Carlos Sainz se jugó el tipo con una táctica extrema por arañar unas centésimas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Carlos Sainz, justo antes de arrancar la prueba en Le Castellet, al sur de Francia
Carlos Sainz, justo antes de arrancar la prueba en Le Castellet, al sur de Francia - Créditos: @ERIC GAILLARD

Hubo una escena elocuente cuando terminó el Gran Premio de Francia: botella de agua en mano, Lewis Hamilton terminó extenuado de cansancio y se tumbó en el suelo de la sala de los tres ocupantes del podio, justo antes de escuchar los himnos y descorchar el champagne frente a los aficionados en el acto final en Le Castellet. Mientras de fondo se sucedían en un monitor las imágenes de la carrera en Paul Ricard, en ese reducto estaban también el piloto de Red Bull Max Verstappen -ganador de la carrera- y George Russell, tercero y compañero del británico en Mercedes. Sucede que el calor extremo que arrecia Europa no perdonó a la prueba realizada el domingo, y el asfalto del circuito llegó a trepar a más de 50 grados de temperatura. Una locura para los competidores.

Es brutal la exigencia física de la Fórmula 1, pero la mayoría de los pilotos llevan esta demanda al extremo. De hecho, hubo varios que admitieron no haber usado el sistema de hidratación durante la volcánica prueba, 11° carrera del Campeonato Mundial, con lo que tuvieron que aguantar un horno dentro de sus propios cockpits. Un claro ejemplo fue Carlos Sainz, que tuvo un doble trabajo: se vio obligado a remontar desde el fondo de la parrilla por una sanción al cambiar elementos de su unidad de potencia, y al mismo tiempo reconoció que no se equipó con la bebida permitida para hidratarse. ¿Qué significa prescindir de este sistema? Equivale a aliviar algo de peso en el monoplaza y ganar unas centésimas por cada vuelta, ya que cualquier factor influye para ganar velocidad y superar a los contrincantes.

Después de cruzar la meta en la quinta posición, el madrileño se mostró satisfecho con su actuación y, aunque estuvo cerca de lograr el podio, se quedó a las puertas de la lucha con George Russell y Sergio Pérez. “No bebí durante la carrera”, aseguró el piloto del Cavallino Rampante. “El coche tiene sobrepeso y decidí no beber durante todo el tiempo, no sudé mucho, así que prefería ir una décima más rápido en lugar de hidratarme”. “Por supuesto que hacía calor”, dijo a FormulaPassion. “Fue difícil adelantar con los neumáticos duros, pero pude llegar hasta el podio con los medios”.

Hamilton tampoco tomó una gota, aunque no por su decisión, sino porque hubo una avería en el sistema. En las entrevistas posteriores a cita francesa para los pilotos del podio, el heptacampeón comentó: " No he visto cuál era mi peso, pero me imagino que perdí unos tres kilos. Así que, sí, es bastante. Estoy deseando beberme el resto de esta bebida [la que tenía en la mano]”. Lando Norris, de McLaren, también señaló que no ingirió líquido durante las 53 vueltas, pero explicó que fue por motivos de salud: “Es duro, e incluso físicamente, todavía no uso una botella de agua, me hace sentir demasiado enfermo”, aseguró el británico. “Así que no puedo usarla. No puedo tomar demasiada agua cuando estoy piloteando, porque lo vomito, así que por eso lo evito”.

El Ferrari de Carlos Sainz durante el GP de Francia. Foto: Hasan Bratic/Anadolu Agency via Getty Images
El Ferrari de Carlos Sainz durante el GP de Francia. Foto: Hasan Bratic/Anadolu Agency via Getty Images

Binotto confía en Ferrari

Mattia Binotto tiene fe en que Ferrari puede recuperarse y ganar las últimas diez carreras que quedan esta temporada. El jefe de la Scuderia recuerda el potencial mostrado por el SF175 en las última carreras y pese a los problemas de fiabilidad, se pregunta por qué no soñar a lo grande.

“No se ha acabado aún”, ese es el mensaje que envió el jefe de la escudería tras el accidente de Charles Leclerc en Francia. El monegasco está a más de dos victorias de Max Verstappen, pero Binotto cree que todavía es posible ganar y se propone nada más y apunta a lo máximo: ganar las últimas diez carreras del año.

No podemos permitirnos errores, creo que el riesgo es para todos”, comentó Binotto, según publica el portal web Racing News 365. “Vamos a ir paso a paso, carrera a carrera y a estar centrados. Vamos a intentar desafiarles, a tratar de ganar todas las carreras desde ahora hasta el final, que es lo único que podemos hacer. Veremos qué pasa”, agregó el jefe de Ferrari.

“Al final de la temporada veremos dónde estamos, pero creo que lo que es más importante ver hoy, de nuevo, es el buen paquete que tenemos. No hay razón por la que no podamos ganar diez carreras de ahora al final. Creo que hay que mirarlo con el lado positivo, me gusta ser positivo y mantenerme optimista”, ha insistido.

Vídeo | Vettel: "Debemos encontrar una forma más sostenible de practicar nuestro deporte"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.