen sea muy pequeño y ya se empieza a criticar y dar la vuelta a lo que se está diciendo. Lo bueno que tiene Carlos es que tiene un equipo muy bueno, muy profesional, con mucha experiencia y eso le ayudará a estar abstraído de todo esto, rumores, cosas que están saliendo, algunas terribles pero es lo que tenemos".

P: En este primer tercio de la temporada hemos visto unos resultados buenísimos para el tenis español. Rafa Nadal en el Abierto de Australia, Carlos Alcaraz Miami y Barcelona, Alejandro Davidovich final en Montecarlo, usted final en Barcelona. Cuatro jugadores entre los veinte primeros...

R: "Y una final de la Copa ATP. Tenemos que disfrutarlo. El tenis español siempre ha tenido buenos jugadores, muy buenos y ahora también. Con Nadal que está por delante y con Alcaraz que aprieta muchísimo e ilusionando a la gente de que se puede ganar Grand Slam todos los años. También a Roberto Bautista, Albert Ramos, Davidovich, Pedro Martínez, muchos ilusionando también".

P: Hemos vivido dos años raros. Pistas sin público, restricciones, vetos.. Parece que se recupera la normalidad. En Madrid, por ejemplo estarán casi todos ya.

R: "Se necesitaba. Ha habido momentos muy difíciles. Al principio estás contento de poder jugar aunque sea sin público y encerrado en un hotel. Al final lo aceptas porque necesitas jugar y era la solución. Pero ahora moverte con tranquilidad, saludar a un amigo, que te pidan autógrafos, poder ir a cenar, estar con la familia, estar en casa e ir a un torneo. Se echaba de menos. El público, la cancha llena. La ilusión de vivir el circuito. Es una noticia muy positiva. Es bonito sentir estas cosas".

P: ¿Mira mucho la medalla olímpica?

R: "Si, la tengo por ahí detrás. Siempre que me siento en el sofá también te hace subir un poco la autoestima revivir esos momentos y esas emociones y como se consiguió fue un momento muy, muy especial".

P: ¿Fue el mejor momento de su carrera?

R: "Si. He tenido muy buenos momentos a nivel individual y también con la selección, pero unos Juegos lo he podido vivir aunque fuera con el covid. La felicidad y el orgullo es el mismo que sin covid aunque no he vivido unos Juegos sin covid. Ojalá pueda revivirlo, aunque no sea con una medalla, pero pueda revivir esa experiencia tan bonita".

P: La Copa Davis. Un grupo muy duro. ¿Usted que ha sido un fijo como lo ve?

R: "Últimamente soy un fijo pero últimamente la gente aprieta mucho. Soy el tres de España casi empatado con Bautista, pero Davidovich, por ejemplo, viene fuerte, muy cerca. Veremos como llegamos a final de año. Depende del momento, es un deporte muy exigente y es muy difícil estar diez u once meses al mismo nivel alto y al final a ver como se llega y tendrá que decidir el capitán que tiene mucho donde elegir y eso es bueno.

En cuanto al sorteo, otra vez nos ha tocado el grupo más difícil con Serbia de Novak Djokovic, con Canadá que si van sus mejores jugadores puede aspirar a ganarlo. Y Corea que está a otro nivel pero hay que ganarlo porque todos los puntos son importantes".

P: Ahora ha alcanzado la treintena, es un jugador maduro. ¿Qué ha cambiado desde que comenzó? ¿Hay nuevos hábitos, nuevas rutinas?

R: "Si que cambia. Uno con 30 años se conoce mejor que cuando tiene 18 o 20. Sé lo que tengo que hacer para estar bien o cuando tengo una molestia sé que es una molestia y no una lesión. Si tengo que forzar, hacerlo más o menos. En momentos del partido los lees mejor que hace unos años pero es verdad que recuperas peor que hace diez. Físicamente me encuentro bien. Llevo tiempo sin lesionarme y toco madera porque me ha lastrado en mi carrera. Por el hecho de conocer más a mi cuerpo. Trabajo un poco más diferente. Sesiones más largas y no partiendo las sesiones. Una sesión pero más larga. Hago cosas que vienen bien para mi cuerpo para estar al cien por cien y competir bien".

P: ¿Nota el paso de los años en las rutinas de viaje, por ejemplo, o puede más la ilusión?

R: "La ilusión sigue igual que cuando empecé. Cuando la pierda será el momento de parar. Pero también tenemos una vida fuera del tenis. Me he casado el año pasado. Empieza a haber otras prioridades. No quiere decir que el tenis no lo sea pero también hay otras cosas que te empiezan a interesar o a vivir de otra forma. Pero lo importante es que el tenis me sigue haciendo la misma ilusión. Y lo van a tener muy difícil los que me quieran echar".

P: Usted llegó a ser el décimo jugador del mundo. Volver ahí ¿Es un reto, un desafío, una posibilidad, algo ya poco probable?

R: "Complicado va a ser seguro porque hay mucho nivel. Llegan los jóvenes como Alcaraz, Jannik Sinner... y todos quieren estar ahí y es una cosa muy difícil de lograr. Yo lo conseguí en el 2017 y en el 2020 estuve el undécimo y ahora estoy el dieciocho. Un poquito lejos pero estoy ahí, cerca y en cualquier momento te puedes volver a encontrar ahí. He demostrado que el nivel lo tengo y que puedo competir con jugadores que están delante, como Schwartzman, Ruud... siempre hace ilusión estar ahí, pero no es lo primordial.

Lo primordial es sentirme como en Barcelona, con buenas sensaciones, que pueda competir con cualquiera. Que vean los rivales que estás ahí otra vez. Eso es lo más importante para lo que queda de temporada y no tener lesiones".

Santiago Aparicio

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.