Boca busca DT: del método de Mauricio Macri a Juan Román Riquelme, la clave que define al “tercer entrenador” antes de las elecciones

·5  min de lectura
Carlos Bianchi, Juan Román Riquelme y un abrazo del alma
Carlos Bianchi, Juan Román Riquelme y un abrazo del alma; el actual dirigente (presidente del Consejo de Fútbol) busca a "su" Virrey

Allá por mayo de 1998 , Mauricio Macri estaba ante un momento crucial de su gestión como presidente de Boca. Los dos primeros entrenadores que había elegido, Carlos Bilardo y Héctor Veira, no habían podido salir campeones ni darle un despegue futbolístico al equipo, aunque el Bambino hizo una campaña de vuelta olímpica en el Apertura 97 consiguiendo 44 puntos, aunque fue superado por el River de Ramón Díaz (45).

Giro inesperado. Ibarra: de quedar de la gestión Angelici y zafar del recambio a ser el elegido de Riquelme para levantar a Boca

La floja campaña en el Clausura 98 aceleró los tiempos y tras la salida de Veira y la asunción como interino de Carlos María García Cambón, los dirigentes xeneizes se pusieron a buscar entrenador. La terna incluía a Carlos Bianchi, Daniel Passarella y Miguel Angel Brindisi. Roberto Digón, por entonces uno de los vicepresidentes, había reconocido: “Se hizo una encuesta y el 52% había elegido a Passarella, el 35 a Bianchi y el 16 o 17 a Brindisi”. Al final fue una carrera de dos.

Al igual de lo que podía tener en cuenta Riquelme ahora con Ricardo Gareca (y su traumática salida de Boca hacia River en la década del 80), Macri tuvo en consideración –entre otras cosas- la gran identificación del Káiser con el Millonario. Y que eso podría ser un efecto búmeran en un contexto en el cual la cuenta regresiva del ciclo político tenía fecha: 18 meses.

Macri y Bianchi, en los buenos tiempos; en las próximas horas se concretaría una reunión y se decidirá si el Virrey regresa a Boca
Mauricio Macri acertó con la contratación de Carlos Bianchi como DT y le dio impulso a su ciclo como dirigente en Boca

Otra coincidencia: así como el tercer técnico de Macri tuvo incidencia directa en las elecciones de diciembre de 1999, lo mismo puede suceder con Riquelme en los comicios de 2023. Por algo, luego de cesantear a Battaglia sin tener un plan B resuelto (ni un candidato que reúna el 100% de aceptación del Consejo de fútbol), apostó ahora con otro interinato de Hugo Ibarra hasta diciembre de este año para ganar tiempo y –luego sí– acertar un pleno con el tercer DT de la gestión , el que buscará levantar la Copa Libertadores, la llave que sea (casi con seguridad) sinónimo de reelección.

Mauricio Macri se reunió durante once horas (repartidas en dos días –siete horas en el primer encuentro y cuatro en el siguiente-) con Carlos Bianchi en el hotel Meliá Castilla de Madrid, en donde se alojó el presidente de Boca durante su estadía en la capital española. El Virrey se acercó de París y cuando finalizó el intercambio de ideas se fue convencido de que sería el entrenador xeneize. Terminada su participación como comentarista en el Mundial de Francia, se sumó unos días más tarde a la pretemporada que Carlos Ischia había iniciado con el profesor Julio Santella en Tandil.

Carlos Bianchi celebra su primer campeonato como entrenador de Boca, en 1998
Carlos Bianchi celebra su primer campeonato como entrenador de Boca, en 1998; abajo el Patrón Bermúdez, hoy como integrante del Consejo de Fútbol liderado por Riquelme

Lo que vino después es historia conocida: el Boca de Bianchi ganó invicto el Apertura 98 y no paró de dar vueltas olímpicas (9) hasta la final perdida con Once Caldas, en 2004. En el medio, las Copas Libertadores 2000, 2001 y 2003 más las Copas Europeo-Sudamericana 2000 y 2003, tras vencer a Real Madrid y Milan , respectivamente. Cabe recordar que hubo un impasse en 2002, año en que a Boca lo dirigió Oscar Washington Tabárez.

A diferencia de lo que pasó con Bilardo y Veira, Riquelme llegará a su tercer DT con cuatro títulos en su gestión (y pueden ser más), dos ganados por Miguel Angel Russo y dos por Battaglia. Hubo respaldo del Consejo durante un tiempo, pero ambos técnicos no sólo fueron despedidos (se interrumpieron sus contratos), sino que sus trabajos nunca tuvieron una gran valoración de los hinchas .

Riquelme, en su actual rol de dirigente en el partido que Boca perdió con Unión en la Bombonera, durante la actual Liga Profesional; tiene un desafío complejo por delante, pensando en lo futbolístico y lo político
Riquelme, en su actual rol de dirigente en el partido que Boca perdió con Unión en la Bombonera, durante la actual Liga Profesional; tiene un desafío complejo por delante, pensando en lo futbolístico y lo político - Créditos: @Telam

Hasta aquí, Riquelme -en cada toma de decisiones- les dio más valor a los jugadores que a los cuerpos técnicos, aunque en ambos casos -una vez elegidos- respaldó a Russo y Battaglia durante varios partidos pese a que el juego del equipo era irregular, tirando a malo. El mejor ejemplo fue cuando -en abril de este año- antes de viajar a Santiago del Estero para jugar ante Central Córdoba (cuando comenzó la segunda oportunidad para Battaglia, partido que ganaría luego 2-1), el presidente del Consejo de Fútbol habló y les dio una arenga a los futbolistas en el predio de Ezeiza.

Con tal de reactivarlos, hasta les dijo que eran mejores que ellos en la época de Bianchi, que estaban ante una oportunidad única. Se venía un tramo clave en la Copa de la Liga y la Copa Libertadores. Y antes de renovar el vínculo de Battaglia, pese a que Boca venía ganarle la final de la Copa Argentina a Talleres en 2021, Riquelme le extendió el vínculo no tanto por la confianza que le generaba el DT por su desempeño, sino convencido de que, con refuerzos, el Boca de Battaglia jugaría mejor.

El debut oficial de Bianchi como DT de Boca

Juan Román Riquelme resolvió el despido de Sebastián Battaglia sin tener, todavía, resuelto quién iba a ser su reemplazante. El Patrón Bermúdez elogió mucho a Ibarra y no lo nombró como “interino” sino como el DT elegido hasta fin de año. Pero, puertas adentro, el Consejo de Fútbol sabe de la importancia del “tercer DT”, el que llegará en enero (siempre y cuando no pase nada antes) para jugar la última Copa Libertadores contemplada en este período de gobierno.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.