Boca: Sergio Romero, el arquero que muchas veces privilegió la elite europea aunque no jugaba, decidió volver al calor popular

·6  min de lectura
Sergio Romero posando con la camiseta N° 25, la que usará en Boca
Sergio Romero posando con la camiseta N° 25, la que usará en Boca - Créditos: @Prensa Boca

Después del no que le dio Edinson Cavani durante el último domingo, Juan Román Riquelme necesitaba un mimo en el cierre del libro de pases nacional y Sergio Romero se lo otorgó. “Chiquito”, ese hombre que aún hoy emociona (y lo seguirá haciendo) al revivir sus voladas, gritos y golpes en su pecho al momento de ser figura en aquella definición por penales ante Holanda que llevó a la selección argentina a la final del Mundial Brasil 2014, analizó la propuesta durante todo el fin de semana y le avisó al vicepresidente que es el nuevo arquero de Boca. El arco será cuidado por alguien con la jerarquía que deseaba y que tiene los sueños de volver a ser, aunque también es un nombre que arrastra desde hace años una continua inactividad y una lesión que varias veces fue su pesadilla.

No hace falta hablar demasiado acerca de quien fue dueño del buzo albiceleste desde que tenía 22 años y durante casi una década, convirtiéndose en el arquero que más defendió la valla argentina (96 partidos). Disputó dos mundiales, tres copas América, fue subcampeón del mundo en territorio brasileño, campeón mundial Sub 20 en Canadá 2007 y medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. De hecho, en la capital china armó una buena relación con Riquelme que hoy en día mantiene: el líder del Consejo de Fútbol manejó directamente la negociación con el arquero, que también habló por sí solo, más allá de luego analizarlo junto a su familia en una decisión compleja: aceptar significaba tener que dejar de pisar el suelo europeo tras más de quince años.

Sergio Romero posando tras la firma del contrato con Boca en uno de los arcos de la Bombonera
Sergio Romero posando tras la firma del contrato con Boca en uno de los arcos de la Bombonera - Créditos: @Prensa Boca

Porque no llegó a atajar ni siquiera cinco encuentros en Racing, club del que surgió, cuando apareció AZ Alkmaar, de Holanda, decidido a llevárselo –evidentemente– por el potencial que ya tenían observado durante su formación. Aunque su importancia bajo los tres palos lo llevó a tres de las cinco grandes ligas del viejo continente (Italia, Francia e Inglaterra) y que su imagen esté ligada principalmente a su paso por Manchester United, el boom en su carrera, quizá sea la institución neerlandesa la que más lo marcó a nivel club. Y eso que ya pasaron once años de su salida de allí…

Es que si bien en los Diablos Rojos supo consagrarse, por ejemplo, en la Europa League 2016-2017 siendo protagonista, en AZ hizo historia ganando una de las dos Eredivisie (liga holandesa) que conquistó en 55 años de historia. Además, en Inglaterra fue perdiendo lugar con los años, siendo suplente del español David De Gea. Por eso es que el misionero atajó 61 encuentros en seis años (de 2015 a 2021).

Sergio Romero en Boca
Sergio Romero en Boca - Créditos: @TŽlam

Todo un tema de debate por aquellos años por ser, paradójicamente, el arquero indiscutido de la selección nacional. Con el tiempo se fue potenciando el cuestionamiento sobre su actitud de conformarse con un lugar en el banco de suplentes inglés. No obstante, él dio una explicación sobre la cuestión que, paradójicamente, estuvo totalmente vinculada con Boca...

En esa época en la que los entrenadores de la selección le aconsejaban una institución en la que tuviera continuidad, Guillermo Barros Schelotto se contactó con él para seducirlo con tenerlo en el plantel que dirigió desde 2016 a 2018.

“Mourinho les insistió mucho a los dirigentes para que me renovaran el contrato, porque era su suplente. Entonces, a una persona que me da tanto la mano derecha yo no se la puedo soltar”, contó en 2018. Así es el hombre de 35 años. Parece manejar su carrera sobre la base de lo humano, de la confianza mutua y no tanto de su actividad. Porque entiende que ese es el juego profesional.

Sergio Romero en Boca
Sergio Romero en Boca - Créditos: @TŽlam

Por eso es que decidió ahora arribar a Boca, una entidad que, además, siempre lo tentó. Riquelme lo llamó en medio de su búsqueda por tener un nuevo club y, tras verse un par de veces en el predio de Ezeiza y cruzar números, no podía volver hacia atrás, darle el no y sentir que le fallaba. Más cuando el club estaba a contrarreloj con el cierre del libro de pases. De hecho, en la conferencia de su presentación, catalogó su llegada como “la mejor decisión de mi vida”.

Tampoco, sin quedar preso de sus palabras por lo dicho hace años: “Todos saben que mi prioridad en la Argentina es Racing, pero si tiene un arco ocupado y está la posibilidad de ir a otro club, ese club será Boca. Otro, no”. Incluso, días atrás, cuando la chance no existía, elogió a Agustín Rossi y sentenció que no lo taparía. Claro, las cosas cambiaron en los días posteriores: aunque el hincha reclamaba su renovación, la negociación terminó en un fuerte conflicto y, como mucho, el 30 de junio de 2023 estará fuera del club. La situación cambió y Romero, el elegido, vio el arco azul y oro con otros ojos.

Sergio Romero en Boca
Sergio Romero en Boca - Créditos: @TŽlam

Hay otra alarma dando vueltas. Su último club fue Venezia, de Italia, que terminó descendiendo a la Serie B: el contador de encuentros disputados se frenó en 16 (recibiendo 33 goles), en marzo último. ¿Qué pasó? Debió someterse a una artroscopia al chocar con un compañero y que un fragmento de cartílago se desprendiera y quedara suelto en la rodilla derecha. Sí, la misma lesión que lo dejó afuera del Mundial Rusia 2018 y que, según relató en ese entonces, ya había sufrido a los 17 años en Racing.

Los exámenes médicos realizados ayer, evidentemente, no arrojaron ningún problema que frenara la firma, aunque habrá que estar atentos si se repite durante su estada: firmó un vínculo hasta el 31 de diciembre de 2024 y, en caso de completarlo, llegaría a ese momento al borde de soplar 38 velitas. ¿Se retirará, como sentenció, en “el club más grande del país”?

Los penales ante Países Bajos en Brasil 2014

“Con Marcos (Rojo) siempre hablo. Desde el día que pisó Boca me está quemando la cabeza para que yo viniera también. Somos muy amigos”, comentó acerca de cuánto se conocen con su ahora nuevo (viejo) compañero, ya que convivieron en Manchester y en la selección.

Sergio Romero fue de selección, pero intentará volver a serlo. Aunque aseguró no estar pensando en su objetivo de retornar, va detrás de aquello: “Cada cosa es desencadenante de lo que uno logra. Le tengo que devolver a Boca la posibilidad. Las cosas vienen solas”. Por lo pronto, es el nuevo dueño del arco boquense.