Boca - Barracas Central: los videos de los goles anulados por el VAR en la Bombonera y la acrobacia espectacular de Benedetto para el 2-0

·4  min de lectura
La tijera acrobática de Darío Benedetto que sorprende a todos y se transforma en el 2-0 de Boca a Barracas Central, por la Copa Liga Profesional.
Captura de pantalla

El VAR trabajó a destajo en la Bombonera, en el partido de la fecha 13 entre Boca y Barracas Central. Primero anuló el empate parcial de Barracas Central, conseguido por Neri Bandiera. Y sobre el final de la primera parte del partido que se disputa en la Bombonera llamó al árbitro Fernando Espinoza para que revisara la jugada del segundo gol de Boca, conseguido por Darío Benedetto. Tampoco fue convalidado.

Tres minutos por reloj. Eso demoraron Darío Herrera y Mariana De Almeida (encargados del VAR) en invalidar la conquista de Bandiera, que hubiera supuesto el empate parcial de Barracas Central en la Bombonera. Boca se había puesto en ventaja un par de minutos antes por intermedio de Benedetto.

La conquista del Guapo se anuló porque la pelota se desvía en Juan Manuel Vázquez (el toque es imperceptible, pero alcanza para cambiar la trayectoria del balón). La defensa xeneize quedó desacomodada y Bandiera definió de primera, lejos del alcance de un sorprendido Javier García. Todo Barracas fue a festejar la igualdad, conseguida a la jugada siguiente del gol de Benedetto.

Sin embargo, a Espinoza le avisaron que la jugada estaba siendo revisada por el VAR. El offside, por lo general, se resuelve sin revisión, lo que suele acortar los tiempos de espera hasta la decisión final. No hace falta la segunda opinión del árbitro principal al pie de la cancha. Entre las cámaras disponibles y las líneas que se trazan al momento del pase que habilita (o no) al jugador que anota puede determinarse la legalidad del gol.

“Están chequeando; por eso están demorando”, les explicó el árbitro a los futbolistas de ambos equipos cuando empezaban a impacientarse. Hubo una charla en medio de la cancha de Iván Tapia (capitán de Barracas e hijo de Claudio, presidente de la AFA) con algunos colegas xeneizes. Todos, a la espera de la decisión final y mientras la Bombonera seguía cantando. Los dos entrenadores, Sebastián Battaglia y Alfredo Berti, también aguardaban, parados, ansiosos. El de Boca esperaba que la historia no se repitiera y que otra vez le convirtieran a su equipo luego de ponerse en ventaja.

El gol anulado a Barracas Central en la Bombonera

Finalmente, y a los tres minutos exactos de la anotación de Bandiera, desde la sala VOR en Ezeiza donde se revisan las jugadas llamaron a Espinoza. Le confirmaron que había offside del goleador barraqueño , habilitado por su compañero por un toque mínimo a la pelota, pero toque al fin. Así, el árbitro principal enfiló hacia la mitad de la cancha y señaló el tiro libre indirecto para Boca, que seguía 1-0 arriba en el marcador.

Sobre el final del primer tiempo, la tecnología volvió a intervenir. Fue luego de que Benedetto anotara su segundo gol, y el 2-0 parcial del equipo xeneize. Espinoza levantó la mano inmediatamente en señal de una posición adelantada que invalidaba la conquista. Los hinchas, igual, festejaron. Hasta Battaglia cuestionó la decisión del árbitro. Otra vez hubo llamado desde Ezeiza, pero ahora el VAR aconsejó al árbitro principal revisar la jugada, que tenía otra polémica en su inicio: una posible falta de Sebastián Villa.

El tanto anulado a Boca

Después de acercarse al monitor, Espinoza levantó su brazo izquierdo en señal de tiro libre indirecto para Barracas. El segundo gol de Boca había sido anulado.

Pero apareció, sin polémicas y con una maravilla técnica, a los 14 minutos de la etapa final. Boca ganaba, pero atacaba decididamente como pocas veces en los últimos tiempos, en busca de la diferencia tranquilizadora. Frank Fabra avanzó por la izquierda y ejecutó un centro, con cuatro compañeros en el área de Barracas Central. Brian Calderara despejó con un cabezazo imperfecto, que no sacó la pelota a un lugar seguro. Más bien, todo lo contrario.

Llovido, el balón fue a la posición donde lo esperaba Benedetto, sin marca demasiado cercana. Con suficiente tiempo para calcular la caída y lo que iba a hacer: una tijera formidable que envió la pelota cerca del poste derecho para el arquero Rodrigo Saracho, que no llegó a poner horizontales sus 193 centímetros. Tan sorpresivo fue el remato que el número 23 apenas reaccionó, a pesar de que la esfera blanca no pasó tan lejos de él. Un golazo de ésos que se puede ver de tanto en tanto.

El golazo de Benedetto

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.