El Boca 2022 de Sebastián Battaglia y sus siete desafíos: entre los refuerzos, la definición de un estilo y la Copa Libertadores

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Sebastián Battaglia, durante la práctica de Boca de este miércoles - Foto: Javier Garcia Martino - Photogamma
Sebastián Battaglia, durante la práctica de Boca de este miércoles - Foto: Javier Garcia Martino - Photogamma

Boca inicia este lunes su 2022. Como todo año que comienza, las ilusiones y las expectativas son grandes. Más allá del gran objetivo, que como siempre es la Copa Libertadores, el equipo buscará lo más importante para enfocarse solo en la competencia: paz, calma interior y que todas las piezas involucradas estén alineadas.

Con la excepción de Cristian Pavón, Agustín Rossi, Alan Varela, Carlos Zambrano y Gastón Avila (todos con Covid), Eduardo Salvio (se retrasó su regreso de Europa porque tuvo coronavirus) y Luis Advincula (no pudo ingresar al país tema de vacunas). el plantel se reencontrará hoy a las 16 en el predio de Ezeiza. Primero se realizarán los habituales hisopados y controles médicos, y luego darán inicio a los trabajos de pretemporada, que se realizarán en ese complejo. El alojamiento será en un hotel cercano.

Serán dos semanas de actividades intensas desde lo físico, para luego comenzar con la disputa de partidos amistosos. Si bien la pandemia de coronavirus puede alterar los planes, la idea es que desde el 14 de enero el equipo azul y oro forme parte del Torneo de Verano que se realizará desde el 14 de enero en San Juan, junto a Independiente, San Lorenzo, Talleres de Córdoba, Colo Colo y Universidad de Chile.

Son siete los desafíos que tiene Sebastián Battaglia como cabeza de grupo.

Battaglia deberá definir su estilo de juego
Mauro Alfieri


Battaglia deberá definir su estilo de juego (Mauro Alfieri/)

1- El estilo

Battaglia aparece como el director de una orquesta que suele completar la partitura, pero que por momentos desafina.

Posiblemente el principal objetivo del joven entrenador (que recién confirmó de manera oficial su continuidad 12 horas antes de que concluya 2021, mediante un video que viralizó el club en sus redes sociales) esté en la idea de juego. Que de una vez por todas quede claro cuál es “el Boca de Battaglia”.

Algo de eso mostró en sus primeros partidos, donde la frescura de ir a buscar los partidos y ser protagonistas se mostró como un sello distintitivo y fue bien aceptado por el paladar de los hinchas. Sin embargo, las urgencias deportivas frenaron ese empuje que fue mutando a planteos más cautos y mezquinos.

Ahora, con un año por delante de contrato, una pretemporada planificada y llevada a cabo por su equipo de trabajo y una lista de refuerzos en la que él mismo formó parte de su armado, junto al Consejo de Fútbol, le reducen a Battaglia el margen de error.

Battaglia padeció su único superclásico
LA NACION/Mauro Alfieri


Battaglia padeció su único superclásico (LA NACION/Mauro Alfieri/)

2- El factor River

El eterno rival asoma en el horizonte como el primer gran desafío del año. Sin fecha definida (casi con seguridad en marzo), la final de la Supercopa Argentina 2020 entre Boca y River puede tener un efecto bisagra, tanto en lo emocional como en lo deportivo.

En el único Superclásico que protagonizó hasta el momento como entrenador de Boca, Battaglia padeció su inexperiencia. Primero con el armado del equipo titular, y más tarde con su falta de reacción ante la pronta expulsión de Marcos Rojo (el elegido para reamar la defensa fue Edwin Cardona, el único creativo del equipo).

Aquel apretado 1-2 oculta lo que realmente sucedió en el Monumental: el equipo de Gallardo fue muy superior y bien pudo haber edificado una goleada histórica.

El aprendizaje de aquello será clave para esa primera gran posibilidad que tendrá Boca de sumar una estrella más a su escudo en este 2022.

Raúl Cascini, uno de los que participó de la pelea en el vestuario del Estadio Mineirao
Captura


Raúl Cascini, uno de los que inició la pelea en el vestuario del Estadio Mineirao (Captura/)

3- Dar la talla

Boca cerró el 2021 sin poder ganar un clásico en los 90 minutos. Fueron tres empates (dos triunfos por penales) y una derrota ante River. Un empate y una derrota contra Independiente. Un 0-2 frente a San Lorenzo (la noche de los juveniles en la Bombonera). Y dos 0-0 con Racing (uno, con derrota por penales y eliminación de la Copa de la Liga).

