Boca sufre la ausencia de goles por parte de sus volantes

·2  min de lectura

Boca logró clasificar a los cuartos de final de la Copa Liga Profesional y todavía sigue con vida, aunque complicado, en la fase de grupos de la Copa Libertadores. Sin embargo, el funcionamiento colectivo del Xeneize no convence y uno de los principales síntomas es la ausencia de gol por parte de los volantes.

El equipo que dirige Sebastián Battaglia anotó 23 goles en 17 partidos oficiales por todas las competiciones en este 2022, y ninguno de ellos fue marcado por un mediocampista. Los delanteros cosecharon 18 tantos, con Darío Benedetto a la cabeza (8), mientras que los defensores se reparten los otros cinco.

Las lesiones, la intensidad del calendario de competencia y la necesidad de cambiar para encontrar la fluidez en el juego obligaron al entrenador a utilizar 11 volantes diferentes este año: Agustín Almendra, Jorman Campuzano, Diego González, Pol Fernández, Cristian Medina, Aaron Molinas, Juan Ramírez, Esteban Rolón, Óscar Romero, Alan Varela y Gabriel Vega.

Entre ellos acumulan 55 remates de los cuales solo 13 tuvieron destino de arco. Además, la mayor parte de esos tiros fueron intentados desde afuera del área (30), reflejando que los mediocampistas tampoco tienen peso ofensivo en los metros decisivos.

Por características, Romero es el que suele jugar más cerca del arco rival y por eso es el que más veces remató (17), aunque solo tres disparos fueron al arco y la mayoría de los tiros fueron desde afuera del área (13).

Detrás del paraguayo, los únicos que ensayaron 10 o más remates son Juan Ramírez (17) y Cristian Medina (10), aunque también acertaron a la portería en tres oportunidades cada uno.

Pol Fernández, un futbolista con características de juego y ofensivas, fue utilizado como volante central en gran parte de la campaña porque funcionó en partidos importantes como los triunfos ante Estudiantes y River. Pero este puesto le quitó a Boca una variante importante en ataque.

Como el cuadro de la Ribera sufrió las lesiones de varios defensores centrales, Pol terminó jugando mucho tiempo retrasado como tercer zaguero, rueda de auxilio o primer pase del equipo.

De hecho, el ex Racing ensayó más pases en campo propio (440) que en la mitad en la que defiende el rival (423), y remató apenas en dos ocasiones, una sola con destino de arco.

Se acercan momentos decisivos en este semestre y Boca tiene la obligación de luchar por el título de la Copa Liga Profesional y de obtener la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores. Para eso, necesitará un aporte ofensivo más decisivo por parte de los habitantes del mediocampo.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.