Como Bochini, Phil Bennett amagaba con la cabeza

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Phil Bennett ya retirado, pero siempre recordado y agasajado
Phil Bennett ya retirado, pero siempre recordado y agasajado

Phil Bennett representó la inspiración y la belleza en el juego del rugby. El talento natural. El apertura galés, uno de los símbolos de aquel equipo brillante que en la década de 1970 dominó el mundo, tuvo una característica casi única: amagaba con la cabeza. Sí, agachaba la cabeza, apuntaba para un lado y salía para otro. De piernas flacas y físico chico para lo que se acostumbra en el rugby, Bennett tenía un aire a Ricardo Bochini. No sólo por su aspecto y por llevar la número 10 de una camiseta roja (la de su club, Llanelli, y la de la selección de su país), sino por esa virtud de encontrar el espacio antes que nadie y por la capacidad de filtrarse por el agujero de una cerradura. De hecho, antes de jugar al rugby, Bennett fue futbolista. Ha sido una leyenda que también deslumbró en los British&Irish Lions y en los Barbarians.

Bennett, que partió el domingo pasado a los 73 años, tuvo una parte de su historia con los argentinos. Fue en aquel famoso test de 1976, en el Arms Park de Cardiff, cuando un penal suyo en la última pelota frustró la victoria Puma. Esa tarde lo tuvo enfrente a otro crack de su especie, Hugo Porta. El ex capitán del seleccionado, que conserva la camiseta que vistió Bennett ese día, lo recuerda así: “Lo admiré y tuve la suerte de enfrentarlo. Me encontré con él hace unos años en Francia, en una reunión de aperturas que organizó Midi Olympique. Siempre fue una persona afable, humilde y esto es lo que quiero destacar, además de lo extraordinario que fue como jugador”.

Bennett en su salsa: quebrando líneas rivales con su notable cambio de paso
Bennett en su salsa: quebrando líneas rivales con su notable cambio de paso


Bennett en su salsa: quebrando líneas rivales con su notable cambio de paso

La otra historia data de 1968. Gales vino a la Argentina pero no le dio carácter de test a los enfrentamientos con los Pumas. Aquí sí se los califica de esa manera. En septiembre de ese año, Bennett debutó en un equipo que capitaneaba John Dawes, otro de los emblemas del que fue después el equipo brillante de los 70. Bennett fue el apertura de los dos encuentros con los Pumas y en ambos el 10 argentino fue Jorge Dartiguelongue, que al igual que Porta, intercambió con él su camiseta. La que tiene “Darti” es la número 3, ya que en aquel entonces los números de los jugadores en una gira se otorgaban por orden alfabético. Los Pumas se llevaron la serie ante un estadio de GEBA Maldonado repleto: ganaron 9-5 el primer encuentro y el segundo terminó 9-9.

Entre tantos galones, Bennett tiene uno especial y poco común: le ganó dos veces a los All Blacks con equipos distintos. En 1972, lo consiguió con su club, Llanelli, en el Stradey Park, donde en 1999 los Pumas vencieron a Samoa cortando una recha de 8 derrotas consecutivas en Mundiales. Benny, como lo llamaban en Gales, brilló esa tarde del 31 de octubre. Una semana antes había cumplido 24 años y ya estaba listo para reemplazar con la 10 de Gales al Mago Barry John.

La otra fue en 1973, con los Barbarians, en Cardiff, en aquel recordado partido que tuvo el que aún hoy es considerado el mejor try de todos los tiempos. El que anotó Gareth Edwards, pero que lo empezó Bennett. El 10 cubría el fondo de la cancha y cuando tomó la pelota en sus 25 yardas, a sus espaldas venía el aluvión negro. En vez de patear, atacó, y en sólo 6 segundos, dejó fuera de foco a 5 adversarios.

Phil Bennett, en un Gales versus Irlanda, en 1975
Phil Bennett, en un Gales versus Irlanda, en 1975 - Créditos: @STF


Phil Bennett, en un Gales versus Irlanda, en 1975 (STF/)

Formó una pareja memorable con Edwards, ganó tres 5 Naciones, dos de ellos con el Grand Slam; formó parte de los Lions que en 1974 terminaron invictos su gira por Sudáfrica; los capitaneó en 1977 en Nueva Zelanda; con Llanelli también venció a los Wallabies; en 2007 ingresó al Hall de la Fama y se retiró en 1978 como capitán de Gales y logrando el título en el último partido con dos tries suyos a Francia. Phil Bennett hizo que el rugby fuera aún más bello.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.