Boca: Darío Benedetto - Sebastián Villa, la sociedad con goles y asistencias que Sebastián Battaglia está esperando juntar para la Copa Libertadores

·4  min de lectura
Darío Benedetto festeja su gol ante Tigre, el que marcó luego de corregir un remate de Sebastián Villa; Boca ganó 2-0 en Victoria
LA NACION/Mauro Alfieri

Y, de repente, Boca no sólo terminó en el segundo puesto de la zona 2 de la Copa de la Liga Profesional, sino que además quedó observando a los otros dos clasificados (Tigre y Aldosivi) siete puntos por encima. Sin presiones por ya no jugarse absolutamente nada, Sebastián Battaglia aprovechó para utilizar un equipo con mayoría de suplentes en su visita exitosa al propio conjunto Matador. De todas maneras, fue importante la influencia de dos protagonistas que suelen ser titulares , pero que -por ahora- el entrenador no puede juntar en la Copa Libertadores: Darío Benedetto y Sebastián Villa son los más trascendentales en lo que va del 2022, al punto de también abastecerse mutuamente, como en el primer gol del 2-0 en Victoria.

Copa de la Liga Profesional: Huracán cayó con Independiente y quedó afuera; clasificados Aldosivi y Tigre

Claro, para darse ese gusto internacional tendrá que acceder a los octavos de final : el triunfo vital del miércoles pasado ante Always Ready (1-0), en la altura de La Paz, le dio aire en la fase de grupos, en la que pasó de último a escolta y que cerrará con dos encuentros en la Bombonera (ante Corinthians y Deportivo Cali). Es que el colombiano todavía debe purgar dos compromisos de suspensión, producto de los seis que le impuso Conmebol tras la noche del escándalo en el estadio Mineirao, en la pasada eliminación frente a Atlético Mineiro. Así las cosas, para poder formar la peligrosa sociedad en el plano subcontinental, al menos debe sostener esa segunda posición a la que llegó en Bolivia una vez que juegue esos duelos pendientes.

Sebastián Villa, otra de las cartas ofensivas importantes que tiene Battaglia en Boca; todavía no lo puede utilizar en la Copa
Mauro Alfieri


Sebastián Villa, otra de las cartas ofensivas importantes que tiene Battaglia en Boca; todavía no lo puede utilizar en la Copa (Mauro Alfieri/)

Es que en ellos dos su equipo encuentra goles, asistencias y una dupla que se conoce desde años atrás (compartieron un año y medio antes de que Benedetto se fuera a Olympique Marsella), por lo que también logra -por momentos- encontrarse en el ataque y abastecerse el uno al otro. Para empezar, de los 19 goles que convirtió el Xeneize en las 14 fechas, 11 los hicieron entre ambos. El N°9 convirtió siete, incluyendo el de la tarde de sábado: cuando se cerraba la primera mitad, Nicolás Figal lanzó un centro que el arquero Gonzalo Marinelli hizo mejor debido a su extraño despeje y Villa metió un zurdazo (al arco) que terminó siendo asistencia para Benedetto, que la empujó en el segundo poste tras el desvío en el pie de Lucas Blondel.

“Pipa”, además, le convirtió a Colón, Godoy Cruz y festejó dobletes ante Independiente y Barracas Central. Villa, por su parte, le hizo dos a Aldosivi, uno a Lanús y el que le permitió a Boca ganarle a River en el Monumental. No es todo, claro. El ex futbolista de Deportes Tolima ya contabilizaba cinco asistencias en el campeonato, por los centros a Carlos Izquierdoz (ante Rosario Central), Luis Advíncula (con Estudiantes) y Eduardo Salvio (a Central Córdoba), además del pase previo al remate al ángulo de Luis Vázquez ante Arsenal. Incluso, ya había servido a Benedetto en la primera fecha: se perfiló para su mejor pierna y sacó un centro perfecto para el cabezazo y debut goleador del ‘9′ frente a Colón.

Lo mejor del partido

Y es recíproco. Porque el centro atacante no se caracteriza, lógicamente, por asistir, pero en las tablas locales tiene anotada una asistencia -justamente- para Villa, ante el Tiburón: un pase filtrado bárbaro para que gambeteara a José Devecchi y convirtiera uno de los tantos del triunfo en Mar del Plata.

A los 17 minutos del complemento, el entrenador decidió la salida de ambos (ingresaron Salvio y Vázquez). En un año en el que los medio campistas no saben lo que es convertir un gol, la importancia de ambos delanteros ya es importante a esta altura, pero -sobre todo- es auspiciosa para aspirar a ser más fuertes si el equipo accede a los mano a mano de la Copa Libertadores.

Encima, si no está Benedetto, aparece Vázquez: en la primera que tocó, estiró una ventaja que terminó siendo la definitiva. A los 19, Cristian Medina presionó la salida del local, recuperó la pelota y se la cedió al medio para la entrada del centro delantero santafecino, que colocó el balón en el ángulo izquierdo de Marinelli.

Escena del partido que disputan Tigre y Boca Juniors por la Copa de la Liga Profesional
Mauro Alfieri


Escena del partido que disputan Tigre y Boca Juniors por la Copa de la Liga Profesional (Mauro Alfieri/)

“Es bueno que todos tengan minutos. Poder elegir, para mí, es una tranquilidad. Esté quien esté en la cancha queremos que pueda mantener el nivel”, declaró Battaglia tras la victoria. Y volvió a hacer mella en lo que genera la buena racha (ganó por tercera vez consecutiva tras muchos días llenos de turbulencias): “Ganar siempre trae confianza. Estos triunfos vienen muy bien para todos. Queremos seguir repitiendo las cosas que hacemos bien”.

Boca terminó invicto en condición de visitante, imponiéndose ante un Tigre que acumulaba cuatro triunfos (Colón, Platense, Rosario Central y Huracán) y dos igualdades (Central Córdoba y Arsenal) en el estadio José Dellagiovanna, en su retorno a la máxima categoría.

Goles son amores, dicen. Y en Boca pueden quedarse tranquilos con sus N°9, además de un Villa picante que si no los hace, se las ingenia para asistir.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.