Boca: Cristian Traverso habló del origen de la mala relación entre Juan Román Riquelme y Martín Palermo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
La relación distante de Palermo con Riquelme
La relación distante de Palermo con Riquelme

El programa Superfútbol, de TyC Sports , vivió este mediodía de viernes un momento de monólogo de Cristian Traverso, ex futbolista de Boca y ahora habitual panelista de la señal. El motivo era contar la raíz de la pelea tan conocida entre Juan Román Riquelme, hoy líder del Consejo de Fútbol, y Martín Palermo. Algo de hace años, pero que el ex volante decidió revelar con su intención de dar un mensaje para el bien de la institución. ¿Cuándo comenzaron las diferencias entre –probablemente- los dos más grandes ídolos del club?

Futbolistas que no funcionan: Juan Román Riquelme elogia jugadores, pero ellos bajan de nivel y quieren irse de Boca

La imagen de fondo fue, quizás, la más gloriosa de la historia: el triunfo 2-1 a Real Madrid, en Tokio, por la Copa Intercontinental que elevó a Boca hasta la cima del mundo del fútbol. Un partido recordado también por el nivel del ex N°10, figura absoluta con la pelota; también, por el doblete del ex N°9 en cuestión de los primeros cinco minutos que fue letal para un equipo español que generaba admiración. No obstante, desde Japón partió rumbo a Buenos Aires un rumor que al día de hoy se da por sentado. Entonces, Traverso se encargó de desmentirlo.

Después de haberse emocionado al ver la imagen del abrazo entre Riquelme y Palermo en medio de los festejos de aquel 28 de noviembre del 2000, puso énfasis en esos dos hombres pesados. “El rumor era que Palermo le había pedido a Carlos (Bianchi) que jugara Guillermo (Barros Schelotto, amigo íntimo del goleador) en lugar de Delgado (amigo de Riquelme), eso fue mentira. Ahí empezaron las diferencias. Pero yo sé la verdad: Martín no fue a pedirle nada a nadie. Y lo sé porque lo hablé hace tiempo con uno de los protagonistas”, desestimó ese mito que suele ser uno de los puntos comunes para referirse a la nula relación que existe entre los dos.

Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto se preparan para jugar la revancha en el Morumbí, pasado mañana
Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto se preparan para jugar la revancha en el Morumbí, pasado mañana


Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto se hicieron grandes amigos en Boca: el rumor instalado tenía que ver con que el primero había pedido la titularidad del segundo por encima de Marcelo Delgado, amigo íntimo de Riquelme.

“Nosotros vivimos cosas impresionantes. No éramos un plantel que fuera a comer todo el tiempo. Los grupitos existían, como pasa casi siempre. Por dar un ejemplo, yo estaba con Riquelme el día que le secuestraron al hermano. Estábamos jugando a la pelota y, de repente, me dice ‘Me secuestraron a mi hermano (Cristian, hoy integrante del Consejo)’. Yo estaba ese día con él y me quedé en una fea situación que, por suerte, duró poquito”, contó.

Más allá de las anécdotas, Traverso puso énfasis en su objetivo. “En el club no tiene que haber más grietas: que si Riquelme o Palermo, si Riquelme o Tevez. Cada uno es como es. Si seguimos por ese camino, eso que vivimos en Tokio no lo vamos a vivir más”, propuso. Además de felicitar el accionar del ex enganche de juntar ex futbolistas de Boca diariamente en el predio de Ezeiza, fue más a fondo al respecto.

Cristian Traverso criticó duramente a Edwin Cardona
Captura TV


Cristian Traverso dice haber hablado con uno de los protagonistas de aquellas horas en Tokio y desmintió el pedido de Palermo a Bianchi para que jugara Barros Schelotto ante Real Madrid. (Captura TV/)

“Guillermo no puede estar en Estados Unidos o esperando ofertas de México. Y no soy amigo de él, eh. Yo voy a luchar para que todos los ídolos vuelvan al club. No estoy diciendo que venga a reemplazar a Battaglia como entrenador, pero tiene que estar. ¿Perdimos la final en Madrid con River? Sí, y me la banco. Tiene que estar. Y gente que está hoy en el club se tiene que ir. ¿Vos ves alguna grieta en River?”, lanzó Traverso, que –a su vez- se mostró enojado con muchos dirigentes que hace años no le permiten ir a la Bombonera, hacerse socio o ser invitado como reconocimiento a ser parte de semejante logro en Oriente.

“Tampoco soy amigo de Martín, no hablo con él. Una de las pocas veces que lo llamé fue cuando él se iba a dirigir a Pachuca, en México. Y le advertí de que se cuidara de ciertas cosas de allá, nada más. Yo creo que ellos se deben una charla previa, pero si Riquelme finalmente hace el partido homenaje, Martín tiene que estar presente. ¿Sabés qué? Llenás tres estadios”, imaginó.

Bianchi habla, Palermo y Riquelme escuchan, en un entrenamiento. El conductor supo minimizar las diferencias entres las dos estrellas de aquel Boca.
Bianchi habla, Palermo y Riquelme escuchan, en un entrenamiento. El conductor supo minimizar las diferencias entres las dos estrellas de aquel Boca.


Bianchi habla, Palermo y Riquelme escuchan, en un entrenamiento. El conductor supo minimizar las diferencias entres las dos estrellas de aquel Boca.

Nostálgico, se corrió de ese foco para pasar a contar pequeñas cosas de aquellas épocas en las que el fútbol no era el mismo de hoy en día. “Me arrepiento de haberme ido de Boca en su momento. Hubo dirigentes que no se portaron bien conmigo. Para mí, no existen. Al único que respeto porque me respetó, es a Macri. Y me emociono viendo el video porque era una época en la que poníamos una parrillita detrás de aquel cartel en el que Palermo se tiró cuando le hizo un gol a River y comíamos un lechón y tomábamos cerveza después del doble turno. Y al otro día nos agarraba el profe (Julio) Santella y nos exigía diez pasadas, pero nosotros hacíamos 20. Porque sabíamos que habíamos estado mal en esa cena, pero lo necesitábamos como grupo”.

“Nosotros no teníamos músculos y le ganamos a Real Madrid. No queríamos hacer gimnasio para no perder la ductilidad. Nos preparamos para marcar a éste, al otro. Figo no lo cazó una vez a Matellán. Con Bianchi, Ischia y Santella no podés fracasar. No podías estar mal nunca. Te agarraban y te hacían pelear un puesto. Bianchi le dijo a Matellán: ‘Aníbal, Figo no te va a pasar’. Y Matellán la rompió”, comentó sobre la confianza que se tenía aquel inolvidable equipo. Enlazado a eso, miró a la cámara para aconsejar a los juveniles de Boca: “A los chicos de hoy: no se confundan con el celular, Puerto Madero, los autos. Esto pasa rápido, disfruten de Boca. Yo me entero de algunas cosas de los chicos de hoy que no voy a contar”.

“En el rol de dirigente siempre lo voy a defender a Riquelme. Y yo voy a luchar para que todo ese grupo esté junto de nuevo”, cerró Traverso su relato. Con la ilusión de, algún día, aportar para que se produzca la reconciliación entre Riquelme y Palermo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.