Boca: Edinson Cavani y la historia del tercer “no” a Juan Román Riquelme

·3  min de lectura
Edinson Cavani ante Guido Rodriguez, en un duelo entre la selección argentina y la uruguaya
Edinson Cavani ante Guido Rodriguez, en un duelo entre la selección argentina y la uruguaya - Créditos: @Pedro Vilela

Y una vez más, no se dará. Parecía el momento indicado, el más cercano, el más posible, para que Edinson Cavani cumpliera el sueño de treparse en el alambrado de la Bombonera tras convertir un gol,  sueño que expuso alguna vez públicamente para festejar “como lo hacía ‘Manteca’ Martínez”, gran referente del uruguayo por ser compatriotas. Sin embargo, entrada la tarde de este domingo, el atacante que tanto anhela (o anhelaba) Juan Román Riquelme se contactó por teléfono, agradeció, pero le volvió a decir que “No” a Boca.

Su prioridad siempre habría sido continuar su carrera en Europa. La cuestión era que, desvinculado de Manchester United, se quedó sin club a pocos meses del comienzo del Mundial Qatar 2022. No había exceso de interesados: Villarreal, de España, es el que se mantiene aún como opción latente para seguir en el viejo continente, pero que –al menos hasta este fin de semana- no sabe garantizarle la contratación debido a otras cuestiones que la institución amarilla debe resolver. Ahí resurgió la posibilidad de desembarcar a Sudamérica y su mira apuntaba a un solo destino: Brandsen 805. No obstante, desde este lado del charco, el apuro puso la duda en Cavani: mañana es el cierre del libro de pases para clubes como Boca que vendieron futbolistas al extranjero.

Porque nadie confirmó ni desmintió los rumores de las últimas horas, que acercaba (supuestamente) cada vez más a Cavani con la camiseta azul y oro. Algunos hasta se animaron a decir que el anuncio podría haberse dado mientras Boca jugó ante Platense, en la Bombonera.

Cavani, un viejo sueño de Juan Román Riquelme que volvió a decir que no
Cavani, un viejo sueño de Juan Román Riquelme que volvió a decir que no - Créditos: @Mauro Alfieri

Si aceptaba la oferta o la rechazaba no podía demorar demasiado. En cuestión de horas debía definir si por un año y medio dejaba su vida en Europa tras más de quince años. Eso generó desinformaciones que llegaron a confirmar que el “Matador” le había dado la palabra a Riquelme de que llegaría y que, incluso, hoy temprano llegaría al país, pero no hicieron más que ilusionar en vano al hincha. Con el triunfo de ayer ante Platense (2-1) pensó que este domingo redondearía un fin de semana de paz, alegría y éxtasis con la llegada de una estrella semejante.

La realidad era muy diferente: cerca de este mediodía, el Consejo de Fútbol le había confiado a LA NACION que no sabía nada de algún vuelo proyectado por Cavani desde Uruguay y que seguía aguardando la respuesta del delantero a la última contraoferta que le había hecho el club. Se imponía la prudencia. Evidentemente, no querían ser herméticos: sabían muy bien que la posibilidad podía terminar truncándose entre las prioridades del futbolista y las urgencias que tenía Boca con respecto a la definición. La negociación del contrato existió, pero no terminó como el vicepresidente soñaba.

Las anteriores veces que Cavani le dijo que no a Boca fueron en: agosto de 2021, cuando decidió irse a Manchester United y en agosto de 2020, en medio de la pandemia.