Boca no hizo pie en Brasil y sigue sin encontrar su identidad futbolística

·1  min de lectura

Boca Juniors volvió a dejar mucho que desear en su caída por 2-0 ante Corinthians en San Pablo por la tercera jornada del grupo E de la Copa Libertadores.

El Xeneize registra apenas dos victorias en sus últimas ocho presentaciones, además de cuatro empates y dos derrotas. Más allá de que su flojo presente le alcanzaría para avanzar a la siguiente instancia de la Copa de la Liga Profesional, si no reacciona a tiempo podría no correr con la misma suerte en el plano internacional.

De todos modos, al margen de los resultados, lo más preocupante es el rendimiento del equipo, que no tiene una identidad clara ni mucho menos un aceitado funcionamento colectivo. Depende casi exclusivamente de la inspiración de alguna de sus individualidades.

Y sin Sebastián Villa, quien está suspendido por toda la fase de grupos, y ante un rival como el Timao que lo esperó replegado por buena parte del partido, quedan expuestas las alarmantes limitaciones de los comandados por Sebastián Battaglia.

El entrenador hizo los cambios que pedía el encuentro (Exequiel Zeballos, Darío Benedetto y Alan Varela), pero si bien sus dirigidos consiguieron manejar la pelota e inclinar la cancha a su favor, sencillamente no tuvieron recursos para crear situaciones de gol.

Es cierto que Boca, entre suspendidos y lesionados, sufre algunas ausencias de peso, pero está claro que tiene un plantel como para mostrar una cara totalmente diferente. Battaglia deberá encontrar soluciones en el corto plazo para enderezar el rumbo de una temporada que podría tener un final decepcionante.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.