Los caminos de Chile y Letelier, por dos autopistas paralelas

·2  min de lectura

Armenia (Colombia), 23 jul (EFE).- Las selecciones femeninas de Chile y Venezuela jugarán este domingo por el derecho a una repesca al Mundial en Nueva Zelanda y Australia al tiempo que José Letelier, como si jugara su suerte en una ruleta rusa, sabrá con el resultado final si su cargo pasará a manos de otro entrenador.

El exfubolista, de 56 años, vive los momentos más críticos en el banquillo desde que sus resultados como entrenador le hicieron merecedor en 2015 de un contrato indefinido con la federación chilena, la Asociación Nacional del Fútbol Profesional (ANFP).

La Roja Femenina quedó el 20 de julio al margen de las semifinales de la Copa América que se disputa en Colombia, una realidad que la margina de los Juegos Olímpicos de París 2024.

Y este domingo, el partido con Venezuela por el quinto puesto en la ciudad cafetera de Armenia, se ha tornado en un motivo de presión y orgullo para las futbolistas chilenas.

El desafío no es fácil pues la Vinotinto femenina venció en dos partidos amistosos seguidos a la Roja en la fase de preparación para la actual Copa América.

Así las cosas, ganar significa poner las manos en un pasaje para la repesca al Mundial de 2023. Y perder, el fin de un ciclo de esperanza.

Letelier llegó a la ANFP hace siete años para hacerse cargo de la selección sub'20, y al poco tiempo tomó el timón de la absoluta, con la que llegó hasta la final de la Copa América de 2018, que perdió con Brasil.

También llevó a las chilenas a su primer Mundial, el de Francia 2019, y a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

'El Pulpo' es el único futbolista chileno que fue campeón de la Copa Libertadores como portero en 1991 con Colo Colo, y de la versión femenina en 2012 como entrenador, también del club Cacique.

Pero las turbulencias vividas por el equipo durante la Copa América de Colombia han comenzado a insinuar un gran desgaste en el trabajo de la comisión técnica, según allegados al equipo concentrado en Armenia.

Y con la fatiga del metal, los promotores del cambio se dividen en dos corrientes.

Los que piden una entrenadora extranjera para seguir las exitosas experiencias de Brasil con la sueca Pia Sundhage y de Venezuela con la italiana Pameila Conti. Y los que se inclinan por otra receta de la casa, como Carlos Véliz, director técnico de la plantilla femenina de Universidad de Chile.

Emily Lima, quien en 2017 se tornó la primera mujer al frente de la selección femenina absoluta de Brasil, es la candidata de los promotores de una fórmula extranjera en Chile.

De 41 años, Lima anunció el 20 de julio el fin de su ciclo con la selección de Ecuador, que dirigió durante dos años y medio desde 2019.

Lima, quien ya ha regresado a su país, espera definir en los próximos días su nuevo reto futbolístico.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.