Boca - River: los puntajes del Superclásico, y un uno por uno que tuvo como gran ganador a Darío Benedetto

·6  min de lectura
La formación de Boca para enfrentar a River Plate en la Bombonera
La formación de Boca para enfrentar a River Plate en la Bombonera - Créditos: @ALEJANDRO PAGNI

Estos son los puntajes de LA NACION del Superclásico que Boca le ganó por 1-0 a River en la Bombonera:

Boca

Agustín Rossi (6): otro partido para mantener el idilio con la hinchada de Boca. En un superclásico muy cerrado cobra importancia que haya neutralizado la única situación clara de gol de River, un cabezazo de Mammana a los seis minutos. Los arrebatos finales de River lo encontraron seguro y bien ubicado.

Luis Advíncula (5): más contenido que en otros partidos. River nunca le hizo el dos contra uno con Casco de carrilero en el primer tiempo. Se siente dueño del puesto y juega con confianza.

Nicolás Figal (6): armó una segura zaga central con Rojo. No se vio superado por la buena técnica de Suárez. No arriesgó con la pelota en los pies, situación que a veces le trae dolores de cabeza a Boca.

Figal le cierra el camino a Suárez; el central estuvo muy firme en la zaga de Boca
Figal le cierra el camino a Suárez; el central estuvo muy firme en la zaga de Boca - Créditos: @Aníbal Greco

Marcos Rojo (6): empañó su muy buen rendimiento con una patada de karate a De la Cruz en el final. Hasta ese momento había canalizado bien su temperamento para frenar los intentos de River. Líder de la defensa, aunque lo traicionan los excesos.

Frank Fabra (6): un par de proyecciones con su sello y sin verse superado en su sector en la defensa. Otro jugador con un recorrido suficiente para absorber las presiones de un superclásico. Fue una pieza dentro del sólido andamiaje.

Guillermo Fernández (7): uno de los impulsores del buen arranque de Boca. No le resultó fácil imponer su panorama y toque en medio del barullo general. De un gran tiro de media distancia suyo derivó la atajada de Armani, el córner y el gol de Benedetto.

Pol Fernández, de buen rendimiento en el mediocampo de Boca
Pol Fernández, de buen rendimiento en el mediocampo de Boca - Créditos: @Aníbal Greco

Alan Varela (6): controló a Quintero en su zona durante el primer tiempo; jugó simple y contribuyó al equilibrio en el medio campo.

Juan Ramírez (6): ejecutó el córner del gol de Benedetto. En un partido áspero, hubo lugar para su despliegue e intensidad. Un soldado de la victoria.

Martín Payero (5): laborioso y luchador, sin incidencia a partir de tres cuartos de campo. Contagiado del fervor y la garra del equipo para pelear en cada metro; le dejó su lugar a Zambrano cuando Ibarra armó una línea de cinco.

Luca Langoni, en lucha con Milton Casco; el juvenil fue de mayor a menor
Luca Langoni, en lucha con Milton Casco; el juvenil fue de mayor a menor - Créditos: @Aníbal Greco

Luca Langoni (4): venía de ser la revelación goleadora en los dos partidos anteriores. El fragor del desarrollo no le dejó margen para sus corridas y a apariciones sorpresivas. Voluntarioso. Reemplazado por Briasco a los 19 minutos del segundo tiempo.

Darío Benedetto (7): el gran ganador del superclásico, quizá el futbolista que más necesitaba una reivindicación, después de varios partidos sin puntería y con la cabeza pasada de revoluciones. Más allá de su impactante cabezazo en el salto que le gana a Pinola, el N° 9 también se asoció en las pocas jugadas bien hilvanadas del partido.

Darío Benedetto, la figura de Boca y del Superclásico
Darío Benedetto, la figura de Boca y del Superclásico

Norberto Briasco (5): ingresó a los 19 minutos del segundo tiempo, justo antes del gol de Benedetto. Con Boca en ventaja, esperó algún contraataque que nunca llegó.

Cristian Medina (-): entró a los 28 minutos del segundo tiempo para refrescar el despliegue en el medio campo por un Ramírez que ya había hecho el desgate.

Carlos Zambrano (-): ingresó a los 29 minutos del segundo tiempo. Otro ladrillo en la pared defensiva de Ibarra.

Luis Vázquez (-) y Aaron Molinas (-): disputaron los últimos 10 minutos con la misión de encontrar espacios en un River que se adelantaba con desesperación.

