Camerún - Serbia: el gol “de cucharita” que le dio más brillo a un emotivo empate 3-3 en el Mundial 2022

Aboubakar ya dejó pasar a Maksimovic y marca el descuento de Camerún con una definición perfectam, por encima del arquero
Aboubakar ya dejó pasar a Maksimovic y marca el descuento de Camerún con una definición perfectam, por encima del arquero - Créditos: @Pavel Golovkin

Camerún y Serbia no saben todavía qué será de su futuro en Qatar 2022. Aunque solo hayan sumado un punto de seis posibles, matemáticamente tienen chances de meterse en los octavos de final.

A pesar de su pobre cosecha, protagonizaron hoy el mejor partido del Mundial. Electrizante. De ida y vuelta. A un ritmo altísimo. Y con dos datos tangibles: los serbios anotaron el mejor gol colectivo del torneo (Mitrovic la empujó a la red después de una jugada de papi fútbol) y el camerunés Aboubakar señaló el mejor tanto individual, cuchareando la pelota por encima del arquero rival con una calidad técnica perfecta.

Curiosamente, en medio de una competencia que se caracteriza por la enorme cantidad de futbolistas (137) que no representan a sus países de nacimiento, tres de los seis goles del encuentro los marcaron jugadores que nacieron muy lejos de las fronteras de estos dos países.

El 1 a 0 para Serbia lo marcó Jean-Charles Castelletto. Nacido en Clamart, Francia, Castelletto podría ser compañero de Kilian Mbappé. Sin embargo, eligió defender la camiseta del país de origen de su madre. En esa pulseada de sentimientos que tiene desde que nació, también tenía la chance de jugar para Italia, tierra en la que nació su papá.

Jean-Charles Castelletto, nacido en Francia, marcó el 1 a 0 para Camerún ante Serbia
Jean-Charles Castelletto, nacido en Francia, marcó el 1 a 0 para Camerún ante Serbia - Créditos: @Pavel Golovkin

En esa ráfaga de tres minutos en los que Serbia dio vuelta el resultado sobre el final del primer tiempo, primero lo empató Strahinja Pavlovic, al conectar de cabeza y tiro libre desde la izquierda.

Pero casi inmediatamente después el que desniveló para los europeos fue el español Sergej Milinković-Savić, nacido en Lérida. El mediocampista de Lazio definió con un remate desde afuera del área, que tomó mal ubicado a Devis Epassy.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El 3 a 1 fue un golazo. Tal vez el mejor desde la elaboración colectiva. Gracias a la presión alta, los serbios recuperaron el balón cerca del mediocampo y siete pases más tarde Mitrovic la empujó a la red.

Para no quedarse atrás, Vincent Aboubakar descontó con otro golazo. Que no pudo celebrar porque le cobraron una posición adelantada que el VAR desestimó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Apenas pisó el área, el número 10 de Camerún metió un amague que hizo pasar de largo al zaguero Nemanja Maksimovic y, en una baldosa, la cuchareó ante la salida del arquero. Una definición perfecta.

En otra ráfaga de dos minutos, el conjunto africano llegó al empate. Lo anotó el alemán Eric Maxim Choupo-Moting, que nació en Hamburgo y decidió representar a Camerún. Con un dato que le permitió gritar con más fuerza el tanto que hizo luego de empujar la pelota al fondo de un arco vacío, después de un muy buen contragolpe. Hasta este lunes, el delantero había disputado seis partidos en mundiales y los había perdido todos, en un curioso y negativo récord.

El partido de los golazos finalizó 3 a 3 en medio de aplausos y agradecimiento del colorido público, que disfrutó de un espectáculo inolvidable.

“Una alegría para nuestro pueblo”

“En estas competiciones hay que demostrar el deseo de victoria”, dijo en la zona mixta Aboubakar, cuyo ingreso en el partido fue clave para la remontada camerunesa. Y agregó: “Mis compañeros hicieron una gran primera parte, a pesar de algunos pequeños errores. Nos pareció que ellos (Serbia) estaban un poco cansados. Cuando entré en juego, intenté sacar el máximo provecho”.

En relación a la emotiva igualdad, el número 10 resumió: “Lo más importante es darle una alegría al pueblo camerunés. La clave está en la mentalidad y el espíritu colectivo, y en ese sentido hicimos un gran partido”, agregó.

Camerún no pudo contar con su arquero titular, André Onana, que pidió abandonar el equipo, según el seleccionador Rigobert Song, en un contexto de informaciones que apuntaban a una pelea entre ambos.

“Es un jugador importante, pero estamos en un torneo difícil”, dijo Song. Y amplió: “Sé lo que tengo que hacer, y es asegurar que el equipo tenga prioridad sobre cualquier individuo. André quería salir (de la selección) y nosotros aceptamos esa postura. En una plantilla, la disciplina es importante”.