Cameron Smith es el campeón en St Andrews tras una última ronda para el recuerdo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Cameron Smith hizo historia este domingo al quedarse con la 150a edición del British Open en el mítico campo de St Andrews en Escocia. El australiano firmó una última ronda de ensueño para terminar con -20 y dejar en el camino al favorito del público, Rory McIlroy, reclamando así el primer major de su carrera.

Fue una remontada espectacular de Smith en uno de los campos más importantes de la historia del golf. El australiano arrancó la jornada a cuatro golpes del líder McIlroy, y parecía que las cosas no mejoraban con un inicio algo lento para el australiano en los primeros nueve hoyos.

Pero Smith, de 28 años y número seis del ranking mundial, se embaló en el momento justo: consiguió cinco birdies consecutivos en los primeros cinco hoyos de vuelta para superar en el tablero a un McIlroy que por ese entonces luchaba por hacer cosas buenas con su putter.

El norirlandés, a pesar de comenzar la jornada como líder junto con Viktor Hovland -el noruego se cayó temprano-, no pudo mantener su buen nivel de los primeros tres días. Y aunque acabó la jornada sin errores (dos birdies, sin bogeys), no fue suficiente para conseguir su quinto major y dejar atrás la larga espera de ocho años sin consagrarse en este tipo de torneos.

Los últimos hoyos trajeron una definición apasionante. Mientras Smith siguió convirtiendo todas sus oportunidades con el putter, Rory dejó pasar chances inmejorables para estirar la definición a un playoff, cuando ya se encontraba un golpe por debajo en el tanteador.

McIlroy erró su intento de birdie en el 17 que le hubiese permitido alcanzar a Smith en la punta. Minutos más tarde, Smith comenzó a sentenciar la historia con un espectacular toque en el hoyo 18, obligando al norirlandés a hacer un águila en el cierre. Pero ese golpe milagroso nunca llegó.

Así entonces, Smith reclamó el Claret Jug y demostró por qué es considerado como uno de los mejores golfistas de la actualidad. Mientras tanto, McIlroy tampoco terminó segundo: ese lugar le perteneció al joven Cameron Young, tras embocar un águila en el 18.

La última ronda de -8 le permitió a Smith igualar la mejor producción para un campeón en un día domingo en la historia de los majors, junto con Henrik Stenson en el Open de 2016 y Gary Player en el Masters de 1978.

Además, el total de -20 es el mejor score bajo par en toda la historia de los majors, junto con el de Dustin Johnson en el Masters de 2020, Henrik Stenson en el Open de 2016 y Jason Day en el PGA Championship de 2015.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.