La formación de River Plate para enfrentar a Boca en la Bombonera
La formación de River Plate para enfrentar a Boca en la Bombonera - Créditos: @ALEJANDRO PAGNI

River

Franco Armani (6): muy buena atajada en un remate de media distancia de Guillermo Fernández. Del córner llegó el gol de Benedetto, cuyo potente cabezazo no le dio chances al arquero de River. Fue un superclásico con pocas intervenciones de los arqueros.

Paulo Díaz (5): empezó como zaguero por la derecha en una línea de tres y en el segundo tiempo fue lateral derecho. Resolvió algunas jugadas sin ser prolijo.

Paulo Díaz, y un cruce ante Ramírez
Paulo Díaz, y un cruce ante Ramírez - Créditos: @Fabián Marelli

Emanuel Mammana (6): En el medio de la zaga de tres. Sereno, con un par de buenos cortes. Un cabezazo suyo despejado por Rossi fue la situación de gol más clara de River.

Javier Pinola (5): tenía un buen partido, pero quedó señalado por perder la marca de Benedetto en el gol de Boca. Con oficio y buena ubicación estaba supliendo su falta de velocidad.

Pinola mostró oficio en la zaga central, pero perdió la marca en el gol de Benedetto
Pinola mostró oficio en la zaga central, pero perdió la marca en el gol de Benedetto - Créditos: @Aníbal Greco

Marcelo Herrera (4): carrilero por la derecha. Le quedó grande el superclásico, sin incidencia para desbordar a Fabra y con algunas complicaciones para controlar a Ramírez.

Enzo Pérez (6): entendió que era un superclásico revuelto y se sumó a la fajina. Tapó agujeros en un equipo que se descompensaba más de una vez.

Nicolás de la Cruz (4): bajó notoriamente el nivel que traía. Arrancó cerca de Enzo Pérez y en el segundo tiempo se liberó un poco más en ataque. No pudo armar juego ni llegar a posiciones de definición.

Milton Casco alternó buenas y malas en el carril izquierdo; pocas veces pudo proyectarse
Milton Casco alternó buenas y malas en el carril izquierdo; pocas veces pudo proyectarse - Créditos: @Aníbal Greco

Milton Casco (5): otro que quedó inmerso en la marea de un partido revuelto. A mitad de camino entre ataque y defensa. En el final tuvo alguna reacción nerviosa contra Advíncula.

Juanfer Quintero (4): ubicado de enganche, como lanzador. Apareció poco, no se hizo con la pelota. Se ocupó de tapar la salida de Varela. Reemplazado para el segundo tiempo.

Pablo Solari (4): llegó con lo justo físicamente por una molestia muscular sufrida hace una semana. No estuvo suelto ni incisivo como lo venía siendo. Sea porque le pesó su primer superclásico o porque no estaba en las mejores condiciones, en cuyo caso la responsabilidad es del técnico. Sustituido tras la primera etapa.

Matías Suárez, la apuesta de Gallardo en el ataque que no pudo con los centrales de Boca
Matías Suárez, la apuesta de Gallardo en el ataque que no pudo con los centrales de Boca - Créditos: @Aníbal Greco

Matías Suárez (4): otra apuesta sorpresiva de Gallardo. El jugador más técnico del plantel estuvo poco acompañado y no pudo con Figal y Rojo, más allá de algunos toques con su sello.

Miguel Borja (4): lento, entró como faro del área. No lo encontraron ni él supo mostrarse. Quedo absorbido por la marca rival.

Rodrigo Aliendro (-): solo jugó 24 minutos, protagonista de la jugada más escalofriante por el golpe que sufrió en el rostro en un choque con Varela. Salió en camilla. Había entrado para ayudar a Enzo Pérez en el eje.

Rodrigo Aliendro debió ser retirado del campo de juego con una lesión en el rostro, luego de un choque con Varela
Rodrigo Aliendro debió ser retirado del campo de juego con una lesión en el rostro, luego de un choque con Varela - Créditos: @Daniel Jayo

Esequiel Barco (3): ingresó por Quintero. Habitualmente Gallardo lo utiliza de extremo, pero ocupó zonas centrales, de enganche. No impuso su gambeta ni encontró líneas de pase.

Lucas Beltrán (-): disputó los últimos 25 minutos. Entrega y sacrificio, como en tantos otros partidos, en un equipo sin luces.

Agustín Palavecino (-): entró por el lesionado Aliendro. Intentó poner la pelota en el área en un final de River a la carga sin ideas.