El brasileño Lucas Fink, del skimboarding a surfear olas gigantes en Nazaré

·3  min de lectura

Lisboa, 5 sep (EFE).- Campeón mundial de skimboarding, una modalidad que consiste en deslizarse por la orilla del mar con una fina tabla, el brasileño Lucas Fink decidió abrazar el desafío de enfrentarse a las olas gigantes de Nazaré (Portugal) y espera entrar en el libro de los récords Guinness.

"Siempre soñé con poder salir de mi zona de confort y surfear las olas del mundo", aseguró en una entrevista con EFE Fink, que está inmerso en el Circuito Mundial de Skimboarding, con altas posibilidades de volver a coronarse campeón.

Fink (Rio de Janeiro, 1998) ha vencido tres de las cuatro etapas disputadas del circuito y tiene otras dos por delante, la siguiente el próximo in de semana en el Faro de Trafalgar, en Cádiz.

RUMBO AL CAMPEONATO MUNDIAL

El camino para llegar a la cima comenzó hace tiempo, cuando el brasileño tenía 6 o 7 años y unos amigos le invitaron a probar el skimboard, un deporte que mezcla el surf y el skate y que se practica en la orilla del mar.

"Salí aquel día y les pedí a mis padres que me comprasen una tabla", recuerda.

Más tarde descubrió en internet las maniobras que realizaban los grandes campeones de la modalidad, por aquel entonces estadounidenses, y el skimboarding dejó de ser sólo una afición.

"Decidí que era lo que quería hacer", cuenta Fink, que empezó a entrenar y a participar en campeonatos.

Con los años, el sueño de llegar a la cima se fue acercando: "Al principio todavía está sólo en tu cabeza. Poco a poco lo vas llevando a la realidad y lo transformas en un proyecto y ves qué necesitas hacer para llegar a él".

En 2013 y 2014 fue campeón mundial amateur, y en 2018 se atrevió a competir con los profesionales y alcanzó un segundo puesto. Un año después ya era campeón mundial.

DESAFÍO NAZARÉ

Pero la pandemia paralizó los campeonatos y los viajes y dejó a Fink en Brasil más tiempo del que solía pasar, con lo que decidió afrontar un desafío que siempre había tenido en la cabeza, surfear las olas gigantes.

"Siempre fue una de mis ambiciones. Pero era un sueño que al mismo tiempo que me interesaba me daba mucho miedo", reconoce.

El empujón se lo dio su amigo Lucas Chumbo, uno de los mejores surfistas a nivel mundial y campeón de olas gigantes en Nazaré (Portugal), donde rompen las mayores ondas que ofrece el océano.

Fink cuenta que la experiencia empezó como "un juego", pero poco a poco la idea de ir a Nazaré se hizo más palpable y comenzó el entrenamiento en serio.

"Me tuve que reeducar, preparar mi cuerpo, mi mente y mi técnica", relata el brasileño, acostumbrado al suave oleaje de la orilla.

Surfear olas gigantes implicaba un desafío "mucho mayor": "Las consecuencias y los riesgos son mucho mayores. Todo se potencia. La adrenalina es más alta".

En su caso se añadió un riesgo extra: hacerlo con una tabla de skimboard, mucho más pequeña y ligera que las de surf, sin correas y sin aletas que lo ayudasen a estabilizarse sobre el agua.

El momento se produjo en diciembre de 2021, cuando llegó la ola que Fink estaba esperando.

"Cuando coges esa ola con la que soñaste, siempre queda marcado y lo vives más intensamente. Sientes que todo encaja y tiene sentido, y entiendes por qué estás ahí haciendo aquello", recuerda.

Estimada en 18 metros de altura, puede ser la ola más alta jamás surfeada con una tabla de skimboarding; sólo falta que el libro de los récords Guinness lo certifique de forma oficial, un proceso que ya se ha iniciado.

¿Y ahora? Fink está centrado en volver a coronarse campeón mundial de skimboarding y después se quedará en Nazaré para volver a subirse a la cresta de las olas gigantes.

También sueña con ampliar sus cursos y campamentos de formación en skimboarding para las nuevas generaciones.

"Estoy solo empezando", garantiza.

Paula Fernández

(c) Agencia EFE