Boca: el desafío ante Always Ready en un partido de la Copa Libertadores que equivale a una final

·5  min de lectura
Boca venció a Always Ready en la Bombonera; deberá repetir una buena producción para mantener sus aspiraciones
Mauro Alfieri

En Boca ya falta el aire, pese a que recién pisará los 3600 metros de altura de La Paz este miércoles, para la visita a Always Ready (a las 21). La presión es demasiada ante la necesidad de obtener los tres puntos y la palabra “final” es reflejada hasta por los propios protagonistas. Restan tres encuentros para definir los dos clasificados a los octavos de final de la Copa Libertadores y el equipo de Sebastián Battaglia, llamativamente –o no-, se posiciona último. Parece ser la gran y, quizás, última chance de soñar de nuevo con estar en los mano a mano. La cuestión es el escenario: el rival aparenta ser más débil, pero el estadio Hernando Siles significa un condimento picante dentro de una historia difícil para el elenco boquense.

Tan así resulta que ninguno de los otros integrantes del grupo logró volverse de Bolivia con el triunfo. Primero, Corinthians (el que venció al Xeneize la semana pasada, en Brasil) sufrió un duro revés en el debut al caer por 2-0: la regla de tres simple genera pesimismo, aunque la buena para Boca es que el mundo de la pelota no se caracteriza por la lógica matemática; mientras, Deportivo Cali debió transpirar mucho para rescatar un empate, 2-2 tras estar en desventaja con esos dos goles: acaso fue ese reparto de puntos el que le dio más vida al equipo azul y oro, dejándolo a una unidad del segundo puesto. Por eso, el triunfo en la altura es vital para darle sentido a esa “ayuda” y encarar los dos compromisos finales en la Bombonera –ante colombianos y brasileños- con mayor paz y confianza.

Benedetto fue decisivo en el primer encuentro; Boca espera no extrañarlo en La Paz
Mauro Alfieri


Benedetto fue decisivo en el primer encuentro; Boca espera no extrañarlo en La Paz (Mauro Alfieri/)

Lo transmitió el hincha: “Que en Bolivia cueste lo que cueste, en Bolivia tenemos que ganar”, cantó fuerte la hinchada una vez finalizada la victoria ante Barracas Central, el último sábado. Lo saben los referentes. “Tiene que ser un partido puente. Mostramos otra cara y la tenemos que repetir. Nos tiene que servir para el partido en la altura, que será durísimo”, sentenció Darío Benedetto, una pieza clave que no estará en La Paz por acumulación de amarillas. “Nos hacía falta ganar así. Nos sirve para cargar pilas, agarrar confianza y hacer un buen partido en la altura”, expuso Carlos Izquierdoz, el capitán que esta noche terminará de cumplir la suspensión de cuatro fechas (por el escándalo en la eliminación pasada).

Sin embargo, se puede afirmar que Boca afrontará una instancia jamás vivida en los 3600 metros de altitud sobre el nivel del mar, por la Copa Libertadores. Y es que, de los diez encuentros oficiales que disputó en el Hernando Siles en su historia, ninguno debió jugarlos durante el tramo final de la etapa de grupos: suele ser una costumbre que durante ese período final le toque recibir en la Bombonera a los bolivianos, pero ese encuentro de esta edición ya transcurrió, cuando los de Battaglia se impusieron a Always Ready con un doblete de Benedetto, los únicos tres puntos que los de la Ribera contabilizan. De ahí que la situación límite se haya potenciado. Porque tampoco tiene un gran historial jugando en tierras paceñas. Podría decirse que apenas es aceptable: ganó tres encuentros, empató la misma cantidad y cayó en cuatro oportunidades.

Jamás le tocó enfrentar por los puntos al rival de esta noche. Bolívar, The Strongest y Universitario fueron los únicos equipos bolivianos que lo enfrentaron en la capital. El primero de ellos fue al que más cruzó y padeció dentro de esos recuerdos: tropezó tres veces (0-2 en 1991, 1-3 en 2004 y 0-1 en la final de ida de la Copa Sudamericana 2004, el encuentro de mayor peso), igualó en dos (0-0 en 2007 y 1-1 en 2016) y tuvo un único éxito (3-2 en 1970).

Agustín Rossi podría regresar al arco de Boca tras recuperarse de una lesión
Prensa Boca


Agustín Rossi podría regresar al arco de Boca tras recuperarse de una lesión (Prensa Boca/)

The Strongest fue el adversario con el que más festejó en la altura y, a la vez, con el que vivió una situación límite que se asemeja a la actual. Gozó de dos victorias (3-2 en 1965 y 1-0 en 2021) y sufrió una derrota: en 1982 llegó a la 3ra fecha de la etapa de grupos con un punto de seis posibles (cayó con Jorge Wilstermann y empató con River) y necesitaba un triunfo urgente en el Hernando Siles para tomar aire, pero The Strongest lo derrotó 1-0 y esa aventura copera finalizó en primera ronda. Por otra parte, en 1972, empató con Universitario en el único duelo. Boca se encontró en La Paz con Always Ready solamente en dos amistosos: el triunfo 4-3, en 1978, y la paridad 1-1, en 1952.

Boca disputó seis amistosos adicionales en la altura frente a conjuntos bolivianos, obteniendo un balance total que tampoco le da una buena cara: además de los mencionados ante el contrincante de este miércoles, ganó otro, igualó tres más y perdió dos. Venció (4-2, en 1978) a The Strongest, con el que además empató en 1964 (0-0) y cayó en 1952 (1-2); no pudo vencer a Bolívar (2-2 en 1952 y 0-2 en 1968); y fue 1-1 ante Wilstermann, en 1986, con una posterior derrota 3-5 por penales.

Más que nunca, y paradójicamente, Boca deberá estar a la altura para torcerle el brazo a los 3600 metros y a un Always Ready consciente de que puede poner en jaque a un gigante que en La Paz no se suele sentir muy cómodo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.