Candelo sobre su salida: “Me voy con la cabeza en alto”

La relación de Mayer Candelo y Deportivo Cali no terminó de la mejor manera. El entrenador, que llegó con la ilusión de tener un proceso largo, no logró encajar las piezas de la mejor forma lo cual le impidió sacar al equipo de los últimos lugares.

Es por ello que hace una semana, el cuadro azucarero tomó la decisión de rescindirle el contrato en unos días bastante movidos ya que un día antes de su despido se produjo la invasión de hinchas durante la derrota ante Cortuluá.

Luego de toda esta situación, el entrenador se pronunció este martes sobre su salida y aseguró que la directiva le está haciendo mucho daño al equipo.

“Le están haciendo daño a una institución maravillosa que hemos tenido con tanta historia, y que hoy por egos y orgullo le están haciendo daño, me duele mucho, no de los hinchas sino de las personas que estuvieron en Tuluá y se metieron a una cancha a seguir dañando la imagen de nuestra institución”, comentó de entrada.

“El que le está haciendo daño no soy yo, sino los mismos que los mandaron o que los pusieron a hacer eso, que tienen que pensar un poco y saber que, por encima de los hombres y dinero, esta una institución llamada Deportivo Cali”, añadió.

Por su parte, reveló que no tuvo conflictos con Teófilo Gutiérrez: “Aquí nunca hubo diferencias con ningún jugador, menos con él. Que me toca corregir, exigir, es diferente a que haya diferencias. Uno cuando coge un equipo viene siendo como el papá de sus hijos. En el momento, si Teo había hecho cosas no adecuadas, se le corrigieron, dijeron, mostraron, más no se le fue atacado ni al revés”.

Además, afirmó que la invasión de hinchas en Tuluá fue planificada: “Es que no había llegado al club y ya era resistido, llegué y fui resistido, y terminé siendo resistido porque mucha gente no quiso que fuera yo, porque el Cali da beneficios, entonces hoy queremos una institución donde no solo nos aprovechemos de lo personal sino de lo colectivo, donde el ganador sea el Cali”.

Candelo además dejó en claro que él no pidió ninguna indemnización por su salida temprana del equipo: La indemnización ellos la pusieron, que eran dos meses, mi contrato no estaba ligado a una indemnización de año y medio como se divulgó”.

Finalmente, aseguró que sale del Cali muy tranquilo: “Ni lloré ni me sentí mal, por eso ni corrí el día que se metieron los hinchas. Me voy con la cabeza en alto, me voy feliz porque no robé, no maté a nadie, no tengo porque llorar ni sentirme mal, sé que muchas de las cosas que pasaron fueron planeadas, pagadas y demás”.

Foto: Dimayor