La brutal paliza de un padre a su hija tenista en la tierra de Novak Djokovic

La golpiza de un padre a su hija en un club de tenis serbio
La golpiza de un padre a su hija en un club de tenis serbio

Las imágenes paralizan. Hasta dónde puede llegar la exigencia y la severidad de los padres sobre sus hijos deportistas, que finalmente se convierten en maltrato. Un video aficionado captó cómo un hombre castigaba a una niña en el court de tenis, en una situación que generó una enorme indignación. Esto ocurrió en las pistas del club Estrella Roja de Belgrado -nada menos que la ciudad de la que es oriundo Novak Djokovic- y según la persona que filmó, el agresor se trata de un entrenador del club, que es nada más y nada menos que el padre de la jugadora, ambos de origen chino y residentes en Serbia.

El video fue difundido por Igor Jukic, un activista serbio contra el maltrato infantil, en su cuenta de Twitter. “Otra brutal violencia de un padre contra su hija. Recibí información de que era una familia que venía de China. Presentaremos cargos penales contra este monstruo también”, dice Jukic en su tuit. Creo que sería importante para nuestros nuestros hijos se implicaran y pidieran un informe a la Asociación Serbia de Tenis.

En la filmación puede verse cómo el hombre empieza a recriminarle algo a la joven, que en una posición totalmente de sumisión no opone resistencia a la violencia ejercida. El hombre le pega golpes de puño y puntapiés. Luego, cuando la chica se sienta, el agresor la zamarrea, la arroja al piso y comienza a darle patadas. Es allí donde aparecen en escena los gritos de quienes eran testigos de la escena, y la filmación se termina.

Las siguientes imágenes contienen material que pueden herir tu sensibilidad. Recomendamos discreción.

Finalmente, a partir de la viralización del video, se ordenó una orden de captura que permitió detener al agresor. El tuit de Juric generó una catarata de respuestas, entre ellas la de la extenista Pam Shriver, que escribió: “Todos tenemos que denunciar, y presentar cargos contra este tipo de abusos horribles”, bajo el hashtag tenis unido contra el abuso (#tennisunitedagainstabuse). E instó a contactarse con Novak Djokovic, como símbolo de la ciudad donde se produjo este hecho aberrante: “Pidámosle a @DjokerNole que ayude detrás de escena. Tenemos que trabajar todos juntos para frenar los abusos. Igor gracias por hacer tu parte”.

“Novak no es responsable de esto y no quiero involucrarlo en este caso. Pero, la Federación de Tenis de Serbia y la Federación de Tenis de Belgrado deben reaccionar. Porque la policía ha hecho su trabajo, el agresor ha sido detenido... Pero ahora, ¿permitiremos que esto siga ocurriendo?”, se preguntó Juric, que comenzó a militar contra el abuso infantil a partir de una trágica experiencia propia: en 2014, su hija Tijana, de 15 años, fue secuestrada y asesinada.

Otra extenista, la española Anabel Medina, medallista olímpica en Beijing 2008 y dos veces campeona de Roland Garros en dobles, también clamó por tomar especial atención por estos casos: “Por favor… que alguien haga algo… se me parte el alma. @WTA @ITFTennis. Totalmente sumisa, cuantas veces lo habrá hecho? Con que miedo entrará a la pista a jugar?”.

El caso Djokic

Las historias de abusos en el tenis llevan a un caso muy reciente, el de Jelena Djokic. La extenista dejó su huella en el mundo del tenis por haber sido número 4 del mundo en 2002 y por haber alcanzado las semifinales de Wimbledon 2000. Pero también es muy recordada por haber sufrido terribles abusos de su padre (Damir, que ejercía a su vez de entrenador). Retirada del profesionalismo en 2014 por una lesión, vivió más pesadillas tras dejar los courts: una profunda depresión la llevó a refugiarse en la comida, llegó a pesar 120 kilos e, incluso, estuvo al borde del suicidio. En las últimas horas, sacudió al mundo de las raquetas con un posteo en el que confesó haber estado cerca de quitarse la vida en abril pasado, saltando desde un piso 26.

“28.04.2022. Casi me tiro del balcón del piso 26 y me quito la vida. Nunca olvidaré el día. Todo está borroso. Todo está oscuro. Sin tono, sin imagen, nada tiene sentido... solo lágrimas, tristeza, depresión, ansiedad y dolor. Los últimos seis meses han sido duros. Ha sido un llanto constante en todas partes. Desde esconderme en el baño cuando estoy en el trabajo para secarme las lágrimas para que nadie lo vea hasta el llanto imparable en casa entre mis cuatro paredes ha sido insoportable. Los sentimientos constantes de tristeza y dolor simplemente no desaparecen y mi vida se ha hecho añicos. Me culpo a mí mismo, no creo que sea digna de amar y tengo miedo”, relata, con extrema crudeza, Dokic, ganadora de diez títulos de la WTA (seis en singles y cuatro en dobles).

Dokic, que en su momento irrumpió con fuerza en el circuito (con solo 16 años se hizo popular tras derrotar por 6-2 y 6-0 en la primera ronda de Wimbledon 1999 a la talentosa suiza Martina Hingis, que ese año había ganado Australia y llegado a la final de Roland Garros) y poco a poco se fue apagando por los abusos sufridos por su padre, sigue luchando con esfuerzo, intentando -dentro de sus posibilidades- hablar de salud mental y ser un sostén para otros que viven la misma pesadilla.

La confesión de Pérez Roldán

En mayo de 2020, una entrevista de LA NACION sacudió al mundo del tenis. Fue cuando Guillermo Pérez Roldán, gran tenista argentino de los años 80 y parte de los 90, reconoció que había sufrido maltrato físico y abusos de parte de su padre, Raúl, que además era su entrenador. “Sufrí el maltrato físico. Todos sabían. La cosa fue conmigo. Y con mi hermana al principio. Pero cuando empecé a facturar yo, mi hermana pasó a un segundo plano. Tengo que decir que fue un técnico de la puta que lo parió de bueno, pero un padre de mierda. No podía ser que ganar un partido era un alivio y en determinados momentos, en vez de poder disfrutar a los 19 años, ya no di más”, dijo Pérez Roldán.

“Si yo te contara realmente las cosas fuertes, como perder un partido, entrar en una habitación y que te peguen una piña en medio de la boca con el puño cerrado. Y yo las corría todas, eh. O que te metan la cabeza en un baño o que te agarren a cintazos arriba de una cama. O un robo de cuatro o cinco millones de dólares. Todo lo que gané jugando al tenis, al otro día no lo tenía. Mi vieja [Liliana Sagarzazu] y mi viejo firmaron para sacarme la plata de mis cuentas”, fue otro de los testimonios impactantes de Pérez Roldán en la entrevista.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

CDMX: lo acusan de acosar a mujer en el Metro y acaba hiriendo a varios con un arma