Boca - River. El Superclásico de Juan Román Riquelme: cómo vivió el triunfo y la chicana a Marcelo Gallardo

·5  min de lectura
Riquelme, desde el palco, mate en mano y termo bajo el brazo; así siguió el Superclásico el vicepresidente de Boca
Riquelme, desde el palco, mate en mano y termo bajo el brazo; así siguió el Superclásico el vicepresidente de Boca - Créditos: @jose brusco

La imagen elegida por Boca para decorar la entrada magnética, que se utilizó para acceder al primer Superclásico con público en la Bombonera desde que cambió la dirigencia, a fines de 2019, es de Juan Román Riquelme.

El entonces número 10 domina buena parte de la pequeña postal, que homenajea al campeón del Clausura 99. Allí, el volante está abrazando a Walter Samuel, tras el 1 a 0 parcial del defensor en una goleada de aquel torneo ante San Lorenzo por 3 a 0.

Riquelme ya no juega. Tampoco preside el club, ni es el director técnico del equipo. Incluso, en más de una ocasión él mismo dejó en claro que no forma parte del Consejo de Fútbol.

Sin embargo, le guste o no, eclipsa todo y a todos. Al plantel profesional. Al presidente Jorge Ameal. Al trinomio técnico compuesto por Hugo Ibarra, Roberto Pompei y Leandro Gracián. Y, también, al equipo de trabajo que él mismo conformó, compuesto por Jorge Bermúdez, Marcelo Delgado, Mauricio Serna y Raúl Cascini.

Es por eso que, sea cual fuere el resultado, el foco iba a posicionarse sobre él inevitablemente. Con el resultado favorable, él es el gran ganador de la tarde. Si eso no hubiera ocurrido, todas las culpas hubieran sido suyas. Así funciona.

El actual vicepresidente segundo de Boca vivió con intensidad el primer Superclásico con público en la Bombonera desde que él es dirigente. Pandemia mediante, los tres cruces contra River en Brandsen 805 durante 2021 fue presenciado por apenas un puñado de elegidos. Todos terminaron igualados: 2 a 2 en enero, 1 a 1 en marzo y 1 a 1 en mayo. Aunque en el último hubo festejo gracias a la definición por penales que metió al equipo azul y oro en las semifinales de aquella Copa de la Liga.

Hizo su ingreso al estadio casi al mismo tiempo que los equipos salían al campo de juego. Hasta entonces, su palco era el único espacio vacío de una Bombonera repleta. Justo antes del pitazo inicial, asomó su cabeza.

El equipo de Boca que venció 1 a 0 a River, por la Liga Profesional
El equipo de Boca que venció 1 a 0 a River, por la Liga Profesional - Créditos: @ALEJANDRO PAGNI

Riquelme ve los partidos desde el primer piso de los cuatro que conforman la obra inaugurada por Mauricio Macri en mayo de 1996, seis meses antes de que JR debute con la camiseta azul y oro. Su ubicación está justo arriba del banco de suplentes local. Entre él e Ibarra y compañía están las plateas preferenciales.

Con el termo bajo el brazo diestro, como en cada partido se encargó de distribuir el mate a su hermano Cristian, ubicado a su derecha, y a Mariano Herrón, DT de la Reserva, sentado a su izquierda. En el segundo tiempo apareció un cuarto integrante en ese núcleo de confianza. Era Ricardo Rosica, inicialmente hombre cercano a Ameal y actualmente secretario general del club. Aunque de acuerdo al runrún que se escucha cada vez con más fuerza en los pasillos de la Bombonera, es el elegido por el exvolante para liderar la lista oficialista en las elecciones de diciembre de 2023.

Si bien evita exteriorizar sus sentimientos, a Riquelme se lo notó inquieto. Por momentos se ponía de pie y, por otros, se sentaba o caminaba hacia la puerta del palco. Consciente de que al menos una cámara lo tiene en plano casi constantemente, cada vez que le comentó algo sobre el juego a sus compañeros de palco, se cubrió la boca con sus manos. Ningún detalle se le escapa.

Riquelme habló una vez más con los medios después del triunfo sobre River
Riquelme habló una vez más con los medios después del triunfo sobre River

El balance frente a River desde que decidió ser dirigente es muy positivo. De los siete cruces que hubo entre enero de 2020 y hoy, Boca ganó dos, perdió apenas uno (en octubre del año pasado, en el Monumental) y empató cuatro. Pero de esas igualdades, en dos se fue victorioso: tanto en el 1 a 1 por los cuartos de final de la Copa de la Liga como en el 0 a 0, también por los cuartos de final pero de la Copa Argentina 2020, el Xeneize eliminó a su clásico rival por penales.

El éxito en la Bombonera era, quizás, la cuenta pendiente. En un año que en el balance general es muy bueno en lo referido a resultados: campeón de la Copa de la Liga y triunfos 1 a 0 en Núñez y en la Boca ante River. Con el plus de que los tres puntos logrados este domingo lo catapultan como serio candidato a quedarse con la Liga Profesional. Además de que sigue en carrera en la Copa Argentina, donde es el campeón vigente.

Volvimos a ser un club de fútbol. La Bombonera es una fiesta, con la gente festejando, y por eso estamos muy agradecidos a los jugadores y el cuerpo técnico”, resumió en diálogo con ESPN. Y agregó: “Boca fue merecedor del triunfo. No nos sorprendió que River jugara con tres en el fondo y por eso fuimos superiores en ese primer tiempo. A ellos los respetamos y siempre es lindo ver a Matías Suárez en la cancha, porque es uno de los mejores”.

El festejo de Boca, tras un nuevo triunfo sobre River
El festejo de Boca, tras un nuevo triunfo sobre River - Créditos: @Aníbal Greco

El dirigente aprovechó la ocasión para devolverle gentilezas a Marcelo Gallardo, quien en la previa había dicho: “Nos sentimos cómodos yendo a la cancha de Boca, nos estimula”. El vicepresidente segundo declaró: “River cuando viene a la Bombonera sabe que va a sufrir. Hoy se está preparando un nuevo asado porque estábamos convencidos de que íbamos a ganar”.

Una hora después del pitazo final, el palco de Riquelme era el único que tenía actividad en una Bombonera casi desierta y en penumbras, en donde la efervescencia popular ya era parte del pasado. Sentados, allí dentro (y también a oscuras) se disfrutaba del postpartido por televisión. Recién se fueron a las 20.05.

El plan de Riquelme es seguir durante muchos años al frente del club donde más brilló como futbolista. En el que se erigió como uno de los grandes ídolos de su historia y en el que hasta se convirtió en una estatua. Que en la actualidad se ubica justo frente a la puerta de acceso al vestuario local de la Bombonera. Para que a nadie le queden dudas acerca de quién es la máxima autoridad del club. Aunque ya no juegue, ni dirija, ni presida a Boca.