Bordalás, el enésimo proyecto inconcluso de Lim

·3  min de lectura

Valencia (España), 6 jun (EFE).- La despedida de José Bordalás como entrenador del Valencia se ha convertido en el enésimo proyecto inconcluso en el club desde que el singapurense Peter Lim, al frente de la empresa Meriton, pasó a ser el máximo accionista de la entidad hace más de ocho años.

Desde entonces, diez han sido los técnicos que han pasado por el banquillo del equipo de Mestalla, algunos de ellos durante unas pocas semanas.

Una vez más, la falta de criterio deportivo y de organización como club ha desembocado en la destitución de un entrenador con contrato en vigor tras una nueva temporada con pobres resultados en la Liga y con la disputa de la final de la Copa del Rey como hecho más significativo.

Sin embargo, alcanzar resultados deportivos tampoco es garantía ni aval suficiente en el Valencia actual para mantenerse al frente del equipo, puesto que Marcelino García Toral fue despedido solo tres meses después de que el equipo se proclamara campeón de la Copa del Rey y lograse por segundo año consecutivo la clasificación para disputar la Liga de Campeones.

Bordalás se va del Valencia después de una nueva temporada en la que el equipo no alcanzó el rendimiento deportivo deseado, si bien un año más la plantilla sufrió un debilitamiento en su potencial debido a los problemas económicos que atraviesa la entidad y que la llevan a no acometer grandes desembolsos en la adquisición y a buscar cesiones de jugadores en la mayoría de los casos poco conocidos.

A pesar del buen arranque protagonizado por el Valencia en la Liga con un estilo férreo y bronco que se pedía en Mestalla, pronto el equipo empezó a mostrar sus carencias y la debilidad defensiva le llevó a convertirse en uno de los más goleados, toda una anomalía en el ADN de los equipos entrenados por Bordalás.

Sin competición europea de por medio, la cara y esperanza del valencianismo se centró de nuevo en una trayectoria en la Copa del Rey que desembocó en la final tras dejar atrás por el camino al Utrillas, Arenteiro, Cartagena, Atlético Baleares, Cádiz y Athletic Club.

En la final, los penaltis dieron el título al Betis y acabaron con el sueño valencianista.

A pesar de que en ningún momento se le escucharon declaraciones en contra de los dirigentes, el paso del tiempo sí que dejó entrever en las palabras del técnico en las ruedas de prensa previas o posteriores a los partidos que su comunicación con los responsables deportivos era cada vez menor, hasta llegar a un punto de prácticamente una ausencia total.

Además, Bordalás asistió perplejo a que desde la radio oficial del Valencia se hablase abiertamente la semana pasada de Gennaro Gattuso como posible nuevo entrenador del equipo para el próximo curso y de que el técnico italiano había viajado hasta Singapur para conocer de primera mano y en boca de Lim el proyecto sin que desde la entidad nadie previamente le hubiese informado de que no se contaba con él.

Reconociendo que el equipo pudo haber rendido más en la Liga, en una de sus últimas comparecencias ante los medios, Bordalás apuntó que para alcanzar logros mayores era necesario reforzar la plantilla ante la competencia que hay en la actualidad para alcanzar plazas europeas en la liga española a pesar de que se le había dejado caer la necesidad de vender jugadores y que en la mente de todos estaban futbolistas de la talla de Gonçalo Guedes, Carlos Soler y José Luis Gayà.

Curiosamente, los dos entrenadores que más conectaron con la grada de Mestalla, Marcelino y Bordalás, han salido por la puerta de atrás, al haber tenido que despedirse en un hotel, sin la posibilidad de hacerlo en instalaciones del club.

César Toldrá

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.