Boca y la Libertadores: a 15 años del 2007, el video inédito de aquella vuelta olímpica y por qué no pudo volver a ganarla

·3  min de lectura
Palermo y Riquelme se abrazan, en el campo de juego del estadio de Gremio, tras el triunfo y antes de alzar por última vez la Copa Libertadores (Gentileza Gastón Sandler)
Palermo y Riquelme se abrazan, en el campo de juego del estadio de Gremio, tras el triunfo y antes de alzar por última vez la Copa Libertadores (Gentileza Gastón Sandler)

Dale papá, que la tenés que levantar”. La frase ocurre el 20 de junio de 2007, hace hoy 15 años, en el campo de juego del Estadio Olímpico Monumental de Porto Alegre, donde unos minutos antes Boca había derrotado a Gremio 2 a 0, había consolidado un 5 a 0 global (récord aún vigente e insuperable porque cambió el formato).

El emisor de esa arenga es Juan Román Riquelme. Quien recibe esas palabras, mezcla de cariño y emoción, es nada menos que Martín Palermo, el capitán del equipo en esa noche de gloria. Una más de una década inigualable, plagada de vueltas olímpicas. Los dos se abrazan como chicos. Antes, tras el golazo que estableció el 1 a 0 parcial, el Titán había levantado a upa al número 10, que abrió sus brazos en forma de cruz.

El abrazo entre Riquelme y Palermo en la Copa 2007: Boca venció a Gremio en la final
El abrazo entre Riquelme y Palermo durante la final con Gremio en la Libertadores 2007


El abrazo entre Riquelme y Palermo durante la final con Gremio en la Libertadores 2007

El responsable de capturar ese momento icónico es Gastón Sandler, entonces responsable del área de prensa del sponsor que le daba su nombre a la Libertadores. Su video, grabado en el campo de juego durante la vuelta olímpica y los festejos es inédito, aunque está publicado en YouTube desde esa época.

“Dale papá, que la tenés que levantar”

En otro video se ve a los jugadores ya con el trofeo. Todos corren hacia la zona del estadio donde están sus hinchas, para ofrendarle la conquista. Todos cantan: “Borombombon Borombombon, el que no salta, no va a Japón”.

Quince años después

Distracciones, impericia, falta de puntería, mala suerte. Seguramente existan decenas de argumentos válidos para justificar el por qué, pero lo concreto es que hoy se cumplen 15 años de la última vez que Boca levantó la Copa Libertadores.

Aquello fue el 20 de junio de 2007, en Porto Alegre. Con un Juan Román Riquelme en un nivel superlativo, acompañado por un verdadero equipazo, que esa noche formó con Caranta; Ibarra, Cata Díaz, Morel Rodríguez, Clemente Rodríguez; Ledesma, Banega, Nery Cardozo; Riquelme; Palacio y Palermo.

Después de una etapa de grupos difícil (recién concretó su clasificación a octavos en la última fecha, con un 7 a 0 a Bolívar), el número 10 apareció en todo su esplendor. Y luego de dejar en el camino a Vélez, Libertad y Cúcuta, el conjunto dirigido por Miguel Ángel Russo edificó frente a Gremio la final con mayor diferencia de goles en el marcador global, un record aún vigente e insuperable, debido a que ahora se juega una única final en campo neutral. Fue 3 a 0 en la Bombonera y 2 a 0 en Porto Alegre. Contundente 5 a 0, que pudieron ser seis, si Palermo no malograba un penal cerca del pitazo final.

Desde entonces se sucedieron 14 ediciones, a la que se suma la actual, en la que Boca jugará la semana próxima contra Corinthians, por los octavos de final. En dos llegó a la final (2012 y 2018), en tres a semifinales (2008, 2016, 2019 y 2020) y en cuatro ni siquiera pudo clasificarse (2010, 2011, 2014 y 2017).

A continuación, el detalle de cómo le fue al equipo xeneize en las otras diez oportunidades en las que se ilusionó con volver a la cima de América y su sueño quedó frustrado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.