Brenda Carabajal, de Palma Sola a Nueva York: los sueños de una campeona de la Puna

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Brenda Carabajal es jujeña, tiene 31 años y cumplirá con su gran objetivo. Llegar al Madison Square Garden de Nueva York
Brenda Carabajal es jujeña, tiene 31 años y cumplirá con su gran objetivo. Llegar al Madison Square Garden de Nueva York

Brenda Carabajal tiene 31 años. Sus trenzas prolijas y atractivas le dan volumen y fuerza a su larga caballera azabache. Renegrida y contrastante con su piel blanca y ojos grandes, siempre atentos y abiertos a lo que ocurre a su alrededor.

Creció en Palma Sola, en el campo jujeño y desde niña sabía que la paz y la quietud que compartía con sus 5.000 vecinos alguna vez iba a caducar. Su vida reclamaba otras cosas. Superación, aventura profesional y realización. Más allá de haber cumplido con su primera misión: estudiar enfermería y ejercer la profesión. Parece emerger de las rebeldes composiciones musicales de Los Tekis y del encanto del carnaval de la puna.

Entendió que su futuro estaba en Buenos Aires y fue cobijada aquí por su ídola: la formoseña Marcela Acuña, quien la ayudo a crecer en todo.

Cumplirá con su gran objetivo. Llegar al Madison Square Garden de Nueva York. Casi como dándole la razón a sus “viajes y vuelos” espirituales de aquellos atardeceres interminables mirando el horizonte y su vegetación de su pueblo. Será oponente de la mejor boxeadora del momento: Amanda Serrano, puertorriqueña y ganadora de siete títulos mundiales en pesos diferentes . La confirmación de este match para el sábado 6 de agosto próximo fue la noticia excluyente de estos días.

Sabe que el boxeo -su pasión- se convirtió en un trabajo tentador y que los cheques atractivos no pueden relegarse. Más allá de lo distante e inalcanzable que aparenta ser este cometido. Algo casi sentenciado con una postura a favorita de 10-1 en su contra. Sin embargo, en épocas donde las historias atractivas cotizan mucho mejor que los análisis de lógica y certidumbre, Brenda Carabajal entra en escena.

Su desafío ante Serrano, campeona mundial absoluta Pluma (OMB), representará su trasnoche de “Cenicienta”. Y buscará aprovecharla como pueda o como más le convenga. Quizás, una digna actuación ante la primera plana de la maquinaria del pugilismo femenino pueda reportarle de un concepto elogioso.

Boxeará no solo a la sombra de Amanda en el ring, sino también bajo la arrogancia del divo de la velada: Jake Paul, de 25 años, nacido en Cleveland (Ohio), ganador de 5 cotejos (4 K.0), líder de las redes sociales y protagonista central del show.

¿Qué es Brenda Carabajal como campeona interina? Una atleta de buen porte corporal para los 57.152 kg del peso Pluma. Tras tres fracasos mundialistas obtuvo la corona en Estados Unidos. Fue la primera argentina en consagrarse en ese país. Lo hizo al batir por puntos a la rusa Elena Gradinar, en Atlantic City (en 2020), capturando el cetro interino (FIB) que perdió en su primera defensa ante Sarah Mahfoud, meses más tarde en Dinamarca.

Cuando su carrera parecía esfumarse en lo más intrascendente reconquistó el cetro mundial pluma -interino- OMB al batir sin convencer a la entrerriana Débora Dionicius, en Santa Fe, en mayo pasado.

El momento soñado por Brenda Carabajal, con el cinturón de campeona del mundo de la categoría pluma
El momento soñado por Brenda Carabajal, con el cinturón de campeona del mundo de la categoría pluma

Ambas -Amanda y Brenda- son dueñas de una porción del cetro OMB. Serrano viene de perder -injustamente- frente a la irlandesa Katie Taylor, en abril último en un repleto Madison Square Garden, en el match más trascendente de la historia del box de mujeres. Subió tres kilos para ese cotejo y ahora vuelve a su peso real.

La industria del boxeo aniquiló las equivalencias y los cuidados de los deportistas para montar sus espectáculos. Algo que la crítica pugilística -por fortuna- aún mantiene. Pese al diagnóstico adverso, nada ni nadie podrá abortar los sueños y las quimeras de quienes, como Brenda Carbajal, los ambicionaron con mucho sacrificio en aquellos crepúsculos solitarios compartidos con la deliciosa naturaleza de su Palma Sola del corazón.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.