"La Bonita" Vázquez sueña con entrar en la historia del boxeo

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 19 (EL UNIVERSAL).- "Si puedes soñarlo, puedes lograrlo", lanzó alguna vez el famoso cineasta Walt Disney. Todos tenemos sueños y metas por cumplir, pero para lograrlo siempre se tiene que trabajar arduamente para conseguirlo.

Y el claro ejemplo de ello es Renata Vázquez, una niña de 13 años que reside en el municipio de Naucalpan en el Estado de México y que sueña con ser la campeona del mundo más joven en la historia del boxeo. Es por eso que su camino rumbo a ese gran objetivo que tiene en la vida lo comienza a construir.

"La Bonita" como es apodada, entrena en el Gimnasio "El Hijo del Pueblo" ubicado en San José Río Hondo, una colonia ubicada en el antes mencionado municipio mexiquense. Un lugar que está al aire libre, adaptado en las canchas de un deportivo de la comunidad y que gracias al trabajo del entrenador Chuy González, su entusiasmo por salir adelante en la vida se lo ha contagiado a todos sus pupilos, entre ellos la joven peleadora.

Desde que comenzó a entrenar, Renata ha mostrado un gran compromiso con el boxeo. A sus entrenamientos nunca falta. Siempre es la primera en llegar y la última en irse y su esfuerzo ya comienza a rendir frutos.

De sus diez peleas a nivel amateur, seis fueron por la vía del nocaut y el pasado fin de semana logró ganar la onceava edición del Torneo Nacional Puños Rosas que se llevó a cabo en el Gimnasio "Ratón" González de la Ciudad de México en la categoría infantil menor 50 kg, clasificadas.

Su camino no fue nada fácil. Venció a las mejores de la división y a rivales con mayor experiencia, pero sus ganas de triunfar en este deporte la llevaron al triunfo y a ser la nueva campeona de este prestigioso torneo.

Este resultado también llenó de felicidad a su entrenador, que con apenas dos años de adaptar su gimnasio de boxeo, sus entrenados empiezan a tener relevancia en torneos importantes a nivel amateur en México.

Ahora, "La Bonita" Vázquez quiere conquistar con sus ganas –y golpes- más logros en una carrera que recién comienza, pero que el objetivo final siempre será el mismo: convertirse en campeona del mundo y la más joven en hacerlo.