Boca: la “intoxicación” de Cardona, Villa y Zambrano, el recurso de Battaglia para evitar un escándalo imposible de tapar

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Edwin Cardona vuelve a Nacional
    En vivoHoyMañanavs.--|
  • Sebastián Battaglia
    Ex futbolista argentino y entrenador
Cardona, en el banco de suplentes de la Bombonera en el duelo del martes ante Newell's
Captura TV

Parece imposible imaginar un escenario en el que Boca pueda transitar algunas semanas en paz. Dirigentes o futbolistas, no importa quién, siempre ofrecen capítulos que elevan la atención y la tensión en el universo xeneize. En esta oportunidad, los focos quedaron puestos en la situación de Edwin Cardona, Sebastián Villa y Carlos Zambrano, que en las horas previas al partido con Newell’s estuvieron muy lejos de comportarse como profesionales. Y si bien todos se preocupan por maquillar las imperfecciones, se advierte cierto hartazgo en ese sentido, porque cuando el entrenador Sebastián Battaglia habló sobre estos tres futbolistas, el argumento de “intoxicación” que utilizó multiplicó las suspicacias y hasta permite leer cierta exposición por la mala actitud de estos jugadores.

Es tan complejo el día a día de Boca que el camino hacia las copas internacionales, todavía es incierto, quedó en un segundo plano. Las luces están afuera de la cancha, las energías no están en la pelota y los protagonistas quedan “embarrados” a cada paso. Si bien Battaglia salió al cruce de los rumores que hablaban de una pelea en el vestuario que sacó del equipo a Zambrano, a Villa y a Cardona, los argumentos que dio el DT para justificar las ausencias de los tres en la formación titular resultaron poco convincentes.

Battaglia desmintió las peleas y habló de una "intoxicación de los jugadores
Mauro Alfieri


Battaglia desmintió las peleas y habló de una "intoxicación de los jugadores (Mauro Alfieri/)

“Es mentira que haya existido una pelea que involucre a Cardona, Villa y Zambrano. A veces hay que escuchar cada cosa que no se puede creer...”, dijo Battaglia con cierto fastidio, después del empate en la Bombonera que mantiene a Boca fuera de la clasificación a la Copa Libertadores. Y lógico, porque después tuvo que agregar: “Sufrieron una intoxicación. Los tres cambios fueron producto de un malestar que tenían ellos. Zambrano incluso no hizo la entrada en calor porque no estaba en condiciones”. Lo extraño del caso es que de un plantel de más de 30 futbolistas sólo tres quedaron atrapados por este contratiempo...

¿Qué pasó en realidad? Luego de la suspensión del partido, ocurrida el domingo a la noche, el plantel tuvo libre buena parte del lunes. La “intoxicación” de Zambrano, Cardona y Villa comenzó a gestarse entre las 12 y las 22 del lunes, el plazo que tenían todos los futbolistas para regresar a la concentración para el partido reprogramado para el martes. Entonces empezaron a visibilizarse los problemas.

El retorno de los jugadores al hotel Intercontinental lo detonó todo. Los tres regresaron en condiciones físicas “no aceptables” (según pudo chequear LA NACION con fuentes del club) y por eso Battaglia determinó sacarlos del equipo titular y que fueran al banco de los suplentes. En la intimidad descartan que el problema se haya generado con la alimentación en la concentración, porque en ese caso deberían haber sido más los “intoxicados”. La realidad es que el resto del plantel y el cuerpo técnico no presentaron ningún inconveniente.

Sebastián Villa estaba "intoxicado", pero jugó en el segundo tiempo ante Newell's
Mauro Alfieri


Sebastián Villa estaba "intoxicado", pero jugó en el segundo tiempo ante Newell's (Mauro Alfieri/)

La vuelta a la concentración de los tres fue de maneras diferentes. Cardona y Villa retornaron en el mismo horario e inmediatamente se advirtió que habían incurrido en un acto poco profesional. Respecto de Zambrano, algunos aseguran que el defensor peruano tuvo algún problema familiar por esta situación.

Villa y Cardona ingresaron en el segundo tiempo, por lo que el DT destacó “el esfuerzo que hicieron en esas condiciones para jugar en la parte final del partido”. Sin embargo, se entiende que la determinación del DT tuvo dos intenciones: la lógica necesidad de conseguir un triunfo ante Newell’s para encaminar la clasificación a la Libertadores y la intención de apagar los rumores vinculados a problemas con los dos futbolistas colombianos y el defensor peruano.

Tan incómodo resultó todo para el DT que anunció los cambios de los tres jugadores en la charla técnica previa al choque con Newell’s. Aunque fue una sorpresa para algunos, futbolistas del peso de Carlos Izquierdoz, Marcos Rojo o Lisandro López respaldaron la determinación de Battaglia. Incluso, algunas versiones indican que los más experimentados les recriminaron a estos jugadores la actitud que tuvieron y que la discusión fue elevada de tono, aunque sin llegar a golpearse.

Izquierdoz, que no estaba concentrado, se acercó hasta el hotel Intercontinental para hablar de esta situación. Muchas versiones indican que los reclamos no sólo estuvieron concentrados en lo que sucedió el lunes último, sino porque no es la primera vez que se “intoxican” estos futbolistas.

Cardona y Villa estuvieron en el calentamiento previo al choque que Newell's, pero Zambrano no pudo participar
Mauro Alfieri


Cardona y Villa estuvieron en el calentamiento previo al choque que Newell's, pero Zambrano no pudo participar (Mauro Alfieri/)

En este escenario, el Consejo de Fútbol que encabeza Juan Román Riquelme se habría comunicado con los tres jugadores para tener saber qué sucedió. Les habrían hecho saber que la continuidad en el club estará muy observada, ya que son varias las situaciones delicadas en las que quedaron envueltos. A Cardona le pesa haber retornado después de tiempo tras la Copa América por irse a Colombia (y faltar entonces a los partidos de Copa Libertadores ante Atlético Mineiro) y Villa afrontó denuncias de violencia de género, por las que estuvo separado del plantel momentáneamente. Zambrano tiene una lupa puesta sobre su futuro por su bajo rendimiento futbolístico.

No hay respiro. Boca no puede relajarse, nadie ayuda demasiado y el rumbo se presenta indescifrable. Mientras tanto, Battaglia hace malabares para tratar de disimular las imperfecciones aunque esta vorágine lo expone, las irresponsabilidades ajenas lo comprometen y todo ese combo pone en riesgo su propio futuro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.