A eso se le suma el desafío internacional, en el que más allá del muy buen planteo deportivo y los errores arbitrales (y de la tecnología) que lo marginaron de la Libertadores en octavos de final, el club fue víctima de la inexperiencia de las personas que acompañaron al plantel a Belo Horizonte. Aquel escándalo suscitado en la zona de vestuarios del Mineirao porque Raúl Cascini no toleró una provocación, tan repudiable como frecuente, complica el inicio de la competencia, en el cual tendrá varias bajas por las fuertes sanciones impuestas por la Conmebol.

Benedetto sueña con retirarse en Boca
Benedetto sueña con retirarse en Boca


Benedetto sueña con retirarse en Boca

4- Los refuerzos

Battaglia también tiene la gran responsabilidad de definir las incorporaciones. Claro que es un trabajo en conjunto con el Consejo, pero en lo que será el quinto mercado de pases de esta dirigencia, será fundamental el criterio y el ojo clínico de todas las partes involucradas para no equivocarse.

El foco está puesto en tres nombres concretos: Ángel Romero, y los regresos de Darío Benedetto y Guillermo Fernández. Todo indica que el paraguayo firmará su contrato esta semana. En tanto, el Pipa tiene la última palabra en relación al operativo retorno, en donde también opinará Olympique Marsella, club que posee los derechos federativos del goleador.

En el caso de Pol, las asperezas que se habían generado con Riquelme ya fueron limadas, y su chance de vestir una vez más la casaca azul y oro está atada a que Cristian Pavón acepte ser transferido a Cruz Azul.

Los que tendrán nuevas oportunidades son el peruano Luis Advíncula (que no hizo pretemporada antes de sumarse en agosto) y Nicolás Orsini, quien padeció una serie de lesiones que le hicieron perder terreno en la consideración.

Boca, campeón de la Copa Argentina
Fotobaires


Boca, campeón de la Copa Argentina (Fotobaires/)

5- Las competencias

Inicialmente, Boca tendrá protagonismo en cuatro competiciones. A las ya citadas Copa Libertadores (la etapa de grupos comienza en abril) y Supercopa Argentina (el duelo con River sería en marzo) se le suma al menos un torneo local (sin fixture ni formato definido, comenzaría a mediados de febrero) y la Copa Argentina, donde el xeneize defiende el título logrado frente a Talleres, el 8 de diciembre pasado.

Además, es más que probable que se dispute una nueva edición de la Copa de la Liga. Y en caso de ganar alguno de los torneos locales, el equipo de la Ribera tendrá la chance de sumar una copa adicional.

El pibe Luis Vázquez, goleador del ciclo Battaglia con 8 festejos
Fotobaires


El pibe Luis Vázquez, goleador del ciclo Battaglia con 8 festejos (Fotobaires/)

6- Los pibes

Sin dudas, la mejor noticia de Boca de 2021 fue la aparición de una buena cantidad de juveniles que pegaron el salto a Primera división y allí quedaron, como alternativas más que válidas de recambio.

En tiempos de consolidación en la máxima categoría, su presencia en el plantel resulta una bocanada de aire fresco y una sana presión para los habituales titulares, e incluso para el técnico Battaglia, quien ya los conoce de su época como entrenador de la Reserva.

Habrá que ver si finalmente Boca se anima a concretar aquello que dejó entrever puertas adentro, de jugar con chicos de la casa la Copa Argentina, y si los chicos que más jugaron el año pasado seguirán teniendo minutos de rodaje en 2022.

Aún sin información oficial, y más allá de todos los jóvenes que ya jugaron en 2021, se espera que formen parte de la pretemporada los centrales Renzo Giampaoli y Gabriel Aranda, el mediocampista central Ezequiel Fernández, el enganche Gabriel Vega y el extremo Vicente Taborda.

Lo único cierto es que el “Vamos , vamos, los pibes” nació como un cántico genuino hacia los representantes del semillero xeneize. Y nada hará que se silencie su sano presente.

Gastón Avila le fue a dedicar su gol a Boca al Kily González, DT de Rosario Central
Prensa Rosario Central


Gastón Avila le fue a dedicar su gol a Boca al Kily González, DT de Rosario Central (Prensa Rosario Central/)

7- Los regresos

En total, son 16 los futbolistas que deben presentarse entre hoy y mañana en el predio de Ezeiza. De ellos, los nombres que sobresalen son cuatro: los centrodelanteros Ramón Ábila, Walter Bou y Mateo Retegui, y el defensor Gastón Ávila.

Inicialmente, la idea del Consejo de Fútbol es que el zaguero se quede en el plantel, mientras que aguardarán ofertas por los tres atacantes.

Al mismo tiempo. Huracán hizo uso de la opción y adquirió a Franco Cristaldo en US$ 500.000 por el 50% del pase y Boavista de Portugal compró el 75% del colombiano Sebastián Pérez en US$ 1.200.000.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.