Camacho-Quinn, bronce en 100 con vallas; récord de Amusan

·2  min de lectura
De izquierda a derecha posan la jamaiquina Britany Anderson, la nigeriana Tobi Amusan y la boricua Jasmine Camacho-Quinn, tras la final de los 100 metros con vallas en el Mundial de atletismo, el domingo 24 de julio de 2022, en Eugene, Oregon (AP Foto/Ashley Landis)
De izquierda a derecha posan la jamaiquina Britany Anderson, la nigeriana Tobi Amusan y la boricua Jasmine Camacho-Quinn, tras la final de los 100 metros con vallas en el Mundial de atletismo, el domingo 24 de julio de 2022, en Eugene, (Ashley Landis / Associated Press)

Hace aproximadamente un año, le dio a Puerto Rico su segunda presea de oro en la historia de los Juegos Olímpicos. Ahora, es la primera mujer de la isla que sube al podio en un Mundial de atletismo.

En una competición durísima que incluyó un récord mundial por parte de la rival que se llevó el oro.

Parece que Jasmine Camacho-Quinn cumplió con la misión de enorgullecer a los habitantes de la tierra de donde es originaria su madre.

“Estoy agradecida por ganar esta medalla. Lo único que yo quería era seguir compitiendo y ganando carreras para Puerto Rico, por mi mamá”, dijo en inglés la vallista.

La boricua, nacida en Estados Unidos, rescató el bronce el domingo en los 100 metros con vallas, que deparó un actuación asombrosa por parte de la nigeriana Tobi Amusan.

En la semifinal, Amusan quebró el récord mundial, al parar el reloj en 12,12 segundos. La marca pareció ser efímera.

Un par de horas después, la velocista nigeriana, cuarta en los Juegos Olímpicos del año pasado, mejoró su hazaña con 12,06, pero este registro no se oficializó.

La marca anterior, de la estadounidense Ken Anderson, era de 12,20 segundos, y se remontaba a 2016.

¿Se enteró Camacho-Quinn del primer récord, que a la postre fue el único?

“Sí, estaba al tanto. Miré la TV y dije: ‘¡Bueno, eso tenemos, ahora hay que superarlo!’”, respondió.

En la final la jamaiquina Britany Anderson cruzó la meta en 12,23 y Camacho-Quinn quedó una milésima de segundo detrás.

En la antesala del Mundial, Camacho-Quinn había advertido que uno de sus retos principales era lidiar con la presión que se derivaba de su condición de campeona olímpica vigente. También había dicho que había cada vez más contrincantes de gran nivel, lo que permitía avizorar nuevas marcas.

“El año pasado después de los Olímpicos, me di cuenta de que las vallas estaban evolucionando. Sentí que desde ese momento en adelante, estas carreras iban a ser mas rápidas”, indicó. “Lo hicimos bastante bien. Hubo muchos puertorriqueños ahí hoy. Pienso que ofrecimos el mejor evento de todo el Mundial”.

En realidad, pudo haber sido la mejor carrera de esta modalidad en la historia. Y todo en su primera participación dentro de un Mundial —se perdió la cita en Doha 2019 por una lesión.

“Sí, había algo psicológico”, dijo. “Hubo un récord... Fue una gran carrera. El bronce estuvo ahí en una competencia donde el estándar se elevó. Tan sólo estar ahí con gente que corrió tan rápido me hace estar agradecida.

“Aprecio simplemente el hecho de correr”.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.