Carlos Tevez se retiró del fútbol profesional: “Como jugador di todo... todo lo que tenía en mi corazón”

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Carlos Tevez y la pelota: una relación que seguirá por siempre
Carlos Tevez y la pelota: una relación que seguirá por siempre

“Tuve mucho tiempo perdido, de no estar con mi familia. Pero ahora puedo decirlo: estoy retirado. Está confirmado. Me ofrecieron muchas cosas. Estados Unidos; acá, también, en la Argentina. Pero ya está. Como jugador di todo, todo lo que tenía en mi corazón. Ya lo di”. Al fin, Carlos Tevez confirmó una decisión que venía madurando desde hacía 12 meses. La del retiro, nada menos.

Lo anunció en una charla en el programa Animales sueltos, de América TV, 364 días después de aquella conferencia de prensa en la que sorprendió al despedirse de Boca, junto a Román Riquelme. Y en la conversación con Alejandro Fantino profundizó las razones de su despedida. “Todos me preguntaban por qué, si estaba flaco, si estaba bien. Yo llamé el día anterior a [Román] Riquelme y le pedí que me preparara la sala de conferencias, que iba a anunciar que me iba. Ahí mi familia tomó consciencia de que no iba a jugar más. Entonces, en mi último cumpleaños, me saqué unas fotos con los más cercanos, tomé el micrófono y lo dije. Dejé el fútbol porque perdí a mi fan N°1. Él me venía a ver desde que tenía 8 años”, contó, entre lágrimas. Recordó a su padre, Don Segundo, que falleció en febrero de 2021.

Apache se retiró oficialmente del fútbol profesional. Lo hizo en una charla con Alejandro Fantino, en un programa de América TV. “Me voy de Boca sin un peso, con el banco en cero. Corinthians paga 19, 20 millones y ahí empecé a cobrar una buena plata. Y con mi primer sueldo le compré 14 casas a todos mis familiares, los saqué del barrio”, comentó, en una charla íntima, profunda.

Reconoció que va a ser técnico. “Voy a dirigir. Tengo un proyecto muy lindo, con Chapa Retegui, hace cuatro meses que estamos trabajando, también con mis hermanos. Estoy enganchado. Tengo el mismo cosquilleo de cuando jugaba”, advirtió.

Hace un año, justamente un año, el 4 de junio, provocó un shock mayúsculo. Su última imagen había sido una bofetada a una trayectoria extraordinaria: un penal pateado con alma y vida, que devuelve el travesaño, en un torneo de relativo valor, frente a un grande, Racing, en un estadio enorme, polémico y, lógicamente, vacío, por la pandemia. Carlos Tevez, el que acababa de anunciar que abandonaba Boca un año atrás, su gran amor, era un ídolo melancólico. Uno de los intérpretes más ganadores de la historia que, en las últimas cinco, seis temporadas, desde su primer gran regreso a Boca, las controversias, los deslices y los puñales internos fueron más incisivos que algunos goles de antología.

Tevez y un golfito con amigos y familia en la tarde del jueves; ya no tiene ganas de volver a jugar al fútbol
Tevez y un golfito con amigos y familia en la tarde del jueves; ya no tiene ganas de volver a jugar al fútbol


Tevez y un golfito con amigos y familia en la tarde del jueves; ya no tiene ganas de volver a jugar al fútbol

Sufrió –desde adentro, desde afuera-, los despistes con River, la sombra del Bernabéu. Suplente con Guillermo Barros Schelotto, con Gustavo Alfaro, siempre la peleó. Lo intentó. Se fue y volvió. Con Miguel Russo era una pieza estelar en una formación raquítica, abúlica. Pero que solía ganar: el penal que devuelve el travesaño en una tarde de lunes desabrida frente a Racing no lo cambió todo: fue el disparo final, el decisivo para tomar una decisión que venía madurando largos meses antes. Las dudas de los hinchas, las dudas de Román Riquelme, ya no las soporta. Las presiones –dóciles en casi toda su trayectoria-, eran un estorbo para un ídolo de 37 años.

Regresó pleno en junio de 2015, cuando el fútbol europeo lo cobijaba. Jugaba en Juventus, lo querían Atlético de Madrid y PSG, descartó unos 20 millones de dólares de China, se inclinó por la Ribera. Ganó títulos locales que no bastaron. Polémicas, desatinos, algunos goles. Suplente, más de lo que su estirpe hubiera merecido. Se cansó. Se fue a China en 2017. La pasó mal, extrañaba, volvió. La gente –algunos hinchas-, lo miraron de reojo mientras le reabrían la puerta.

“No tengo más nada para dar. Como jugador, lo di todo”, contó, en junio de 2021. Sus últimos meses fueron –todo un símbolo-, los mejores. El gol a Gimnasia que significó un título –y arrebatado a River en la última función-, algunas pinceladas –de 9, de 10, ¿de qué jugaba Tevez?- en tiempos recientes, el tanto en la Bombonera en el clásico… Ya no era feliz.

“A los 20 años, el mundo Boca me devoró. Ahora estoy más preparado”, contó, cuando volvió con otro color político, pleno, feliz. Sufrió mucho más de lo que disfrutó.

Ahora, está en paz interior. El futbolista quedó a un costado: ganó el hombre. Y eso está muy bien, es lo mejor que podría haber pasado. Ahora que su decisión está tomada públicamente, es bueno recordar su magnífica trayectoria. En total, a nivel clubes, el Apache tiene 26 trofeos. Son 21 locales y cinco internacionales , divididos en siete clubes diferentes y en más de 18 años como profesional, desde aquel debut en la Primera de Boca en octubre de 2001. Ganó en casi todos los destinos: United, City, Juventus...

Buffon y Tevez fueron compañeros en Juventus y se hicieron muy amigos
Buffon y Tevez fueron compañeros en Juventus y se hicieron muy amigos


Buffon y Tevez fueron compañeros en Juventus y se hicieron muy amigos

Con la Selección argentina nunca pudo ser campeón, a pesar de haber jugado dos finales de Copa América, en 2004 y en 2015. Sin embargo, con las juveniles tuvo mejor suerte: ganó el Sudamericano Sub-20 del 2003, el Preolímpico Sub-23 del 2004 y la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Carlitos estuvo entre 2001 y 2004 en el club que lo vio nacer. Allí, consiguió el Torneo Apertura 2003, la Copa Libertadores 2003, la Intercontinental 2003 -ante Milan- y la Copa Sudamericana 2004 . Además, fue subcampeón de América en 2004, tras eliminar a River en semifinales. egresó al Xeneize de manera sorpresiva. Levantó el Campeonato de Primera División 2015 y la Copa Argentina del mismo año bajo la conducción de Arruabarrena, pero la presión lo superó y, tras quedar eliminado en semifinales de la Copa Libertadores ante el ignoto Independiente del Valle partió rumbo a China.

En su regreso, ya en 2018, consiguió el bicampeonato tras quedarse con la Superliga 2017/18. En 2019, y con Alfaro en el banco, el Apache convirtió uno de los penales en la definición ante Rosario Central que le dio la Supercopa Argentina al Xeneize. Ya en el 2020, volvió a ser decisivo con su gol a Gimnasia que, ayudado por el empate de River en Tucumán, le permitió al equipo dirigido por Miguel Russo conquistar la Superliga 2019-20. Y a principios del 2021 y luego de un duro golpe en la Libertadores, derrotó por penales a Banfield y obtuvo la Copa Diego Maradona.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.