Boca: Alan Varela, el volante que crece y le da la razón a Sebastián Battaglia

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Alan Varela se ganó un lugar con un buen rendimiento en Boca, pero Sebastián Battaglia quiere llevarlo de a poco
Marcelo Endelli

Resulta extraño, y demasiado paradójico, que a Sebastián Battaglia, con lo que significó como N°5, le cueste encontrar un actor protagonista para ese puesto en Boca. Las cuatro alternativas que tiene en el plantel han desfilado por la titularidad y hasta algunos repitieron más adelante ante la falta de rendimientos positivos. De hecho, hoy existe un ejemplo en la Copa de la Liga: Alan Varela se afirma como el volante central en lo que parece ser un resurgimiento personal, después de ser una de las sensaciones en la época de Miguel Ángel Russo y ser apartado hace unos meses por un acto de indisciplina.

Sebastián Battaglia le da indicaciones a Alan Varela; el DT conoce a la perfección el puesto de N° 5, en el que pretende afirmar al juvenil
ALFIERI MAURO


Sebastián Battaglia le da indicaciones a Alan Varela; el DT conoce a la perfección el puesto de N° 5, en el que pretende afirmar al juvenil (ALFIERI MAURO/)

Jorman Campuzano y Guillermo “Pol” Fernández fueron los más consolidados en la posición, pero –evidentemente– no terminaron de convencer al entrenador. Del primero gusta su inteligencia y rapidez para los relevos; la apuesta por el segundo, retrocediéndolo unos metros, fue una sorpresa que coincidió con dos triunfos vitales y consecutivos como visitante: Estudiantes y River, ambos por 1-0, y con un gran rendimiento de “Pol” desde la salida y el juego claro.

Aunque, claro, con los dos faltó algo: “¿Qué tiene que tener mi ‘5′? Un mix de recuperación y orden, además de darnos la oportunidad de ser salida y abastecer a los demás volantes y delanteros”, explicó Battaglia, tras ganarle a Barracas Central (2-0), en el comienzo de esta racha de cuatro triunfos en fila.

Alan Varela, en acción en la Copa Libertadores, en el decisivo triunfo de Boca frente a Always Ready, de Bolivia, en la altura de la Paz
AIZAR RALDES


Alan Varela, en acción en la Copa Libertadores, en el decisivo triunfo de Boca frente a Always Ready, de Bolivia, en la altura de la Paz (AIZAR RALDES/)

Aquel día reapareció Varela, que era la tercera opción, estando apenas por encima de Esteban Rolón. Con el desafío de aportar algo diferente, de corregir ese déficit en el que se había transformado aquel “Pol” en el que se creyó como virtud en un principio y con la presión de mostrar lo que el técnico le destacó: “‘Pol’ se había acomodado, pero fuimos perdiendo contención de a poquito. Con Alan buscamos recuperarla, porque es más ordenado y posicional ”. Si bien apenas van tres encuentros consecutivos entre los titulares –no jugó con Tigre en un Boca alternativo–, su nivel es de lo mejor de un equipo renovado espiritual y futbolísticamente.

Lo mejor de Boca frente a Defensa y Justicia

La importancia del presente

Porque, a diferencia de los demás N°5, también le juega a favor el momento: el conjunto de la Ribera pasa sus mejores días del ciclo del actual DT. Aunque, asimismo, puede ser una consecuencia: no es una casualidad la simultaneidad entre su reaparición, la mejoría de sus compañeros y una cara colectiva que dista bastante de la palidez de partidos pasados. Así las cosas, fue uno de los mejores futbolistas en la clasificación a semifinales de la Copa de la Liga Profesional lograda ante Defensa y Justicia: Sebastián Beccacece sabía que el chico, de 20 años, podía hacer daño con su participación activa en el juego, por lo que le impidió influir durante el primer tiempo, con Walter Bou y Miguel Merentiel turnándose para seguirlo de cerca, pero en el segundo tiempo el Halcón abandonó esa estrategia y Varela se lució.

Alan Varela se gana poco a poco la confianza del entrenador de Boca, Sebastián Battaglia
Twitter


Alan Varela se gana poco a poco la confianza del entrenador de Boca, Sebastián Battaglia (Twitter/)

Incluso, con la necesidad de reivindicarse sobre sus hombros. Es la oportunidad para devolverle a Battaglia la confianza que depositó en él para este momento, que hasta hace poco era delicado, pero en el que ahora la presión es directamente proporcional a las expectativas altas que, repentinamente, generó en los hinchas este lavado de cara. Y, de alguna manera, para seguir ofreciéndole disculpas al mundo Boca con fútbol, recuperaciones en la mitad del campo y un constante buen nivel: en horas en las que Agustín Almendra había sido irrespetuoso con el técnico y algunos compañeros durante un entrenamiento, situación por la que sigue apartado del plantel profesional, el hoy ‘5′ de Boca también cometió un acto de indisciplina, presentándose en el predio de Ezeiza en condiciones indebidas y siendo bajado a la reserva para practicar y jugar por algunos pocos días.

Tanto Battaglia como Darío Benedetto, uno de los líderes, separaron su error con respecto al del joven más castigado. “ Alan puede tener remedio. Es un chico que escucha y puede entender las cosas de a poco. Hay que seguir aconsejándolo: la decisión que se tomó le va a servir”, fue más contemplativo el goleador. Tan avergonzado se sintió Varela con la situación que, según trascendió, ofreció las disculpas ante todo el plantel cuando fue reintegrado.

Por eso, nada mejor que estas posibilidades para, de alguna forma, volver a ser. Porque la realidad marca que su camino no deja de estar iniciando, a pesar de sus ya 43 encuentros oficiales disputados (24 de titular), y que hoy es el dueño de un puesto con una constante rueda de modificaciones debido a tanto disconformismo. Además de que Boca también es una ruleta impredecible: se verá si puede sostener –y mejorar– estas buenas versiones con los desafíos inminentes.

Alan Varela en uno de los entrenamientos con Boca; el mediocampista superó un momento de dudas dentro del plantel
Prensa Boca Juniors


Alan Varela en uno de los entrenamientos con Boca; el mediocampista superó un momento de dudas dentro del plantel (Prensa Boca Juniors/)

Es que, además, es el hombre predilecto de los hinchas para ese sector de la cancha. Entonces, el reto personal es mantener este nivel, que es igual o más auspicioso al que supo demostrar en la época de la MVA con Russo (el medio campo que integró con Cristian Medina y Almendra). Aunque aquella sigla no tuvo demasiada continuidad porque los rendimientos bajaron rápido y los resultados dejaron de acompañar.

Se sabe que existen afirmaciones externas acerca de que el Consejo de Fútbol, que lidera Juan Román Riquelme, sugiere y hasta se involucra en el armado de las formaciones. Para terminar de desestimar eso, Varela es un ejemplo: su titularidad es exclusiva decisión del entrenador como parte del golpe de timón para el que dijo estar preparado con el fin de que Boca evolucionara. ¿Por qué? Desde el equipo de trabajo del vicepresidente creen que hoy el chico está mejor que cualquier otro jugador con el que compite, pero también que no es el que más se caracteriza para la función del ‘5′ de oficio. Battaglia, en cambio, lo considera más que nunca desde su visión de ese lugar que tanto ocupó.

El mejor Boca de Battaglia hasta acá visto tiene, por ahora, a Varela como su eje. Esencial para que el equipo hoy tuviera otro semblante, ya entre los cuatro mejores de la Copa de la Liga y reposicionado en busca de los octavos de final de la Copa Libertadores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.