Boca, con la defensa baja: los problemas que desnudó el desgarro de Marcos Rojo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Rojo será baja en Boca por al menos tres semanas
Rojo será baja en Boca por al menos tres semanas - Créditos: @Prensa Boca

En el fútbol existen los imponderables. Siempre. Se dan cuando una serie de eventos desafortunados se enlazan y complican los planes. A lo largo de su historia, a Boca le han ocurrido, como también les sucede a otros clubes. Sin embargo, el desgarro de Marcos Rojo (en el soleo de su pierna derecha) expone el desequilibrio que tuvo el Consejo de Fútbol a la hora de reacomodar las piezas entre los que emigraron, los lesionados y los que no llegan.

La realidad es que, en el camino rumbo al partido del sábado contra Platense, la zaga central estaría integrada por Carlos Zambrano y Facundo Roncaglia. El peruano tiene un bajo nivel promedio de actuaciones. Más claro: jamás se acercó a aquella sentencia de Jorge Bermúdez en su presentación de enero de 2020, cuando dijo que llegaba “un refuerzo de jerarquía”. Así y todo, en Paraná cumplió 50 partidos con la casaca azul y oro.

La falla de Zambrano en el primer gol de Patronato

El segundo acaba de aterrizar en Brandsen 805 después de una experiencia en el fútbol de Chipre. A los 35 años, su calidad no se discute, pero sí su estado físico. El defensor surgido del semillero azul y oro no tenía previsto saltar a la cancha tan pronto, algo que sólo sucedió precisamente por la inoportuna lesión de Rojo. Ahora bien: si Roncaglia no estaba listo para jugar, ¿por qué tuvo que reemplazar a Rojo de urgencia ante Patronato? Evidentemente fue porque no había otra alternativa en esa posición.

Facundo Roncaglia todavía no está en óptimas condiciones para jugar en Boca
Facundo Roncaglia todavía no está en óptimas condiciones para jugar en Boca - Créditos: @Twitter Boca

¿Cómo es eso posible? Porque se da el hecho de que en los últimos días Boca decidió desprenderse precisamente de dos zagueros y no pudo aún concretar la incorporación de al menos uno, que inicialmente iba a ser Adonis Frías, hombre de Defensa y Justicia. El lunes próximo es la fecha límite.

Con diferencia de horas emigraron Gastón Ávila y luego Carlos Izquierdoz. El caso de Cali es sabido: a Juan Román Riquelme y al Consejo de Fútbol no les gustó que sea la voz cantante de una discusión en la que el capitán del equipo les hizo frente a los que conducen el fútbol del club. Habituados a dar órdenes y no escuchar a la otra parte, cualquier desacato a la autoridad tiene consecuencias. En el caso de Izquierdoz tuvo forma de pasaje de avión a Sporting de Gijón.

Ávila soñaba con triunfar como zaguero de Boca. Pero la falta de oportunidades lo hicieron emigrar primero a Rosario Central, donde cumplió una actuación destacada durante 2021 (incluso, le hizo un gol al Xeneize). A su regreso vio como el club de la Ribera seguía dándole más oportunidades a Zambrano y al mismo tiempo llegaba Nicolás Figal. Titulares Izquierdoz y Rojo, ser quinta opción era decepcionante.

Ante ese escenario, y luego de apenas 12 partidos oficiales con la camiseta azul y oro desde enero de 2020 (solo 7 este año), hizo las valijas y se incorporó al Royal Antwerp, de Bélgica, que pagó US$ 4.500.000 por su ficha (a Boca le quedaron 3.000.000, y a Rosario Central, 1.500.000). Antes de irse, elogió a Izquierdoz: “Cali es el capitán que todos quieren tener en su equipo”.

Sobre su futuro inmediato, el defensor destacó a TyC Sports: “Es un sueño para cualquier jugador emigrar al fútbol europeo con 20 años. Por suerte se destrabó la negociación”. Y se mostró muy agradecido a Rosario Central, que en todo momento mostró interés por él: “Nunca descarté volver a Central. Estoy muy agradecido porque nunca me cerró las puertas”.

En la enfermería hay tres zagueros. Además de Rojo ya estaban Nicolás Figal y Gabriel Aranda, quienes recién este martes pudieron trabajar a la par del grupo y es una incógnita saber si llegarán con ritmo de competencia al sábado. El exIndependiente llegó a Boca en enero para reforzar una zona que tenía bajas por suspensión en la Libertadores (Izquierdoz y Rojo). Hasta aquí disputó 15 partidos y sólo 8 completos.

Figal en acción, ante Always Ready
Figal en acción, ante Always Ready - Créditos: @Fotobaires

En abril había sufrido un desgarro en el aductor derecho, y el 25 de junio el club confirmó que la noche anterior, en la derrota frente a Unión en la Bombonera, el defensor había sufrido una distensión grado 2 del ligamento lateral interno de su rodilla derecha. “No pasó nada”, escribió en su Instagram. Pero lo cierto es que todavía no recibió el alta.

Aranda, en tanto, debió saltar a la cancha con escaso rodaje, en un partido crucial contra Always Ready, por la Libertadores, también por falta de alternativas. El chico, de 20 años, es hijo de un excombatiente de Malvinas y se destaca por su capacidad de liderazgo y una imponente presencia física (mide 1,90 metros). Apodado el Toro, se ganó el lugar de indiscutible en la reserva que dirigía Hugo Ibarra a pura garra. Quienes lo ven jugar con frecuencia en el predio de Ezeiza lo describen como fuerte, temperamental, aguerrido y con voz de mando. Un marcador central hecho a la medida de Boca.

Aranda está esguinzado, ¿y frizado por no renovar su contrato?
Aranda está esguinzado, ¿y frizado por no renovar su contrato?

Hasta el momento no tuvo tantas oportunidades. Y, para colmo, se esguinzó su tobillo izquierdo, según el informe oficial del 15 de julio. De todas maneras, existen versiones de que su falta de chances en el primer equipo excedería a una lesión, y también estaría atravesando conflictos con el Consejo para renovar su vínculo.

¿Qué otras variantes tienen a disposición el trinomio técnico? Apenas la de improvisar con Agustín Sandez, que este lunes fue víctima del violento robo de su camioneta, en una acción donde le pegaron con un arma en la cabeza. Porque la otra opción era Lautaro Di Lollo, a quien Ibarra conoce de su época en la Reserva, pero que fue cedido a la selección argentina Sub 20 para competir en el Torneo L’Alcudia, bajo las órdenes de Javier Mascherano.

Después de un lunes libre, Boca pondrá primera rumbo al choque del sábado con Platense en la Bombonera, a sabiendas que en su zaga central las alternativas son escasas, consecuencia de lesiones, desvinculaciones y demoras en incorporar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.