Boca - River: qué partidos les falta a cada uno hasta el final y cuál de los dos tiene el fixture más accesible en la Liga Profesional

·5  min de lectura
Santiago Solari contra Pol Fernández; River y Boca todavía están en carrera en la pelea por ser campeón de la Liga Profesional 2022
Santiago Solari contra Pol Fernández; River y Boca todavía están en carrera en la pelea por ser campeón de la Liga Profesional 2022 - Créditos: @Anibal Greco

El envión anímico que siempre genera ganar el superclásico posiciona a Boca, en este caso, como gran candidato a ganar la Liga Profesional. En ese sentido, el técnico Hugo Ibarra, que en la previa le había quitado el cartel de candidato al Xeneize, tras el 1 a 0 cambió el discurso: “Dije que no peleábamos por respeto a los que estaban arriba. Ahora, vamos a luchar hasta el final”.

Ocurre que, aún con deudas en lo referido al juego colectivo, el entusiasmo del equipo azul y oro se basa en un crecimiento sostenido del equipo, y en esas dosis siempre necesaria de suerte, como fueron los goles agónicos del chico Luca Langoni para ganarle a Atlético Tucumán en la Bombonera (2-1) y a Colón en Santa Fe (2-1).

Ahora bien, con 9 fechas por delante todo es una incógnita y es imposible hacer futurología. Los 27 puntos en disputa lo impiden y sería imprudente hacerlo.

Disputadas 18 jornadas, el líder de la Liga profesional es Atlético Tucumán, con 34 puntos. Lo sigue Gimnasia y Esgrima la Plata, con 33 e inmediatamente aparecen Huracán y Boca, con 32 (el Globo arriba porque su diferencia de gol es de +9 contra el +2 xeneize). Godoy Cruz suma 31, Argentinos 30, River 29, Racing 28 y Patronato 27.

En resumen: entre el primero y el noveno hay solo 7 puntos de diferencia. Y apenas tres unidades entre el líder y el quinto. Son demasiados los equipos para establecer una hipótesis de lo que podría ocurrir.

Se sabe que cuando Boca y River se despiertan y ven la posibilidad de acelerar, su jerarquía e historia le permiten ganar torneos de arremetida. La última vez sucedió en la Superliga 2019/20, en la que el Xeneize tuvo un sprint final asombroso y le arrebató el título al Millonario en los últimos minutos de la última fecha. En esa situación, el calendario ofrece una pequeña posibilidad de imaginar lo que vendrá.

Benedetto le gana en lo alto a Casco; Boca sacó una luz de ventaja sobre River
Benedetto le gana en lo alto a Casco; Boca sacó una luz de ventaja sobre River - Créditos: @Aníbal Greco

El partido más importante es, sin ninguna duda, el próximo. Que, encima, es en horas. La fecha 19 se juega entre semana. Y allí el Xeneize deberá confirmar todo lo bueno que viene haciendo y que se ve plasmado en la mini-racha de cuatro triunfos seguidos (Defensa y Justicia, Atlético Tucumán, Colón y River).

El próximo obstáculo en esa curva ascendente es Lanús. De pésimo presente (está último, con 11 puntos sobre 54 posibles), pero que puede aprovechar precisamente este encuentro para usarlo de zanahoria e intentar regalarle una alegría a sus hinchas. El partido está programado para este miércoles a las 21.30, en la Fortaleza del Sur.

En el turno previo, el de las 19, será fundamental cómo recibirá el público de River al equipo. Ocurre que este 2022 es el peor de la era Gallardo. Sin títulos, con una eliminación en octavos de final de la Copa Libertadores a manos de Vélez y en el Monumental, derrotado por Boca en el Superclásico en Núñez y en la Bombonera y el foco más preocupante: una fuerte deuda desde el juego.

Gallardo, fastidioso por un 2022 sin títulos ni triunfos ante Boca, y con una deuda desde lo futbolístico
Gallardo, fastidioso por un 2022 sin títulos ni triunfos ante Boca, y con una deuda desde lo futbolístico - Créditos: @Aníbal Greco

Si bien el Millonario sigue en carrera en la Liga y está en cuartos de final de la Copa Argentina, el paladar de sus hinchas se malacostumbró a éxitos más resonantes y habrá que ver si el malestar que algunos expresan en redes sociales y por lo bajo se transfiere a las gradas del estadio.

Banfield (puesto 17, 22 puntos) no es en apariencia un rival de temer. Aunque se repite: en este año River no mostró la misma fortaleza de siempre y al plantel le cuesta interpretar el planteo que identificó desde siempre a Gallardo. La presión alta ya no es tal, y hasta que no encuentra el camino para abrir el marcador, el equipo no se logra adueñar del partido.

Yendo más allá, el calendario de Boca plantea una visita a Mendoza (Godoy Cruz), otra a La Plata (el hasta ahora escolta Gimnasia), y luego dos más fuera de casa: Sarmiento en Junin y Newell’s, en Rosario. De local recibirá a Huracán, al siempre difícil Vélez (semifinalista de Copa Libertadores), el débil Aldosivi (hoy, anteúltimo) y un cierre con Independiente, envuelto en su crisis institucional y futbolística.

El calendario de River podría tener alguna complejidad mayor. Visitará a San Lorenzo, a Argentinos (sexto, con una unidad más que el Millonario), Patronato en Paraná y un cierre en Avellaneda frente a Racing, equipo contra el que no le resulta sencillo jugar por la propuesta de Fernando Gago. Después de recibir al Taladro, en el Monumental jugará contra Talleres de Córdoba, Estudiantes, Platense y, en la anteúltima fecha, al Rosario Central conducido por Carlos Tevez.

Lo que les queda a River y a Boca

Si de estados de ánimo se habla, será crucial también lo que pase en la Copa Argentina. Porque Boca y River están a sólo un triunfo de volver a verse las caras.

En caso de que el club de la Ribera derrote a Quilmes (se jugaría el miércoles 28, en sede a confirmar) y el equipo de Núñez supere a Patronato (sin fecha ni sede establecida), habrá Superclásico en semifinales.

La agenda es tan apretada que difícilmente ese hipotético cruce se programe para antes del epílogo del torneo. Pero en caso de que así sea, quien logre pasar a la final también aprovechará ese envión anímico para buscar la doble corona.

En poco más de 40 días se conocerá al nuevo campeón de la Liga Profesional. Y aunque son varios los equipos que se ilusionan con ganarla, la jerarquía y la historia de Boca y de River los ubica como los grandes favoritos a la vuelta olímpica. Y en esa pulseada entre los eternos rivales, el xeneize encontró una pequeña luz de ventaja gracias al 1 a 0 de este domingo. Ampliarla y aprovecharla depende puramente de lo que edifique de aquí en adelante.

Las posiciones