Breves de deportes

Hay esperanza para "Checo" Pérez

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 30 (EL UNIVERSAL).- Sergio Pérez largará desde el cuarto sitio de la parrilla, luego de una clasificación que el propio piloto tapatío consideró haber realizado "a ciegas".

Ya fuera del monoplaza, Pérez explicó que sufrió problemas eléctricos que le impidieron ver la telemetría y eso dificultó su participación en la qualy: "Prácticamente pasé una calificación totalmente a ciegas por un problema eléctrico; no tenía una referencia durante la vuelta, estamos tan acostumbrados a la telemetría, que me hizo falta", dijo el piloto de Red Bull.

Checo lamentó esas fallas, pues consideró que "pude haber peleado mucho más por esa pole".

---XXX---

Dominik Mysterio quiere lucir

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 30 (EL UNIVERSAL).- La lucha libre en México es un deporte sagrado.

La gente la vive de una manera muy especial y las empresas de todo el mundo reconocen la entrega de los gladiadores y fanáticos, y eso lo sabe la mayor compañía luchística del mundo como lo es la WWE, que regresará a la Ciudad de México después de tres años este día.

Sin duda, uno de los grandes exponentes del pancracio nacional como Rey Mysterio, vivió un momento que pocos pueden presumir durante estos años y fue ver a su hijo debutar como una superestrella de la World Wrestling Entertainment.

Dominik Mysterio ya lleva dos años en el máximo nivel luchístico en el mundo. Ya hizo historia junto a su progenitor al ser los únicos campeones de parejas en la historia de la WWE, siendo formada por padre e hijo e incluso ya hasta "traicionó" a su familia yéndose al bando rudo para formar parte de la agrupación The Judgment Day.

---XXX---

A Néstor Araujo la vida le concede una revancha muy dulce

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 30 (EL UNIVERSAL).- El pequeño Néstor Araujo nació en Guadalajara, Jalisco, hace 31 años, tuvo cinco hermanos. Y para mantener a la familia, don Félix, su papá, hacía todo tipo de trabajo.

Ahí el pequeño Néstor ayudaba. Sus padres vendían ropa en el tianguis, a veces comida, de todo y el pequeño Néstor era el mandadero oficial: "Ve por pan"… "Ve por leche"… "Ve por cambio"…, y él iba, pero con un balón pegado en el pie, "regateando" a la gente que caminaba entre los puestos.

Don Félix buscaba en todo para sacar dinero para la familia. Se acercaba al estadio Jalisco y la hacía de revendedor. Hacía el trato y cuando se quedaba sin boletos, el pequeño Néstor iba por las demás entradas, siempre con el balón en los pies.

El pequeño Néstor comenzó a crecer, con el balón como amigo, de jugar en los tianguis pasó a jugar en las canchas de tierra. Rubén Matturano, entonces visor de Cruz Azul, vio a un Araujo, pero a Félix, no a Néstor.