Carlos Tevez, lejos del calor que despertó la selección argentina: “Vi poco el Mundial”

Carlos Tevez pasa el verano entre el campo y la playa
Carlos Tevez pasa el verano entre el campo y la playa - Créditos: @LA NACION/Tomas Cuesta

Carlos Tevez tiene una personalidad fuerte, que le permitió atravesar un sinfín de situaciones difíciles en su vida y seguir adelante. Acostumbrado a los grandes desafíos, construyó una carrera en la que se transformó en ídolo de Boca y se ganó una reputación en el exterior, donde brilló en clubes de la talla de Manchester United, Manchester City y Juventus, tres grandes del Viejo Continente. En la selección argentina, en cambio, su protagonismo no tuvo el mismo brillo: fue importante en el equipo que condujo Pekerman en el Mundial de Alemania 2006 y en el de Maradona en Sudáfrica 2010, pero nunca alcanzó el status de figura principal. Entró por la ventana en el plantel que fue eliminado de la Copa América 2011 en Argentina -la selección fue eliminada en cuarto de final-, no formó parte del ciclo de Alejandro Sabella rumbo al Mundial Brasil 2014 y luego Tata Martino volvió a convocarlo, aunque ya no como un puntal de su equipo.

Primero Riquelme y luego Messi ocuparon, en esos años, el rol de jugador emblemático, algo que a Tevez le costó asimilar, acostumbrado a su rol central en los clubes. Pero lo aceptó para poder seguir formando parte. Algo de esa falta de sintonía con Messi, tal vez, lo haya motivado a decir lo que expresó ayer, en una larga entrevista con Radio Mitre: contó que se mantuvo al margen del Mundial Qatar 2022 ganado por la Argentina y que Francia, rival en la final, fue el equipo al que más siguió, por su gusto...

Lionel Messi y Carlos Tevez durante un entrenamiento en Maracaibo el 27 de junio de 2007, antes de su participación en el torneo de fútbol de la Copa América en Venezuela
Lionel Messi y Carlos Tevez durante un entrenamiento en Maracaibo en junio de 2007, durante la Copa América en Venezuela - Créditos: @Marcos Brindicci

”Seguí poco el Mundial. Seguí mucho a Francia porque era un equipo que me gustaba. Me pasa eso. Me gusta ver los equipos que me llaman la atención”, sorprendió. “Soy entrenador, lo veo con otros ojos ahora. Si tengo que ver, como que me cuesta. Pero miro desde otro ángulo, perspectiva, lo que me gusta ahora hacer”, explicó. Tevez contó también que tampoco le escribió a Messi para felicitarlo por la conquista: “No le mandé mensaje. Debe estar el teléfono explotado. Seguramente lo veré dentro de poco para darle un abrazo. Me pone muy feliz. Es una leyenda. Y haber jugado con leyendas me pone muy feliz. Que mis hijos griten goles de él, y haber jugado con él, la verdad que me hace feliz. Ver feliz a mis hijos y a mi país es único. Estoy agradecido a esta camada de la selección”, remarcó. “Seguí a Francia, porque me gustaba, pero le seguí poco.

El exfutbolista de Boca disputó 76 partidos y marcó 13 goles en su etapa en la selección mayor, que se extendió desde 2004 hasta 2015. En ese lapso, disputó los Mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 y las Copas América 2004, 2007, 2011 y 2015, sin conseguir títulos. Su principal logro con la camiseta celeste y blanca fue la medalla de oro obtenida en los Juegos Olímpicos Atenas 2004, con Marcelo Bielsa como entrenador.

Una imagen de Tevez en el estadio de Rosario Central, club al que dirigió hasta noviembre
Una imagen de Tevez en el estadio de Rosario Central, club al que dirigió hasta noviembre - Créditos: @FOTOBAIRES/Juan Jose Garcia

Tevez, retirado del fútbol en junio pasado, un año después de su última presencia en un campo de juego, aseguró que no extraña a Boca y tampoco desespera por volver a dirigir tras su primera experiencia en Rosario Central. “No extraño el mundo Boca ni el fútbol”, dijo. “Me agotó el fútbol como jugador. Tengo 38 años. No tuve lesiones complicadas, corro a las mañana, hago gimnasio, juego al fútbol, pádel, al golf. Estoy sano. Si quisiera volver, podría volver. Pero no lo extraño”, agregó. Después de su salida de Central, que atribuyó a “un tema político”, recibió “un llamado de Independiente” pero no prosperó. “Hoy no tengo la necesidad de salir a dirigir cualquier cosa, a mí me seducen los proyectos y eso hoy, en el fútbol argentino, es muy difícil, son apenas tres o cuatro clubes que lo pueden hacer”, lamentó.

”El ser entrenador fue una buena experiencia, me encantó. La parte de la estrategia fue lo que más me gustó. Se vendió a  Buonanotte, la mejor venta en la historia de Central. Todos los chicos que subimos a Primera, anduvieron. Chicos de 16 ó 17 años que crecieron muchísimo. Eso me encanta. El trabajo que hicimos en Central me gustó muchísimo. Esa experiencia me sirvió muchísimo”, compartió sobre su ciclo de 24 partidos en Arroyito, de junio a noviembre de 2022, de los que ganó seis, empató 10 y perdió 8. ”Ahora estoy disfrutando de los momentos, la paso con la familia en la estancia que tengo. Pasé Año Nuevo en Pinamar. El verano argentino lo disfruto muchísimo. Me gusta quedarme acá, con el cariño de la gente. La paso muy bien”, concluyó.