Calderón: "La plata de Pekín fue increíble; la de Londres dolió más"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Tokio, 24 jul (EFE).- En Pekín 2008, el ciclo victorioso de la selección española acababa de empezar y su presencia en la final olímpica contra Estados Unidos fue "un poco sorpresa", lo que convirtió esa plata en "algo increíble", recuerda a EFE el exbase José Manuel Calderón. Sin embargo, la plata de Londres 2012 "dolió más" a un equipo español que soñaba con batir al 'Team USA'.

"En esa primera medalla perdimos ese partido, pero era como que no pasaba nada, era una medalla olímpica, algo increíble que iba a ser para la historia. Sin embargo, eso no fue igual cuando avanzamos al 2012", rememora el exjugador pacense (Villanueva de la Serena, 1981) en conversación telefónica con la Agencia EFE.

Aquella primera final exigió al máximo al conjunto norteamericano (107-118), cuyas figuras tuvieron que emplearse a fondo -28 puntos de LeBron James y 27 de Kobe Bryant y Dwyane Wade- y es recordada como una de las mejores finales de la historia del baloncesto olímpico.

"Yo creo que también porque fue un poco sorpresa para todo el mundo, aunque la gente pensaba que nosotros éramos buenos quizá no que podríamos competir tanto de tú a tú", explica Calderón, que asegura que en el vestuario de aquel conjunto español tenían "muy claro que podían competir" y lo demostraron.

El base pacense no pudo disputar esa final, ni la semifinal previa contra Lituania (91-86) porque se lesionó en el duelo de cuartos ante Croacia (72-59), pero eso no empaña su recuerdo.

"Tuve una roturita en los aductores que me impidió jugar la semifinal y al final, pero el recuerdo es igual de bueno, porque estaba en el banquillo, saltando con los compañeros y no tengo sensación de haberme perdido nada, aunque no jugara esos partidos", explica.

Cuatro años más tarde, España -que antes de Pekín ya se había proclamado campeona mundial en Japón 2006, y tras la plata olímpica se impuso en los siguientes dos Eurobasket- ya no podía jugar la carta de la sorpresa, en un torneo en el que perdió dos partidos de la fase de grupos ante Rusia (74-77) y Brasil (88-82), consolidando una de las claves de este conjunto: ir de menos a más, para estar en el punto óptimo en los partidos clave.

"Yo creo que vas aprendiendo, te das cuenta cuándo hay que estar bien, y lo hemos demostrado en muchos campeonatos que al final hay que ganar los partidos que hay que ganar, y esos son los cruces Al final lo importante es que en cuartos y semifinales estamos ahí y volvimos a luchar por otra medalla de oro", apunta.

Fue otro duelo igualado, incluso más en los guarismos finales que el de Pekín (100-107), pero en esta ocasión la plata ya no era novedad para un equipo español que quería el máximo.

"Esa final dolió más. Pensábamos que les podíamos ganar, la medalla de plata ya la teníamos de los Juegos anteriores, y a mí, a todos, nos dolió mucho más, porque es como que esta ya la teníamos, que lo que nos falta era el oro", reconoce.

La trilogía olímpica del base extremeño se completó en Río 2016, en unos Juegos en los que su participación fue menor (una media de 3 minutos en pista entre todos los encuentros), pero que vivió "tranquilo y feliz" porque sabía el papel que tenía que jugar en su último campeonato con el conjunto español.

"Yo lo hablé con Sergio (Scariolo, seleccionador) y el equipo sabía cuál era mi rol. Fui tranquilo, feliz de disfrutar y con muchas ganas de poder a ayudar, fuera un minuto, cuatro o diez, a conseguir otro hito para el baloncesto español y despedirme de la selección con un bronce en unos Juegos fue una experiencia increíble", afirma el base.

'LA FAMILIA' VUELVE A SAITAMA

Estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán los del retorno de la selección al Saitama Super Arena, el escenario donde se proclamaron campeones del mundo en 2006, cuando se abrió el camino a los éxitos anteriores, un pabellón entonces "supermoderno" donde Calderón recuerda perfectamente uno de los momentos clave de aquel campeonato, la agónica semifinal ganada a Argentina (75-74) en la que fue el encargado de tirar los tiros libres definitivos.

"Recuerdo que yo me consideraba un buen tirador, voy a la línea y fallo el primero, con empate en el marcador. No fue nada fácil meter el siguiente. Para mí ese fue el momento", asegura el exdirector de juego del conjunto español.

Ese triunfo fue el primero de muchos hitos de 'La Familia', el nombre que ha identificado últimamente a la selección y que titula la serie documental que acaba de estrenar la plataforma Amazon Prime Video, que refleja el crecimiento de la 'generación del 80' desde el Mundial junior de 1999 hasta las tres medallas olímpicas y otros tantos títulos, y en el que Calderón es uno de los narradores.

Una de las claves del éxito sostenido en el tiempo es el compromiso de los jugadores. "Anteponíamos el equipo, España, a cualquier cosa, a cualquier ego personal. Jugar durante tantos años juntos era una ventaja contra cualquier equipo, en momentos malos sabíamos cómo reaccionar, cómo hacer las cosas, cómo ayudarnos unos a otros, y eso no lo tiene un equipo que cambia cada año, algo que podía pasar en otras selecciones", recuerda.

CONFIANZA EN ESPAÑA PESE AL 'GRUPO DE LA MUERTE'

España, con Pau Gasol al frente -"tenía muchas ganas de que pudiera llegar sano", admite Calderón- afrontará en estos Juegos de Tokio 2020 un grupo en el que su presencia como campeona mundial de 2019 va unida a la subcampeona, Argentina, la campeona europea Eslovenia, y la anfitriona Japón, en el 'grupo de la muerte'.

"Es un grupo difícil, y encima este nuevo formato lo complica más, tienes que clasificarte entre los 2 primeros o ser el mejor tercero de los tres grupos y luego encima vas a sorteo, puedes quedar segundo y encontrarte a Estados Unidos en cuartos de final. No es fácil. Solo necesitas seis partidos este año para ser campeón, hay que estar desde el día 1, no hay pasos en falso, cuenta el primer partido, y mucho además", apunta.

Para Calderón, Estados Unidos tiene "un muy buen equipo" pero tendrá que estar atento porque el baloncesto internacional está "cada vez más igualado" y el 'Team USA' tiene "muchos jugadores que no han jugado baloncesto FIBA". Aun así, la selección norteamericana "sigue siendo favorita". "Pero no les va a valer con presentarse solo", agrega.

El triple medallista olímpico con la selección española confía en que sus excompañeros puedan repetir la hazaña y traerse otro metal a casa, el cuarto consecutivo y el quinto de la historia del equipo español masculino de baloncesto.

"Yo tengo confianza, como siempre, en que España va a estar en la lucha por las medallas. No sé decirte de qué color, pero creo que vamos a estar otra vez porque el equipo sabe competir y sabe llegar. No va a ser fácil, eso está clarísimo, pero quiero verles ahí otra vez. En mi imaginación los veo luchando por todo", finaliza.

Miguel Ángel Moreno

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.