Boxeo: Campanazo argentino en casa de los Benavídez

·1  min de lectura

Así como la actuación de David Benavídez ante Kyrone Davis fue todo lo convincente que necesitaba para postularse como serio retador a los cuatro cinturones que hacen de Canelo Álvarez el campeón mundial indiscutible de la división de peso súper mediano; la producción de su hermano José Benavídez Jr en el combate co-estelar de la cartelera que se desarrolló este sábado en phoenix dejó mucho que desear.

Más allá de la inactividad del peleador de raíces mexicanas, que no peleaba desde que Terence Crawford le ganó por nocaut técnico en el duodécimo asalto en octubre de 2018, mucho tuvo que ver con su pobre actuación la gran estrategia de pelea que logró desarrollar su oponente, el argentino Francisco Emanuel Torres.

El crédito de José León Suárez no se inhibió por el hecho de estar muy por debajo en las apuestas, tampoco por estar peleando en casa de los Benavídez, y recurrió a su buen movimiento de piernas para no ser nunca un blanco fijo para el poder de golpeo de su oponente, haciéndolo lucir amarrado.

Además, durante los primeros cinco asaltos de la pelea tuvo gran precisión en sus golpes, algo que perdió luego producto de la fatiga para volver a recuperar aire y destrezas en el round final del combate, llevándose también la mejor imagen en el cierre.

Pese a todo aquello, un juez vio ganar a Benavídez Jr 96-94, pero los otros dos dieron empate en 95; por lo que el combate quedó empatado por fallo mayoritario. "Si en la casa de Benavídez los jueces dieron empate, no hay mucho más que agregar. Imagínense si la pelea hubiese sido en Buenos Aires o en cualquier otro lado", le dijo Torres a ShowTime, convencido de que debió haber ganado la pelea.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.